200,000 libros piratas en español, el nuevo reto de la industria editorial

Académicos, escritores y expertos en la lengua discuten el futuro del español y el libro impreso durante el VI Congreso de la Lengua
electronic_book  internet, libro, electronico, pirateria
(Reuters) -

En una época en la que tecnología transforma a pasos acelerados la mayoría de las industrias, los lectores hispanoparlantes pueden encontrar en internet 200,0000 libros piratas en español, lo que desde hace cinco años representa un reto para la industria editorial, dijo el director de la Real Academia Española de la Lengua (RAE), José Manuel Blecua, durante el VI Congreso de la Lengua, que se celebra en Panamá.

"El español puede tener 200,000 títulos flotando por el aire que se pueden bajar (de internet) pirateados sin ningún tipo de control. Están por el aire gratis y se pueden robar", dijo Blecua, uno de los asistentes a la cita más importante del idioma español.

Ahora –dijo–"todo el mundo está pensando en fórmulas que se puedan proteger" los derechos de autor, aseguró Blecua.

Académicos, expertos del habla hispana, escritores y representantes de las 22 academias de la Lengua discuten desde este domingo el futuro del español y el efecto de la tecnología en la industria editorial de Hispanoamérica.

Una de esas transformaciones es precisamente la piratería de libros en internet, de acuerdo con Blecua, quien dijo que el libro más pirateado es el diccionario.

Pese a la piratería en internet, Blecua descartó que el libro impreso vaya a desaparecer.

"Lo que puede ser es que cambie la estructura del soporte y haya otro tipo de lo que llamamos libro, podría ser digital o podría ser de otra manera en el futuro", dijo.

En una charla con la prensa, el escritor nicaragüense, Sergio Ramírez, defendió la influencia de la tecnología en los hábitos de los lectores hispanos. Usuario habitual de Twitter y Facebook y poseedor de una tableta en la que guarda 500 libros, Ramírez no le teme al avance del libro electrónico porque no lo ve como una amenaza del libro impreso.

"¿Preocupación? ¿Por qué? Viajo con 500 libros en mi tableta, no podría hacerlo con 500 libros físicos, es una enorme ventaja, y una gran posibilidad de la democratización de la lectura, que con un toque pueda abrir un libro y leerlo en la plantilla", opina el escritor.

“Yo cada vez compro más libros físicos. Hay una convivencia”, añade el escritor desde el Centro de Convenciones Atlapa, en la capital panameña, donde se celebra el congreso trianual que concluye el próximo miércoles.

El Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, tiene una opinión más pesimista que la de Ramírez sobre la influencia de la tecnología en la industria editorial. Él teme que el libro electrónico entierre al impreso y con ello se empobrezcan las ideas.

"El espíritu crítico, que ha sido algo que ha resultado de las ideas contenidas en los libros de papel, podrían empobrecerse extraordinariamente si las pantallas acaban por enterrar a los libros", dijo Vargas Llosa en declaraciones a la prensa.

En su opinión, la literatura escrita exclusivamente para las pantallas sería “mucho más superficial, de puro entretenimiento y conformista”, por lo que cree que se debe hacer todo lo posible para que no desaparezca.

Él mismo reconoció que “es muy difícil profetizar qué cosa va a ocurrir y si el libro digital va a anular enteramente al libro de papel”, aunque también celebró que pese a que la venta de libros en papel no aumenta, el número de lectores sí lo hace. “Es un síntoma muy alentador”.

El director de contenido para Kindle en Latinoamérica, Pedro Huerta, dijo el pasado 18 de octubre que en Estados Unidos, 30% de los libros vendidos son digitales, y advirtió que estamos al inicio de una “transformación violenta” que involucra el paso de lo físico a lo digital, y en la que los libros competirán con cualquier otra forma de entretenimiento en el mundo online.

Ahora ve
Expertos analizan pruebas para determinar si Pablo Neruda fue asesinado
No te pierdas
×