Apple genera récord de espera por iPhone

El número de personas que esperaron en las tiendas de EU fue 80% mayor que en el lanzamiento pasado; firmas de investigación prevén que este fin de semana se vendan 7.7 millones de aparatos.
apple  (Foto: CNN)
NUEVA YORK (Reuters) -

Divide y vencerás fue el lema de Apple para este nuevo lanzamiento. Los dos nuevos modelos, el 5S y la versión low cost, el 5C, son una estrategia que busca estimular a los recientes usuarios, pero no animan a inversores y agravan la crisis de liderazgo e identidad de la empresa.

Expertos en tecnología han sido tibios en sus críticas al asegurar que el factor sorpresa no está tan presente en estos nuevos modelos y apuntan una crisis creativa en la era posterior a Steve Jobs.

ENFOQUE: Apple, ¿adiós al legado de Jobs?

Y los inversionistas, que ya castigaron a la empresa de Tim Cook el día de la presentación de estos modelos, volvieron a decepcionarse este viernes.

Por otro, el propio Cook se daba un baño de multitudes en la tienda de Apple en Palo Alto (California), mientras que la situada en la estratégica Quinta Avenida de Nueva York marcaba un récord histórico.

Casi 1,500 personas a las 8 de la mañana, 80% más que con el lanzamiento anterior, y los primeros de ellos acampados desde hacía dos semanas.

Casi todos eran turistas y la mayoría orientales, a pesar de que el lanzamiento fue simultáneo en China y Japón se convertía en el primer país, por cuestiones de franja horaria, en el que se podía adquirir la novedad.

Un trato de favor después de que en los últimos resultados trimestrales, Apple acusara un desplome del 43 % en los ingresos en el mercado chino.

En cualquier caso, todos recibían la mañana del viernes los aplausos de los empleados, por aquello de premiar los esfuerzos de los "fans" que colapsaban la esquina sureste de Central Park y porque Apple insiste en crear sentimiento de pertenencia a la comunidad de la manzana mordida, que además de en los países citados, está de estreno en Canadá, Singapur, Australia, Francia, Alemania, Reino Unido y Puerto Rico.

Ahora bien, en esta ocasión, según las críticas, Apple ha apostado por las novedades externas y no tanto por las internas.

La principal crítica es que en el iPhone 5S el hardware es prácticamente el mismo que el de su predecesor, con ligeras mejoras en la cámara y un procesador (el A7) el doble de rápido, pero que tiene como principal novedad un detalle menor: un sensor de huella dactilar que sustituye al tradicional botón de inicio y que permite que el usuario desbloquee el teléfono sin necesidad de utilizar una contraseña.

Eso sí, el iPhone 5S se vende por primera vez en dorado, un golpe de efecto visual que toma el protagonismo en el caso del iPhone 5C, que cambia el sofisticado aluminio de la carcasa del teléfono por el plástico de varios colores.

¿Dónde quedó, entonces, la limpieza de líneas y el minimalismo que caracterizó la era de Steve Jobs? Primer indicio de la crisis de identidad en el seno de la empresa.

La segunda "traición" al espíritu original es el debate sobre hasta qué punto es incoherente que una empresa que vende el sentimiento de "élite tecnológica" a sus clientes saque una línea que, si bien Tim Cook ha insistido en no llamar de "bajo costo", nace de la necesidad de equiparar precio con sus competidores, especialmente Samsung.

El iPhone 5C se puede adquirir por 99 dólares en su versión 16GB con dos años de contrato, 100 menos que su hermano gemelo de aluminio, aunque liberado alcanza los 549 dólares, 150 respecto al S.

Un low cost relativo, pero una concesión a los nuevos tiempos, en los que el negocio merma y sus responsables reconocen que la época de crecimiento vertiginoso ya pasó.

No en vano, las estimaciones de venta para el primer fin de semana de comercialización son de 4.5 millones de la versión plástica y más económica, que sí se pudo reservar antes de este viernes, y de 3.2 millones para el iPhone 5S.

Ambos teléfonos, eso sí, tienen el nuevo sistema operativo iOS 7 y el nuevo sistema antirrobo que, entre la Fiscalía del estado de Nueva York y la de San Francisco, han acordado diseñar para evitar la epidemia de robos con agresión, el llamado Apple Picking (en juego de palabras con "cosecha de manzanas").

Las anécdotas de la fiebre por Apple

Entre las más crueles, el presunto caso de un millonario de California que habría pagado a gente sin hogar para que, ya que tienen que dormir en la calle, lo hicieran haciendo cola para conseguirle el iPhone 5S dorado que tanta ilusión le hacía.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

A detalle: Euforia por iPhone desata peleas

Pero como siempre, Apple no descansa y trabaja en perfeccionar su potencial éxito o enterrar el posible fracaso. Próximo capítulo: iPhone 6.

Ahora ve
Google lanza tres nuevas apps gratuitas de fotografía
No te pierdas
×