¿Qué tecnología se ha utilizado en la búsqueda del avión de Malasia?

Satélites, aviones y barcos han participado en la búsqueda del vuelo 370 de Malaysia Airlines y sus 239 pasajeros
P-3 Orion
P-3 Orion  P-3 Orion
Autor: Paul Armstrong
(Reuters) -

Durante más de dos semanas, satélites, aviones y barcos han sido enviados a rastrear grandes secciones del océano en busca de pistas relacionadas a la misteriosa desaparición del vuelo 370 de Malaysia Airlines y las 239 personas a bordo.

Durante la última semana, la atención se ha dirigido a una extensión del Océano Índico a más de 1,500 millas (2,400 kilómetros) al sureste de Australia, debido a imágenes satelitales que mostraron objetos "sospechosos" flotando en el agua.

Lee: Los cambios tecnológicos que podrán darse tras el caso del avión de Malasia

Ésta es una parte del hardware involucrado en la difícil búsqueda en uno de los rincones más inhóspitos del planeta:

Satélites  

China ha utilizado satélites en la búsqueda del avión desaparecido desde las primeras etapas del incidente, entre ellos el satélite óptico de observación de la tierra "Gaofen-1", el cual detectó las más recientes imágenes de "objetos sospechosos" flotando en el Océano Índico meridional.

La actual búsqueda en el corredor sur se desencadenó a causa de imágenes de otro satélite comercial, las cuales fueron obtenidas y analizadas por autoridades australianas, pero los aviones que fueron enviados para identificar los objetos no encontraron nada.

La NASA ha dicho que también enviará satélites que se encuentran en el espacio sobre el Océano Índico, como el satélite Earth-Observing-1 (EO-1) y la cámara ISERV, controlada de forma remota en la Estación Espacial Internacional, para adquirir imágenes de los posibles sitios de impacto. La resolución de estas imágenes podría usarse para identificar objetos de más o menos 98 pies (30 metros) o mayores.

La información que proviene de fuentes del espacio no solo incluye imágenes: en los últimos días, Francia dijo que datos de los ecos de radar generados por satélites "identificaron algunos restos que podrían ser los del avión de Malaysia Airlines". Los ecos de radar son señales electrónicas que se envían y rebotan si hacen contacto con un objeto en la superficie.

Aviones  

Aviones de reconocimiento de Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos y China actualmente están involucrados en la búsqueda e identificación de estos restos que se han detectado en el océano.

P-3 Orion  

Inicialmente fue utilizado como un avión de patrulla para la detección de submarinos en la era de la Guerra Fría en 1960; el P-3 Orion es un pilar de muchas fuerzas aéreas modernas. Muchas variantes mejoradas se están utilizando en la búsqueda del MH370, entre ellas el P-3C (Marina de EE.UU.), AP-3C Orion (Real Fuerza Aérea Australiana), P-3K2 Orion (Fuerza Aérea de Nueva Zelanda) y P-3J Orion (Fuerza Marítima de Autodefensa de Japón).

El amplio rango y capacidad de recorrer un área del P-3 (puede permanecer en el aire por un máximo de 16 horas) lo han convertido en el punto de referencia para los aviones de patrulla marítima, y lo hacen perfecto para este tipo de búsqueda. Los sensores sofisticados a bordo del avión pueden detectar sonidos a 1.000 pies (304 metros) debajo de la superficie del agua, mientras vuela a solo 200 pies (60 metros) sobre la superficie.

P-8A Poseidon  

Podría decirse que una nueva incorporación al arsenal de la Marina de EE.UU., el P-8A de Boeing, es el avión militar más sofisticado del mundo para las misiones antisubmarinas y antisuperficie. Está siendo introducido paulatinamente en el reemplazo del P-3 Orion en la Marina de EE.UU.

