GimBall: el robot volador al que le gusta chocar contra las superficies

Este aparato puede sobrevolar zonas de desastres y entrar a estructuras sin dañar su 'esqueleto' ni los sensores que lo componen
Un robot de rescate 'choca' sin problemas
Autor: Sheena McKenzie
(Reuters) -

Para la mayoría de nosotros, ver a una mosca rebotar contra una ventana en un esfuerzo por escapar, es bastante molesto; quizá exasperante.

Para un equipo de científicos suizos, esta maniobra obstinada podría cambiar las misiones de búsqueda y rescate para siempre.

Te presentamos GimBall; un robot volador esférico encerrado en una jaula flexible, que le permite chocar felizmente en superficies mientras navega por sitios de desastre.

Rebote

A diferencia de otros robots de rescate, para lo que chocar con obstáculos fácilmente podría significar el fin de una expedición, GimBall puede rebotar sin perder sus soportes o dañar su cámara integrada.

La pelota flotadora futurista es la creación de científicos en el Instituto Federal Suizo de Tecnología (EPFL, por sus siglas en francés), y se espera que un día se utilice para cualquier tipo de rescates, desde la búsqueda de supervivientes, hasta la medición de fugas de gas en edificios colapsados.

“Nos preguntábamos por qué los insectos podían entrar a cualquier edificio, aunque tuvieran sentidos limitados como la vista”, explicó el cocreador Adrien Briod.

“Una capacidad que fue completamente pasada por alto fue su capacidad para chocar con las superficies. Para los insectos esto no es un gran problema, pero lo es para los robots”.

Volando al rescate

Una de las primeras grandes misiones de búsqueda y rescate en utilizar robots fue después de los ataques del 11 de septiembre a las Torres Gemelas de Nueva York, Estados Unidos; un área considerada demasiado peligrosa o inaccesible a los humanos.

Las máquinas terrestres a veces tenían dificultades para sortear el colapsado World Trade Center, al atorarse con los escombros.

Los científicos analizan cada vez más los beneficios de las máquinas voladoras en zonas de desastre. “Un robot terrestre rápidamente estará limitado; incluso una escalera es difícil. Si necesitas buscar personas en el quinto piso de un edifico, no podrá hacerlo”, dijo Briod.

“Volar te permite superar grandes obstáculos. Y ofrece un punto de vista elevado; es muy útil tener una imagen de la escena desde la altura”. 

Diseño inteligente

Entonces, ¿cómo funciona GimBall?

Con un diámetro de 37 centímetros, el robot es un poco más grande que un balón de basquetbol. Tiene un marco interno estable y un marco exterior que rota, hecho de 90 varillas flexibles de carbono, con el que puede rebotar en las superficies sin dañar la máquina.

Mientras que otros robots podrían necesitar sensores pesados para ayudar a evitar choques, GimBall se mantiene ligero: pesa 370 gramos.

Dos hélices lo ayudan a volar a cinco kilómetros por hora, con suficiente batería para durar cinco minutos. Puede controlarse remotamente, o volar autónomamente, y enviar imágenes a los operadores.

Briod ahora espera que el diseño se utilice en misiones reales para salvar la vida y dijo que estamos al borde de una nueva era de tecnología en la que los drones (aviones no tripulados) se utilizan en la vida diaria.

“Hasta ahora, el Ejército tenía a todos los drones allá afuera, pero en los últimos años hemos visto un gran desarrollo en el uso civil”, dijo.

“La tecnología se desarrolla realmente rápido en el campo del control remoto; los drones se utilizan en misiones de rescate, incendios, o inspecciones de edificios, puentes y botes inestables”.

Futuro de ciencia ficción

El equipo de búsqueda recientemente llevó a GimBall en un paseo en el bosque suizo, y lo vio chocar contra árboles, moverse por terreno inestable, y sortear ramas; todo sin dañar su funcionamiento interno.

Parecía un avión alienígena solitario que había sido olvidado en una misión a la Tierra. Así que, ¿qué hay en los robots voladores que continúan capturando la imaginación en una forma que muy pocas otras piezas de tecnología pueden?

“No están limitados al 2D; eso es lo que fascina a la gente: esta libertad de moverse en la tercera dimensión”, dijo Briod.

“Ver volar a tu creación es extremadamente satisfactorio”.

Ahora ve
Escultores del hielo alistan sus piezas en mercado de Edimburgo
No te pierdas
×