El MIT premia al análisis de los tuits sobre la violencia en México

El ingeniero en sistemas Andrés Monroy muestra el impacto de la violencia con el estudio 'Narcotuits: redes sociales en tiempos de guerra'
seguridad_mexico  seguridad, mexico, violencia
Autor: Leonardo Peralta | Otra fuente: CNNMéxico

El estudio de cómo los contenidos en redes sociales reflejan la violencia en México le valió al ingeniero en sistemas Andrés Monroy el premio Innovadores menores de 35 México, otorgado por la revista MIT Technology Review. El investigador analizó el surgimiento de 'curadores de medios cívicos' que generaban casi la mitad de los contenidos acerca de eventos violentos en cuatro ciudades.

“A medida que llegaba a Estados Unidos información anecdótica sobre el uso de Twitter como herramienta de información en comunidades afectadas por la violencia en el norte de México, decidí ponerle un ojo a este fenómeno”, dijo a CNNMéxico Monroy, investigador en Microsoft Research y en el Berkman Center for Internet and Society de la Universidad de Harvard.

El investigador inició el proyecto en 2011 y en 2012 publicó Narcotweets: Social Media in Wartime (Narcotuits: redes sociales en tiempos de guerra) por el cual obtuvo el premio auspiciado por la revista del Instituto Tecnológico de Massachusetts, considerado la mejor universidad del mundo según los reportes anuales prominentes como QS World University Rankings y Times Higher Education.

El estudio "describe cómo las personas que viven en ambientes de conflicto armado usan las redes sociales como una plataforma de noticias participativas, en lugar de los aparatos mediáticos y estatales dañados", según el documento.

Monroy se enfocó en cómo la violencia en México llevó a los internautas al uso de hashtags (etiquetas para las publicaciones en Twitter), como #mtyfollow y #reynosafollow, para informar sobre supuestas situaciones de riesgo.

Inspirado en una investigación sobre el papel de los blogueros en las zonas de conflicto social y armado en Egipto e Iraq, Monroy tomó una muestra de casi 600,000 mensajes publicados en Twitter entre agosto de 2010 y noviembre de 2011 con hashtags acerca de tres ciudades del norte de México: Monterrey (#mtyfollow), Reynosa (#reynosafollow), Saltillo (#saltillo); y Veracruz (#verfollow), al noreste.

Empleando herramientas como el lenguaje de programación R (especializado en análisis estadísticos) y el sistema COSMOS (desarrollado por Microsoft para el análisis de grandes cantidades de datos), “pudimos hacer análisis de la información, primero para determinar qué porcentaje de tuits eran contenido original y cuántos retuits, y en un siguiente paso conocer el perfil de quienes realizaban la mayor cantidad de tuits”, dijo el investigador.

Los resultados: el 49.5 % de los mensajes fueron tuits con contenido nuevo, 30.7 % retuits y 19.9 % respuestas. De esta cantidad de publicaciones, alrededor del 1% contenían información relevante como ubicaciones precisas y detalles acerca de la categoría de eventos en desarrollo, explicó Monroy, quien además recibió en el Tec de Monterrey el premio especial como Innovador Solidario, por su trabajo relacionado a la comprensión de la sociedad civil.

¿Computación más social?

En las cuatro ciudades estudiadas, un grupo de casi 56,500 tuiteros emitieron mensajes originales sobre situaciones de violencia en sus comunidades, pero la frecuencia de tuits por usuario variaba enormemente.

En Monterrey, en el estado de Nuevo León, casi la mitad de la población estudiada solo envió un mensaje (por usuario) usando el hashtag #mtyfollow, pero hubo un grupo de nueve personas que enviaron más de 1,000 mensajes durante el estudio. “Aquí terminó la parte cuantitativa y fue cuando inicié la parte cualitativa, buscando a estos tuiteros para conocer sus motivaciones”, dijo Monroy.

Sobre esta comunidad de "curadores" —como los denominó—, el investigador dijo que “su principal motivación (según le contaron) era el servicio a la comunidad, aunque también estaba presente un deseo de reconocimiento ya que, con el tiempo, estos tuiteros se hicieron de miles de seguidores, aunque manteniendo un grado de anonimato, quizá por las implicaciones de su trabajo”. 

 “Con el tiempo algunos hashtags fueron ‘colonizados’ por intereses comerciales y la misma comunidad de curadores cambió: algunos comenzaron a emitir información incorrecta o a tener conflictos con sus seguidores, por lo que poco a poco perdieron relevancia”, dijo Monroy.

"Este tipo de redes no solo emergen para situaciones de emergencia violenta; hay hashtags para resolución de problemas de servicios públicos. Además, en Microsoft Research estamos investigando las posibilidades de estas redes en la creación de servicios de información hiperlocalizados, con noticias a nivel vecindario, un área que suele estar fuera del ojo de los medios de comunicación masivos, más interesados por asuntos regionales o de importancia política”, explicó el especialista.

Tras su estudio, el ingeniero mexicano se ha abocado a la investigación en un campo que llama computación cívica. Monroy cataloga su investigación en el área de la "computación social", donde convergen ciencias sociales, ciencias computacionales y matemáticas, “es relativamente nueva, pues reúne las habilidades provenientes de ciencias que tienen poco diálogo”.

Monroy no dudó en describir la situación vivida en el norte y en el sur de México como “guerra” señalando que, “aunque es un tema subjetivo, lo cierto es que zonas del país viven situaciones que sólo se han visto en lugares como Iraq, donde la gente vive su vida cotidiana bajo la enorme tensión de estar expuesta a situaciones como bombazos y balaceras, por lo cual la información sobre las condiciones de seguridad en el terreno es esencial”, concluyó.

Ahora ve
Tras el sismo, el olvido. Estos damnificados siguen en albergues desde 1985
No te pierdas
×