WiFi pública, una ventana para espiarte

Stalker, una herramienta de seguridad, revela cómo es vulnerable tu información personal; si usas aplicaciones o visitas sitios web, un 'hacker' puede saber fácilmente todo sobre ti.
smartphone  (Foto: Getty)
Erica Fink
NUEVA YORK -

Mientras bebías un café y usabas la conexión Wi-Fi pública de la cafetería para explorar una aplicación para citas románticas, estabas entregando mucha información personal.

¿Quieres saber cuántos datos diste? Stalker te lo dirá.

Stalker (cuya traducción al español sería “acosador”) es una herramienta creada por la firma de seguridad Immunity Inc. para demostrar los peligros de conectarse a redes Wi-Fi públicas no seguras.

Cuando te conectas a una red pública en un lugar como una cafetería, los hackers que están conectados a la misma red Wi-Fi pueden interceptar tu tráfico web si estás en páginas sin encriptar. Los sitios que comienzan con "http://" no están cifrados y son menos seguros. En tanto que los sitios que comienzan con "https://" están encriptados y generalmente se consideran más seguros.

Entérate: Google blinda contra espionaje a Gmail

Si los hackers pueden ver lo que haces en línea, tus datos personales quedan expuestos, a disposición de otros. Nos referimos por ejemplo a cosas que viste en la página Match.com, o la música que estás escuchando en Pandora (ninguno de los dos sitios está cifrado).

Lo que Stalker pone en evidencia es lo espeluznantemente fácil que es compilar el perfil de una persona, compuesto en su totalidad de información que, sin saberlo, ha compartido.

“Así que, por ejemplo, puedes involuntariamente decir ‘mi código postal es 33139’ si estás cerca de Miami Beach u otra aplicación puede decir que tienes 38 años”, explica un experto en seguridad de Immunity Inc., Alex McGeorge. “Aisladamente, estos datos en realidad no hacen la diferencia, ¿cierto?... Pero cuando se toman juntos, pueden ofrecer un perfil bastante aterrador de muchas personas”.

Artículo relacionado: Así espía los celulares Estados Unidos

Además de ver tu tráfico, Stalker recaba las famosas cookies, pequeños trozos de datos almacenados en tu navegador o en las aplicaciones, usadas para la publicidad orientada.

Stalker a prueba: Para probar la herramienta, CNNMoney creó un personaje ficticio, Sally Jones (que dibujamos en un papel). Sally tiene la huella digital de una urbanita promedio de veintitantos años: cuentas en Facebook, Instagram, Twitter, Pinterest, Tinder, Match.com y Pandora. Ella compra en la app de Amazon y tiene una cuenta de correo Gmail. McGeorge también creó una cuenta para Sally en el sitio OkCupid, solo para maximizar las probabilidades de que un dibujo pueda encontrar el amor en Internet.

Dejamos libre a Stalker para que hiciera su trabajo con Sally.

En 10 minutos, la herramienta creó lo que parecía un perfil de red social para Sally, pero estaba lleno de información que la mayoría de las personas no eligen compartir con extraños: la sección de fotos estaba poblada con imágenes de personas que Sally había examinado en las aplicaciones de citas. Su nombre completo, edad y código postal estaban disponibles. Se enumeraban todos los sitios web que había visitado y aparecía su nombre de usuario en Instagram.

Entérate: 6 aplicaciones que pueden espiarte

McGeorge dice que, de hecho, Stalker anteriormente habría podido reunir más información, pero ya no es así porque muchos sitios comenzaron a tomar el cifrado más en serio después de la grieta de seguridad Heartbleed.

Aún así, la mejor manera de protegerse es no hacer nada que no te gustaría compartir en público mientras estás conectado a una red Wi-Fi insegura.

Ahora ve
“Los países nos dan a las peores personas”, dice Donald Trump sobre migrantes
No te pierdas
×