Debido a que fue construido en la sólida armazón de un Boeing 737, el Poseidón tiene una velocidad máxima de 490 nudos, puede elevarse hasta 41.000 pies (12.496 metros) y puede cubrir más de 1.200 millas náuticas en cuatro horas, según la Marina de EE.UU. Para la búsqueda del MH370, el P-8 normalmente volará a 5.000 pies (1.524 metros) y descenderá a 1.000 pies (304 metros) para ver los objetos más de cerca, informó la Marina de EE.UU. Normalmente vuelan a una velocidad de 250 a 270 nudos, con un tiempo de búsqueda de ocho a nueve horas, dependiendo de la distancia que exista hasta el área de búsqueda.

Según la Marina de EE.UU., las avanzadas capacidades de radar del P-8 permiten que su tripulación reconozca e investigue pequeños contactos en la superficie del agua. La tripulación también puede utilizar un sistema de cámaras a bordo, al igual que varios sensores, para investigar los contactos.

Ilyushin II-76  

La Fuerza Aérea china ha enviado dos aviones II-76 de fabricación rusa para unirse a la búsqueda. El gigante de cuatro motores y rango medio puede utilizarse como un avión de transporte pesado comercial o un transportador militar, el cual puede transportar cargas útiles pesadas como vehículos u otro tipo de cargamento de gran tamaño por medio de su rampa. Tiene una velocidad máxima de 458 nudos y un techo de 39.370 pies (12.000 metros).

El II-76 también cuenta con un Sistema de Entrega Aérea (ADS) para dejar caer cargamento y otro tipo de equipo durante el vuelo; esto podría ser útil si se encuentra un sitio de impacto.

Barcos y equipo en la superficie  

Un rompehielos chino, el cual estuvo involucrado en el rescate de un buque de investigación ruso que quedó atrapado en la Antártica anteriormente este año, ahora ha cambiado de curso y se está dirigiendo hacia la ubicación donde se detectaron los últimos restos en el Océano Índico meridional.

Se espera que el rompehielos Xuelong (o Dragón de la Nieve), el cual transporta un helicóptero, llegue al área de búsqueda el martes. El buque tiene un "buen conocimiento" del área, según le dijo al noticiero chino Xinhua, dirigido por el estado, el director delegado de la oficina de expedición polar de la Administración Oceánica Estatal.

Miembros de la tripulación que participarán en las labores de búsqueda a bordo del rompehielos chino Xuelong, el 23 de marzo de 2014.

La Marina Real de Gran Bretaña también ha enviado al barco de patrulla HMS Echo, a unirse a la búsqueda. El Echo fue lanzado en 2002, y fue diseñado para desempeñar un amplio rango de labores de patrulla, como brindar apoyo a operaciones submarinas y anfibias, a través de recolectar datos oceanográficos y batimétricos (análisis del océano, su salinidad y perfil de sonido), según la Marina Real.

La Séptima Flota de la Marina de EE.UU. ha sido un principal contribuyente a la búsqueda desde el inicio, ya que ha provisto barcos, aviones y una buena cantidad de conocimiento técnico. Además de las operaciones aéreas, la flota ha enviado barcos de superficie equipados con capacidades de búsqueda sofisticadas.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Como medida preventiva en caso se localice un campo de restos, la flota estará colocando un localizador de "caja negra" en la región, lo cual daría una ventaja significativa en ubicar la grabadora de datos del avión desaparecido, según el comandante William J. Marks, vocero de la Séptima Flota.

Según Marks, el Sistema Localizador Remolcado de Balizas Subacuáticas TPL-25 puede ubicar las cajas negras de los aviones comerciales de la Marina que han sido derribados hasta una profundidad máxima de 20.000 pies (6.096 metros) en cualquier parte del mundo. El Localizador de Balizas es remolcado detrás de un buque a una velocidad lenta, generalmente de 1 a 5 nudos, dependiendo de la profundidad. El localizador lleva un hidrófono para detectar balizas que automáticamente transmiten un pulso acústico.

Ahora ve
Asamblea Constituyente disuelve a la Asamblea Nacional en Venezuela
No te pierdas
×