Un astronauta casi se ahoga en el espacio durante una caminata espacial

Luca Parmitano realizaba trabajos en el exterior de la Estación Espacial Internacional cuando tuvo un problema con el casco que usaba
/
| Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

Quedarse sin oxígeno en el espacio es un riesgo que corren los astronautas si algo falla, pero el italiano Luca Parmitano estuvo cerca de ahogarse en agua cuando usaba un traje en una caminata fuera de la Estación Espacial Internacional (EEI), una experiencia que relató en su blog.

En un trabajo en conjunto con los astronautas Chris Cassidy y Shane Kimbrough, el italiano de la Agencia Espacial Europea (ESA) realizaba una reparación al exterior EEI cuando comenzó a sentir que un líquido lo mojaba en la parte posterior del cuello, adentro del casco de protección.

Los trabajos “involucran mucho el uso de los dedos, y sé por experiencia que esto va a ser muy agotador debido a los guantes presurizados”, escribió Parmitano en su blog sobre el momento en el cual pensó que el líquido que sentía era sudor.

“La sensación inesperada de agua en la parte de atrás de mi cuello me sorprende, y estoy en un lugar en el que preferiría no estar sorprendido. Muevo la cabeza de lado a lado, lo que confirma mi primera impresión, y con un esfuerzo sobrehumano me obligo a informar a Houston de lo que puedo sentir”, recordó.

Su compañero Chris Cassidy intentó averiguar qué iba mal y, por un momento, pensaron que era líquido filtrado desde su bolsa espacial. “Tampoco puedo ver cualquier líquido que salga de la válvula de agua potable”, dijo Parmitano, por lo que recibió la orden de terminar inmediatamente la caminata y regresar a la EEI.

Pero la sensación de que su casco se llenaba de líquido continuaba.

“Siento que cubre la esponja en mis auriculares y me pregunto si voy a perder el contacto de audio. El agua también ha cubierto casi por completo la parte delantera de la visera, adherida a ella y oscureciendo mi visión”.

Para empeorar la situación, al abortar la misión, Parmitano se vio obligado a realizar una maniobra en la que tuvo que esquivar una antena y ponerse de cabeza, situación en la que en un caso presurizado elimina la ingravidez del exterior.

“En ese momento, mientras me pongo al revés, suceden dos cosas: el sol se pone, y mi capacidad de visión —ya comprometida por el agua— se desvanece por completo, por lo que mis ojos queda inutilizados, pero peor que eso, el agua cubre mi nariz, una sensación realmente horrible que se pone peor por mis vanos intentos de mover el agua sacudiendo mi cabeza.”

El líquido comenzaba a llenar por completo su casco, por lo que Parmitano recuerda que estuvo totalmente desorientado ante su última oportunidad de respirar oxígeno.

“Trato de ponerme en contacto con Chris y Shane: escucho que hablan entre sí, pero sus voces son muy débiles ahora, casi no puedo oírlos y no me pueden oír. Estoy solo. Frenéticamente pienso en un plan. Es vital que lo tenga a la mayor brevedad posible. Yo sé que si me quedo donde estoy, Chris vendrá por mí, pero ¿cuánto tiempo tengo?”

Finalmente, recuerda que tiró de su cable de seguridad, el cual lo impulsa de regreso hacia una de las exclusas de la EEI, a la cual logró entrar pero aún Chris Cassidy debía ingresar y presurizar la cámara antes de poder hacer algo por liberar el casco.

“Probablemente voy a perder el conocimiento pero, en cualquier caso, sería mejor que ahogarse en el interior del casco. En un momento, Chris me aprieta la mano con la suya y le doy la señal universal de ok con la mía”, dijo Parmitano.

Para ese momento los astronautas de la EEI ya están a su lado y logran liberar al italiano de la prisión de su casco, lo que le genera “una inesperada oleada de alivio”. Parmitano recuerda que le dio las gracias a todos, pero aún su nariz y oídos estaban llenos de agua y así se mantuvieron durante varios minutos.

“El espacio es una dura, inhóspita frontera y somos exploradores, no colonizadores. Las habilidades de nuestros ingenieros y la tecnología que nos rodea hacen que las cosas parezcan simples cuando no lo son, y tal vez nos olvidamos de esto a veces. Es mejor no olvidarlo”, finalizó. 

Ahora ve
Float, un prototipo de vehículo flotante, nos acerca al auto del futuro
No te pierdas
×