Samsung Galaxy S5, ¿el mejor Android?

La nueva versión del móvil de la surcoreana agrega funciones, pero se queda corto en conjunto; su rendimiento lento y su verificación dactilar deficiente eclipsan sus mejoras y novedades.
samsung  (Foto: CNN)
Jason Cipriani
NUEVA YORK -

Espejito, espejito, ¿cuál es el mejor teléfono Google Android de todos?

En momento de la semana pasada, la respuesta fue clara: el HTC One (M8), que declaré en estas páginas —sin exageración— como el mejor dispositivo Android en el mercado. Pero como mencioné en esa reseña, el Samsung pronto lanzaría el Galaxy S5, la nueva versión de su modelo insignia (y uno de los dispositivos más vendidos en el mundo). ¿Podría defenderse el S5 de los encantos de su competidor más pequeño – incluso aunque no necesite ser el mejor para vender?

Al igual que el dispositivo de HTC, el Galaxy S5 de Samsung ejecuta la nueva versión del sistema operativo Android de Google, 4.4.2 KitKat. Y al igual que el dispositivo de HTC, Samsung optó además por instalar una “capa” encima — Samsung llama a su versión 'TouchWiz', y es un gran punto de diferenciación para la empresa, al cambiar el aspecto general de la interfaz del teléfono.

Algunas personas, incluyéndome, vemos a 'TouchWiz' como la manera de acercar su propio ecosistema de aplicaciones y servicios a los usuarios, en preparación para alejarse de Android y adoptar su propio sistema operativo Tizen. La evidencia de este inicio de transición puede encontrarse en los dispositivos portátiles recientemente lanzados Gear 2, Gear Neo y Gear Fit, que ejecutan Tizen OS. Es un aspecto que es difícil no notar en la pantalla de 5.1 pulgadas del teléfono; a menos que te encuentres distraído por la parte trasera de imitación de cuero del teléfono.

En el interior del smartphone se encuentra un procesador Qualcomm Snapdragon 801, dos gigabytes de memoria, y una batería de 2,800 miliamperios por hora. Pero ninguna de las entrañas del teléfono puede estar a la altura de la decisión de Samsung de hacer al Galaxy S5 “resistente al agua y al polvo”, una característica que ha estado de moda en la electrónica de consumo en los últimos tiempos.

Naturalmente, yo no podía dejar de poner a prueba esa afirmación, y después de dejar que mi unidad para la reseña reposara en un recipiente con agua durante aproximadamente 10 minutos, pude utilizar el dispositivo sin problemas. No importa cuántos dispositivos en el mercado cuenten con esta característica de protección —y en la actualidad hay muchos— seguiré impresionado (y un poco asqueado cuando me vea obligado a comprobarla).

Pero, vayamos de nuevo a las partes del interior. Con piezas internas casi idénticas a las del nuevo HTC One, el Galaxy S5 debería ser un dispositivo rápido. Y descubrí todo lo contrario. En las pruebas, el rendimiento del S5 fue lento en el mejor de los casos. Sufrió del mismo retraso multitarea que encontré en el nuevo One, pero también ralentizó su rendimiento al recibir una llamada —cuando el teléfono sonaba, lo tomaba y tenía que esperar a que la pantalla se encendiera antes de poder responder— y durante el uso general.

La parte posterior del teléfono ostenta una cámara de 16 megapixeles, con un monitor de frecuencia cardiaca escondido justo debajo de ella. (Más sobre eso en breve). El software de la cámara del gadget permite controlar funciones de imagen avanzadas (ISO, exposición) e incluye estabilización de imagen, modo HDR y filtros. Como la mayoría de las cámaras en los teléfonos inteligentes actuales, es capaz de capturar video de 1080p de alta definición.

La cámara frontal es de unos respetables 2.1 megapixeles, lo cual está bien para su uso previsto en videollamadas y en la ocasional selfie presidencial. En mis pruebas, la cámara tuvo algunas dificultades para capturar imágenes en ambientes de poca luz, pero en general me pareció que estaba a la par de los principales teléfonos inteligentes disponibles en la actualidad.

El S5 viene con la aplicación Health S5 que utiliza varios sensores del teléfono para contar tus pasos, realizar un seguimiento de tus actividades y supervisar tu ritmo cardiaco. El monitor de ritmo cardiaco requiere que coloques tu dedo sobre un área designada mientras permaneces quieto y con poco ruido de fondo, con el fin de obtener una lectura. Mi experiencia con él fue mixta. En una ocasión tuve que reiniciar el S5 después de siete intentos fallidos de tomar una lectura con el fin de hacer que funcionara; aunque, cuando pude obtener una lectura, los resultados estuvieron en línea con un conteo manual de mi propio ritmo cardiaco.

Al añadir un escáner de huellas digitales debajo el botón de inicio, Samsung se mantiene competitivo frente al iPhone 5S de Apple. Bueno, al menos en teoría: en las pruebas, encontré que la implementación de la función necesita ser pulida. Después de registrar mi pulgar, rutinariamente experimenté problemas para hacer que el teléfono aceptara mi huella. El proceso requiere de colocar el dedo justo arriba del botón de inicio y después desplazarlo hacia abajo en un gesto firme. Si tu dedo no está perfectamente centrado, o si no completas el deslizamiento, se te pide escanearlo de nuevo. A veces tenía suerte y desbloqueaba el dispositivo en el primer intento, pero era más común para mí tener éxito en mi segundo o tercer intento. Y si planeas utilizar el lector mientras sostienes el S5 con una sola mano, olvídalo: entre el tamaño de la pantalla y el requisito de pasar el dedo siempre tan perfectamente, el esfuerzo entero se vuelve un ejercicio de frustración.

Artículo relacionado: ‘Hackean’ sensor del Galaxy S5

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

En cuanto a la batería: fue impresionante durante mis pruebas. Fui capaz de contar 36 horas de uso con una sola carga. Esto es notable si consideramos el sensor de huellas dactilares, el contador de pasos y otras funciones añadidas específicas de TouchWiz. Además de eso, el Galaxy S5 incluye dos modos de ahorro de energía distintos para ayudar a extender la duración de la batería.

¿Deberías comprar un S5 Galaxy? Eso depende de si tienes un Galaxy S4. El nuevo modelo es una actualización mínima sobre el anterior y con lo bueno (la cámara, la batería) viene lo malo (el escáner de huellas digitales, el monitor de ritmo cardíaco). No tengas dudas, el nuevo Galaxy S5 de Samsung es un teléfono formidable bajo casi todas las medidas, pero la suma no es mayor a sus partes. El porqué la ejecución del Samsung es deficiente en sus características más comerciales es, para este humilde crítico, una verdadera interrogante.

Ahora ve
Los jugadores extranjeros son mayoría en la final del futbol mexicano
No te pierdas
×