Grillo, la alarma para temblores que podría salvar miles de vidas

El dispositivo es una alerta sísmica que puede adquirirse por 50 dólares y está desarrollada para zonas como la Ciudad de México
grillo temblor
grillo temblor  grillo temblor
Eoghan Macguire
Autor: Eoghan Macguire
(Reuters) -

En septiembre de 1985 un terremoto devastador de 8.1 en la escala de Richter llegó a la ciudad de México matando a 10,000 personas y dejando en ruinas partes de la ciudad.

Desde entonces, la nación de 122 millones de personas invirtió en uno de los sistemas de alerta sísmica más avanzados del mundo.

La instalación SASMEX entró en funcionamiento en 1991 y reacciona a datos reunidos por sensores colocados cerca de grandes fallas en la costa del Pacífico de México.

Los receptores repartidos en cinco grandes ciudades, incluidas la ciudad de México y Acapulco, reproducirán la alarma si detectan un terremoto.

Es un sistema que puede comprar segundos vitales para que los residentes se preparen antes de que comiencen los temblores.

Pero no todos tienen acceso a un receptor SASMEX; hay 100,000 en operación pero a un costo de aproximadamente 330 dólares la pieza, por lo cual son un lujo que la mayoría de los mexicanos no puede costear.

La mayoría de los receptores está estacionada en edificios públicos, hospitales, escuelas y estaciones del metro.

Con aproximadamente 21 millones de personas viviendo formal e informalmente dentro y alrededor de la ciudad de México, eso significa que muchos no estarán conscientes de que la alarma suena hasta que la tierra comience a moverse.

Alarma de 50 dólares

De acuerdo con el emprendedor local de tecnología, Andrés Meira, esos servicios vitales deben de estar mucho más disponibles.

Meira no es un observador pasivo en este debate. Se mudó a la ciudad de México después de trabajar en Haití y atestiguar la devastación causada por el terremoto de 7.0 grados que golpeó a la isla del Caribe en 2010 y que mató a más de 230,000 personas.

Es una experiencia que tuvo un efecto profundo y duradero en él.

“Hasta que vives en uno de esos lugares realmente no entiendes el temor primitivo a los terremotos”, dijo. “Hay veces en las que no puedes dormir y a veces te despiertas en medio de la noche y te aseguras de que las cosas no se muevan”.

Ahora, después de juntarse con ingenieros locales e inversionistas de tecnología de Silicon Valley, Meira cree que puede tener una solución que lleve la señal SASMEX a las masas.

Se llama el sistema de advertencia temprana Grillo. El dispositivo compacto; un cubo de aproximadamente el tamaño de un reloj despertador, se nutre de las frecuencias especiales que SASMEX opera y transmite esa información a sus usuarios.

Cuando se detecta la actividad sísmica, el Grillo hace sonar una alarma fuerte y que brilla. Con un costo de solo 50 dólares (682.2 pesos), también reduce en aproximadamente 85% el precio de los receptores utilizados principalmente en edificios públicos.

"Esta es la forma más costeable y directa para que el público mexicano se conecte a un sistema de advertencia temprana”, dice Meira sobre el producto, que también se convirtió en la campaña de Kickstarter más exitosa de México.

La ubicación geográfica y composición geológica de la ciudad de México la ponen en un riesgo particular de actividad sísmica. Ya hubo varios temblores relativamente pequeños en 2014.

Meira también espera que las versiones del sistema Grillo puedan introducirse en otros lugares del mundo donde los terremotos son un verdadero riesgo; como en Nepal, India, la costa oeste de Estados Unidos y en gran parte de la costa del Pacífico de Sudamérica.

¿Falta educación?

Pero otros señalan la dificultad de presentar un sistema de advertencia masiva sin educar primero a los ciudadanos sobre qué hacer cuando reciben una alerta directa.

Al hablar en McClatchyDC.com a principios de este año, Arturo Iglesias Mendoza, director del instituto de Geofísica en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), preguntó ¿qué pasaría si 5,000 de 60,000 personas en un estadio de futbol recibieran la alerta de un terremoto inminente? “Las personas deberían saber que lo más seguro es quedarse en el estadio”, dijo.

Además de eso, el precio de 50 dólares todavía es una inversión considerable para muchos residentes de un país donde el salario promedio es menos de cinco dólares al día (63.77 pesos como salario mínimo).

Luego está el hecho de que solo algunos de los sistemas de advertencia temprana como SASMEX existen en el mundo. Esto significa que Grillo probablemente no tendrá datos de fuentes gubernamentales y sistema avanzado de sensores establecido cerca de grandes fallas para nutrirse en muchos otros lugares.

Meira y sus colegas anticiparon esas dificultades.

Habla sobre la próxima etapa del proyecto Grillo que verá a cientos de sensores especialmente desarrollados colocados en México, alimentando un algoritmo que ofrecerá alertas tempranas a aplicaciones y smartphones.

Aplicación de advertencia

Conocidos como Grillo Active, los diminutos dispositivos naranjas contienen un detector sensible de movimiento, microprocesador y un módulo WiFi para transmitir una señal. Grillo actualmente está en pláticas con una gran cadena de tiendas para ubicar sus dispositivos en 500 a 1,000 tiendas alrededor de México.

Una extensión así asegurará alertas más confiables y rápidas.

“La verdadera prueba de una buena infraestructura es la densidad de sensores”, dijo Meira. “Este es nuestro plan en México”.

Debido a que los dispositivos pueden producirse de forma barata y pueden ubicarse en cualquier lugar con una conexión a internet, el potencial para que Grillo pueda utilizarse en varias áreas vulnerables en todo el mundo es muy real.

Japón permanece como la única nación en todo el mundo donde todo el país está conectado a una instalación de advertencia temprana. Y ese sistema, consiste en 1,000 sensores GPS.

Sin embargo, por ahora, el enfoque de este grupo nuevo permanece en México.

El primer conjunto de cajas Grillo producidas ya se vendió, aunque no han visto acción en el campo. El último temblor de México se registró hace aproximadamente seis meses, cuando el dispositivo todavía estaba en la fase de prototipo.

Meira espera que la gran prueba no venga tan pronto, pero espera una actuación sólida de su invención cuando así sea.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

“La ciencia está allí”, dijo. “Lo probamos en dos terremotos y funcionó muy bien. Uno fue de siete grados (en la escala de Richter) y funcionó perfectamente”.

Ahora, esperan el próximo terremoto.

Ahora ve
Trump asegura en Phoenix que Joe Arpaio “fue condenado por hacer su trabajo”
No te pierdas
×