2014: Los 5 #fails tecnológicos del año

Teléfonos que se doblan, escándalos de acoso sexual y productos que fracasaron al nacer; estos son fueron algunos de los errores que marcaron la industria de la tecnología este año.
tecnología  (Foto: Especial)
Carlos Fernández de Lara
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Autos inteligentes, robots capaces de sobrevolar y grabar ciudades o entregar paquetes, y patinetas o motocicletas voladoras fueron algunos de los objetos con los que la industria tecnológica sorprendió en 2014.

Sin embargo, no todo fueron éxitos y sorpresas; también hubo escándalos, burlas, críticas y reclamos que alcanzaron incluso a las empresas más valiosas del sector: Apple y Google. Estos fueron los #fails tecnológicos de 2014.

1.- iPhone. Me doblo ante la presión

Apple es una de las empresas más mediáticas y con mayor lealtad de sus usuarios. En 2014, anunció dos nuevos iPhones, 6 y 6 plus (este último un phablet), y su reloj inteligente Apple Watch.

El fanatismo por los nuevos equipos no se hizo esperar. Durante el primer fin de semana, Apple vendió más de 10 millones de iPhones; algunos de los primeros compradores hicieron fila a la intemperie durante dos semanas.

Sin embargo, el éxito del equipo estuvo acompañado por el escándalo de que, debido a la ligereza y material (aluminio), los teléfonos se doblaban con una alta presión.

Sin embargo, usuarios comenzaron a reportar que los equipos también se doblaban con una presión muy baja, (a veces solo por traerlo en el bolsillo del pantalón). Memes de iPhones 6 y 6 Plus doblados inundaron Internet; medios y videobloggers hicieron pruebas para demostrar el supuesto error de fabricación. Incluso dos adolescentes de Reino Unido se tomaron la libertad de ir a una tienda de Apple a doblar los equipos de exhibición.

Apple explicó que “doblar un iPhone 6 ocurría sólo bajo circunstancias extremadamente raras”. Pese a los memes, burlas de otras marcas y noticias, las ventas de los teléfonos de la firma de la manzana alcanzaron un marca histórica al registrar más de 39.2 millones de unidades despachadas en su último trimestre fiscal.

2.- Tinder. Escándalo sexual en casa

Si hubo un app que tuvo fama en 2014 (además de Snapchat) fue Tinder, la herramienta que ofrece la posibilidad de conocer gente para tener una cita. Con menos de dos años, su valor se ha movido entre 5,000 millones de dólares y algunos más modestos de firmas de inversión que lo colocan entre 750 y 1,000 millones de dólares.

La empresa alcanzó los reflectores en 2014 también por tener a un presunto acosador sexual como cofundador. En julio, Whitney Wolfe, la vicepresidenta de marketing de Tinder, demandó a la compañía y a uno de sus cofundadores, Justin Mateen, por acoso sexual.

De acuerdo con Whitney, quien en algún momento mantuvo una relación con Mateen, el cofundador de Tinder le envió mensajes de texto donde la señala como una “caza tesoros”, “prostituta” y “ramera”.

En la demanda, Wolfe acusó a Mateen y a Sean Rad, CEO de Tinder, de rehusarse a darle crédito como fundadora, pese a que formó parte de las cinco personas que desarrollaron la app. Según ella, ambos ejecutivos se negaron porque “era mujer”.

A la fecha la sombra del acoso sexual y posible misoginia en Tinder no se ha disipado del todo. En noviembre, Forbes Estados Unidos informó que Sean Rad sería despojado de su título de CEO, se convertiría en presidente de Tinder y ayudaría en el proceso de selección del nuevo director ejecutivo.

3.- Uber. Una app muy vapuleada

El servicio de transporte privado ha tenido éxito entre los usuarios finales y, según medios financieros como Bloomberg y Reuters, podría valer hasta 40,000 millones de dólares (de cerrar su última ronda de inversión); sin embargo, la app se ha enfrentado a pleitos con gremios de taxistas y transporte privado en  San Francisco, Bogota, Berlín, Nueva York y Ciudad de México.

En México, representantes de sitios de taxis de la ciudad y cerca de 300 taxistas se manifestaron en el Zócalo capitalino para pedirle al Gobierno la prohibición de Uber, ya que argumentan que afecta su negocio por no pagar impuestos y no seguir los trámites regulares del gremio para operar.

Para echar más leña al fuego, a mediados de noviembre el editor en jefe de BuzzFeed, Ben Smith, compartió que durante una cena el vicepresidente de negocios de Uber, Emil Michael, gastaría “un millón de dólares” para contratar investigadores que exhibieran a los periodistas.

4.- Foursquare. Antes te quería pero ya no

A principios de mayo, Foursquare decidió cambiar su modelo de negocio y dejar atrás los famosos check-ins que la habían convertido en una app mundialmente conocida. La  compañía está más enfocada a funcionar como una plataforma de recomendaciones basadas en los gustos específicos del usuario.

Pero para no matar por completo los check-in, Foursquare creó la aplicación Swarm, que permite registrar y compartir visitas.

Sin embargo, la app no ha despegado. Los usuarios se quejan de que con el cambio a Swarm, la empresa removió los dos componentes que hacían divertida a Foursquare: la competencia por las famosas alcaldías y las badges que los usuarios ganaban al hacer check-in en ciertos lugares, días o momentos.

5.- Glass. Se acabó la pasión

En junio de 2012, Google sorprendió al mundo al presentar un producto digno de las mejores películas de ciencia ficción: los lentes de realidad aumentada Google Glass.

El dispositivo apareció en portadas de revistas, canales de televisión, fueron parte de la controversia de privacidad e incluso en Estados Unidos se inventó un término para nombrar a aquellas pocas personas que los tenían y los portaban en todo momento: los glassholes (la combinación de la palabra lentes e imbécil en inglés).

Sin embargo, de acuerdo con un reporte de Reuters, a dos años de su presentación Google Glass podría enfrentar un futuro poco prometedor. Varios desarrolladores han dejado de trabajar en la plataforma debido a las limitaciones y restricciones del sistema. La revista Wired reconoció que la pérdida de interés en los lentes podría ser reflejo de dos factores: su alcance limitado (Glass sólo se vende en Estados Unidos y no a cualquier comprador), y su elevado precio de 1,500 dólares para un producto que todavía no tiene muchos usos.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Google siempre aseguró que Glass era más un experimento para conocer a dónde podría llevarnos el uso de esta tecnología, que un producto masivo como lo es Chromecast o el Nexus 6.

Sin embargo, la falta de interés en Glass también podría ser reflejo de que los seres humanos quieren usar tecnología, pero no en cualquier parte de su cuerpo o a cualquier costo.

Ahora ve
Trump quiere enviar hombres a la Luna, como paso previo a llegar a Marte
No te pierdas
×