Arqueólogos franceses encuentran un cadáver conservado de hace 350 años

Un equipo del Instituto Nacional Francés descubrió el cuerpo casi intacto de una noble durante una excavación de rescate de un convento
Arqueólogos encuentran cadáver de hace 350 años
Autor: Mairi Mackay | Otra fuente: CNN

Arqueólogos en Francia han desenterrado el cuerpo de una mujer de la nobleza del siglo XVII, el cual estaba extraordinariamente bien conservado, todavía con su vestido, sombrero y zapatos.

Un equipo del Instituto Nacional Francés para la Investigación de la Conservación Arqueológica descubrió el cuerpo cuando ellos abrieron su ataúd de plomo durante una excavación de rescate en el sitio de construcción de un nuevo centro de conferencias en Rennes, al suroeste de Francia.

"Cuando abrimos el ataúd, vimos un cuerpo, una gran cantidad de tela, los zapatos", dijo el antropólogo Rozenn Colleter, quien es parte del equipo. "No sabíamos qué tan bien conservada estaba hasta que escaneamos su cuerpo".

Colleter la describe como una "momia natural... particularmente bien conservada".

Las inscripciones le permitieron a los arqueólogos identificar el cuerpo casi intacto como el de Louise de Quengo, dama de Brefeillac, quien murió en el año 1656.

Louise fue enterrada envuelta en un capa, con un vestido de lana de sarga, una blusa sencilla y pantuflas de piel con suelas de corcho. Cubrieron su rostro con una mortaja, dos sombreros y una capucha.

Su ataúd de plomo fue abierto por primera vez en marzo de 2014. Fue una de cinco —entre aproximadamente 800 tumbas— que encontraron en el sitio, el cual ha albergado el Convento de los Jacobinos desde el siglo XII.

Lee: Arqueólogos encuentran en Monterrey osamentas de la invasión de 1846

Un relicario de plomo que contenía el corazón de su esposo, Toussaint de Perrien, caballero de Brefeillac, quien murió en el año 1649, también fue descubierto en las cercanías.

Una vez que el cofre fue abierto, el equipo tuvo que darse prisa para preservar el cuerpo.

Un conjunto único de circunstancias habían preservado el cuerpo durante cientos de años, pero no había sido embalsamado, así que sabían que la descomposición empezaría rápidamente.

"Solo teníamos algunos días para trabajar", dijo Colleter.

Ellos colaboraron con científicos del Laboratorio de Antropología Molecular y Síntesis de Imágenes de la Universidad de Toulouse para escanear el cuerpo entero.

También tomaron muestras de tejido humano y ADN sin contaminar, al igual que patógenos, entre ellos la tuberculosis.

Las muestras podrían ayudar a los investigadores a buscar una cura contra la tuberculosis, dijo Colleter.

De los análisis, los científicos concluyeron que Louise de Quengo murió a causa de una infección.

"Esto es extraordinario", dijo Colleter sobre el descubrimiento de un cadáver tan bien conservado. "Tienes que tener un ataúd de plomo, pero este debe estar cerrado herméticamente, sin insectos, y la humedad tiene que ser baja".

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

"Los doctores dijeron que el cuerpo parecía uno que hubiera sido enterrado durante dos semanas, pero ella tenía 350 años".

Louise de Quengo volverá a ser enterrada una vez que todas las pruebas científicas hayan sido completadas.

Ahora ve
Google Photos etiqueta e identifica a tus mascotas
No te pierdas
×