‘Hackeo’ de Target enciende alarmas

El ciberataque que sufrió la tienda exhibe el peligro de dar información personal a los comercios; la industria ha sido complaciente con los sistemas de seguridad que salvaguardan datos sensibles.
target  (Foto: Getty)
Jose Pagliery

Piénsalo bien la próxima vez que una tienda te pida tu número de teléfono, correo electrónico o código postal. Si los das, estarás alimentando a la bestia que recopila datos de los consumidores y pones tu propia información en riesgo.

La revelación que hizo Target de que los ladrones de tarjetas de crédito tuvieron acceso a una base de datos de 70 millones de clientes es una llamada de atención.

"En este punto es como una carrera armamentista por la información de los consumidores", dijo la defensora de la Federación de Consumidores de Estados Unidos, Susan Grant.

Para muchos minoristas se ha vuelto habitual pedir datos personales al pagar en caja. Luego están las compras en línea, en las que tienes que entregar cierta información.

Entre otros motivos, las tiendas quieren la información para poder atiborrarte con catálogos y correos electrónicos.

El problema es que estás confiando en que las tiendas salvaguarden esos datos. Los delincuentes que roban la información de tu tarjeta de crédito o débito pueden hacer más daño si tienen tu contacto.

Es más fácil para ellos cometer fraude o incluso engañarte para que reveles más datos a través de correos electrónicos falsos, cartas y llamadas telefónicas apócrifas.

Tu información se vuelve "tóxica" si llega a las manos equivocadas, advierte el CEO de Abine, Rob Shavell, una compañía cuyo software mejora la privacidad mientras compras. "Mientras más información almacenen, más peligrosa se vuelve para el consumidor y el negocio".

La idea detrás de Abine demuestra hasta qué grado ha llegado la recolección de datos. El servicio te permite crear un avatar de compras -con su propio nuevo número de teléfono, dirección y tarjeta de crédito- para crear más distancia entre tú y el vendedor.

Los brokers de datos y las empresas de marketing saben que los clientes se sienten incómodos al compartir demasiado.

Aconsejan a los minoristas pedir tu código postal, luego toman tu nombre de la banda magnética de tu tarjeta de crédito. Después la empresa puede usar esa información para encontrar tu dirección exacta.

Industria complaciente

Los expertos en seguridad dicen que la industria es a menudo demasiado laxa sobre la protección de datos y que las regulaciones se están quedando rezagadas.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Susan Grant señala que en Estados Unidos hay un mosaico de leyes estatales relativas a las violaciones masivas de datos, como las que exigen que las empresas notifiquen a las personas cuando su privacidad ha sido violada. Ella quiere leyes nacionales que limitarían en primer lugar la forma en que las compañías reúnen los datos, el tiempo que los guardan, y fincar responsabilidades si los pierden.

"Los riesgos son mucho mayores ahora", coincide un defensor de la privacidad de la organización Consumer Watchdog, John Simpson. "Ellos dicen que necesitan todos estos datos para fines comerciales legítimos. Pero si van a recolectar datos, eso precisa de un nivel de seguridad cibernética que muchas empresas no han podido cumplir".

Ahora ve
Cómo evitar que tu hijo sufra un accidente relacionado con sus juguetes
No te pierdas
×