Galaxy Gear, un buen intento de Samsung

El nuevo reloj inteligente imita modestamente las funciones de un ‘smartphone’, dice Adrian Covert; sin innovar mucho, el dispositivo necesita de un Galaxy Note III phablet para ser funcional.
watch  (Foto: Getty)
Adrian Covert
NUEVA YORK -

No confundamos el esmero que puso Samsung en su smartwatch con innovación. El reloj inteligente Galaxy Gear presentado el miércoles está lejos de ser innovador. Es poco imaginativo, reduccionista y tal vez hasta retrógrado.

Cierto, el Galaxy Gear es el smartwatch más avanzado hasta la fecha, pero eso es porque solo un pequeño puñado de estos dispositivos han sido comercializados y ninguno ha sido espectacular.

Jugué un rato con el dispositivo el miércoles, y aunque ningún aspecto del desempeño del hardware me pareció defectuoso o malo, tampoco lo sentí particularmente rápido, receptivo o intuitivo. El reloj no parece tener una función específica, solo imita las funciones de un smartphone en un modo modesto.

El reloj no es tan grande y pesado como uno esperaría, pero tampoco es minimalista. El producto es bastante feo, en la línea de la mayoría de los otros productos de Samsung. Aunque un mecanismo de seguridad impedía que me lo colocara bien en la muñeca, parecía cómodo.

La firma dice que la batería del Galaxy Gear durará todo el día. Sin embargo, al preguntar si eso significa 24 horas o las horas de un día de trabajo, un representante de Samsung se puso inmediatamente evasivo. Como sea, este gadget es otro dispositivo que los usuarios tendrán que cargar con la misma frecuencia que su teléfono inteligente.

La función más valiosa es la capacidad para dar notificaciones: correos electrónicos, mensajes de texto, llamadas, alertas de red social, etc. Esta es la mejor razón de ser de un típico smartwatch. Más allá de eso, todo lo demás parece servir de ornato.

El funcionamiento de la aplicación S-Voice a veces iba bien y otras no (en parte debido al ruido en el lugar), pero puedes usarla para muy pocas cosas. Iniciar una llamada, enviar un texto, comprobar el clima... bla, bla. No puedes buscar en Internet, y además tienes que activar la función de voz con la mano.

Puedes realizar toda la llamada a través del reloj, desde marcar a hablar y escuchar. Pero me parece que serán pocas las ocasiones en que encuentre esta función absolutamente necesaria y no solo novedosa.

Hay aplicaciones que pueden tener el potencial de compensar la falta de visión de Samsung. Pero con base en lo que vimos el miércoles los primeros esfuerzos no son tan prometedores.

Está, por ejemplo, Runkeeper, que aprovecha el podómetro del reloj y registra la cantidad de pasos que das, pero si quieres tener acceso a los datos del GPS, tendrás que cargar con tu teléfono. Otros primeros ensayos parecen igualmente engorrosos.

El reloj tiene una cámara montada en la pulsera, capaz de tomar fotos de 1.9 megapíxeles y grabar video a 720p, pero no logro entender por qué alguien querría usar esta cámara en lugar de sacar su teléfono, pues consumes el mismo tiempo y esfuerzo tratando de navegar en la aplicación de la cámara del smartwatch.

El inconveniente: necesitas un teléfono para que el Galaxy Gear sea funcional. Y el único teléfono con el que funciona ahora mismo es el recién anunciado Galaxy Note III phablet. Samsung no se comprometerá a ampliar la compatibilidad con otros teléfonos de la línea, pero enigmáticamente sugirió que trabaja en algunas opciones. No sabemos si otros teléfonos Android de una marca distinta a Samsung serán compatibles con el reloj.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Pero tampoco estamos con "el Jesús en la boca". De la misma forma que no necesitamos la funcionalidad de una PC en nuestros teléfonos, tampoco necesitamos la funcionalidad de un teléfono en la muñeca. Necesitamos algo que mejore y complemente nuestro teléfono.

Tal vez si le doy una segunda oportunidad al Galaxy Gear descubra una cualidad redentora que haga que el smartwatch valga la pena, pero a un costo de 300 dólares tendría que ser la función más fascinante del mundo para justificar ese precio.

Ahora ve
El esperado octavo episodio de la saga ‘Star Wars’ llega a los cines del mundo
No te pierdas
×