Google podría convertirse en proveedor telefónico muy pronto

La empresa utilizaría la red de Sprint o T-Mobile para llevar el servicio a sus clientes que utilizan Android
google
google  google
Autor: David Goldman | Otra fuente: CNNMoney

Imagina que algún día compras un smartphone Android no con Verizon, AT&T, Sprint o T-Mobile, sino con Google Wireless. Ese día podría estar cerca.

Google comenzará a vender el servicio de telefonía celular junto con sus teléfonos Android, según múltiples reportes. Esto se ha planeado durante mucho tiempo.

Durante años, Google ha reunido todas las piezas que necesita para convertirse en proveedor móvil.

El gigante de las búsquedas ya tiene el software móvil más usado del plantea, diseña y vende teléfonos en línea, y se ha convertido en un proveedor de servicio de internet con su iniciativa Google Fiber. Incluso tiene su propio servicio telefónico VoIP llamado Google Voice, que le permite a las personas tener un número de teléfono Google y llamar a las personas a través de Gmail o Hangouts con Wi-Fi.

Lo que faltan son las torres celulares necesitadas para construir una red en toda la nación.

En lugar de gastar los miles de millones de dólares que costaría crear una red inalámbrica, según reportes, Google llevará su servicio a través de las redes de Sprint y T-Mobile.

Google se negó a comentar sobre estos rumores. 

Se espera que Google le pague a esas empresas solo dos dólares por gigabyte, de acuerdo con el analista de Macquarie Securities, Kevin Smithen. Eso significa que Google podría escoger ofrecer un servicio superbarato que le dé a Verizon y AT&T algo de qué preocuparse.

Añadir a Google a un campo ya competitivo que está en medio de una gran guerra de precios probablemente no hará muy felices a las grandes compañías; es por eso que las compañías más pequeñas como Sprint y T-Mobile ayudan a Google.

Pero T-Mobile y Sprint, en particular, son cuidadosas con el trato. Sprint trabajó un límite de uso en su contrato con Google, que le permitiría a la empresa inalámbrica renegociar su contrato si Google registra un montón de clientes, según el Wall Street Journal.

Eso podría ocurrir. En 2018, Smithen cree que Google le pagará a Sprint 750 millones de dólares y a T-Mobile 250 millones de dólares por su servicio. Eso significa que si Google escoge cubrir los gastos, podría vender 1,000 millones de dólares en servicios inalámbricos dentro de tres años.

Pero la probabilidad de que Google supere a cualquiera de las cuatro empresas inalámbricas es prácticamente nula. Las compañías existentes no quieren que el servicio inalámbrico se vuelva una mercancía.

Sin la construcción de su propia red inalámbrica, Google tendrá que pasar por uno de los cuatro grandes para tener cobertura nacional.

Aun así, el plan tiene sentido para Google.

Google gana dinero con Android al licenciar el software para los fabricantes de smartphones y al impulsar a que los clientes usen sus aplicaciones y servicios de búsqueda. En lugar de depender de las empresas inalámbricas para ofrecer servicio, Google Wireless le daría a la empresa de búsqueda la capacidad de lidiar directamente con sus clientes.

Ya ha habido algunas peleas entre Google y las empresas de telefonía celular que amenazan el negocio de Google. En los últimos años, Verizon prohibió la aplicación Wallet de Google y convirtió a Bing de Microsoft en su buscador por defecto en algunos de sus teléfonos Android. También, Google ha hablado en contra de los límites de datos que AT&T y Verizon ponen en sus clientes, así como la disminución de velocidad de los clientes de T-Mobile una vez que alcanzan cierto límite.

Google no es el primero en intentar vender servicio inalámbrico. Best Buy, Staples y Wal-Mart ofrecen planes inalámbricos a sus clientes.

LightSquared, una empresa 4G al por mayor que fracasó, intentó convertirse en la pieza clave de los llamados operadores de red virtual móvil en el país. (La Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos determinó que su espectro interfirió con las señales GPS, y al final se quedó en bancarrota).

Si tiene éxito, el plan de Google podría allanar el camino para que Apple venda su propio servicio inalámbrico con cada iPhone. Y Facebook y otras empresas con un gran interés en conectar a las personas a internet también podrían involucrarse.

Pero hay mucho riesgo asociado con poder ser un portador inalámbrico. Cuando el servicio inevitablemente se caiga o fallen las conexiones, los clientes culparán a Google; no a Sprint o T-Mobile, por las interrupciones.

Ahora ve
“No existe un solo elemento de prueba de que yo haya recibido dinero”: Lozoya
No te pierdas
×