Uber, Cabify y Taxistas van por nuevas reglas de movilidad

Uber y Cabify dicen estar de acuerdo en que se les regule para seguir operando en el país; taxistas reiteran que las 'apps' son ilegales y exigen que paguen una concesión para operar.
uberespecial  (Foto: Especial)
Gabriela Chávez /
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Tras un primer debate, los representantes de las apps Uber, Cabify y los líderes de los taxistas organizados del Distrito Federal coincidieron que es necesario renovar la regulación en materia de movilidad para que ambos modelos puedan operar en el país; sin embargo, las posturas de cada uno difieren en la manera en que se deben regular estas opciones.

“El asunto creo que ya no es sobre si son ilegales o legales, sino sobre cómo se va a llevar a cabo la regulación para que beneficie a todos”, dijo la abogada del CIDE, Paula Sofía Vázquez, que participó en el debate realizado este miércoles en el Laboratorio para la Ciudad.

La abogada puntualizó que “a la letra de la ley”, Uber y Cabify, son ilegales porque prestan un servicio de transporte de pasajeros sin contar con una concesión, como lo marcan el artículo 9 y 52 de la Ley de Movilidad. No obstante, dijo que estas apps han demostrado que benefician a los consumidores por lo que deberían estar incluidas en una nueva ley.

A fin de regular, Vázquez explicó que podría darse de diferentes formas: por medio del reglamento o por una reforma constitucional profunda, aunque advirtió que la “urgencia” del problema y la necesidad de las apps por operar en México sin problemas llevará a que se hagan acuerdos “de urgencia” que no resuelven el problema de fondo.

“Lo que veo ahorita es una urgencia por regular Uber y Cabify, que no quieren seguir operando en este marco en el que ellos dicen que son legales y los taxistas que son ilegales. La urgencia puede hacer que falten cosas, que sólo se haga un anexo y se invalide lo que causa problemas de ley. Esto es posible, aunque es una técnica jurídica deficiente”, dijo la abogada a CNNExpansión.

Vázquez recomendó que se haga una regulación en etapas, primero para que los modelos coexistan y después una reforma profunda que deberá darse en el Congreso.  

En pro de la regulación... pero con cláusulas

Aunque los involucrados expusieron estar de acuerdo con una nueva regulación cada uno delineó una forma distinta para ésta.

La Directora de Comunicación de Uber para América Latina, Ana Paula Blanco, dijo que están a favor de una regulación que considere cuatro factores: beneficio económico, beneficio social, que considere una nueva opción de movilidad y que no cierre la innovación.

La directiva hizo hincapié en que Uber es un servicio privado aunque sea de acceso público. Mientras que algunos abogados, como Sofía Vázquez del CIDE, afirman que Uber es considerado un servicio público y que por tanto es ilegal.

En las mesas vamos a poder afinar los detalles, pero en la ley de movilidad, artículos 9 y 52, incluyen servicios privados de transporte. No es lo mismo ser ilegal que no estar regulado. Estamos muy abiertos a ver cómo y bajo qué condiciones se puede regular. Uber no está regulado pero no es ilegal. (...) Con la regulación buscamos que nos den un espacio para competir”, dijo Blanco.

En cuanto a forma de regular, Blanco consideró que esto se decidirá en las mesas de trabajo por lo que dijo no tener una postura hacia la sugerencia de los taxistas de que Uber debe pagar por una concesión para operar y rotular sus autos para que la autoridad pueda identificarlos.

Uber ha logrado empujar legislaciones de movilidad en diferentes partes del mundo -40 legislaturas locales en Estados Unidos en los últimos seis meses-. Sin embargo, Blanco reconoció que estas experiencias previas no se replicarán en México.

“La Ciudad de México es muy particular y no se puede replicar lo vivido en otros países. Habrá que esperar a ver las negociaciones”, precisó.

En contraste, el director general para México de la firma española Cabify, Ricardo Weder, aseguró que la regulación que se logre debe beneficiar al ciudadano y al mercado por lo que sí considera viable que las apps paguen por un permiso de operación.

“Pagar por un permiso yo creo que sería lo más justo para llegar a ese piso parejo, pero habrá que esperar a que se den las conclusiones”, dijo Weder.

Tanto Uber como Cabify concordaron que los taxistas están sobrerregulados, por lo que en un nuevo documento se buscará se abran más las puertas a las concesiones para que haya una competencia más ágil.

El representante de los taxistas organizados, Daniel Medina, comentó que su propuesta para la regulación es que “Uber y Cabify paguen una concesión como todos los demás”; para lograr esto esperan que se modifiquen rubros en la ley de movilidad a fin de que estos servicios y sus requerimientos de operación se contemplen en la ley.

Medina agregó que esperan que los trámites para dar de alta un taxi se diluyan un poco para abrir las puertas a mejores condiciones para los taxistas concesionados. En temas de tarifa sugirió que éstas las debe fijar el gobierno y no las empresas.

Medina dijo que como gremio están dispuestos a elevar la calidad del servicio, siempre y cuando se ataque la ilegalidad que consideran de estas aplicaciones.

La única forma que vemos para que haya un piso parejo es que ellos paguen una concesión. Deben respetar un marco jurídico. (...) los taxistas estamos llegando a acuerdos para elevar la calidad del servicio, que la revista se lleve a cabo con transparencia y que se beneficie al usuario”, dijo Medina.   

Las negociaciones para avanzar en un primer paso hacia una nueva regulación de movilidad, cuya ley antecesora fue apenas firmada en julio de 2014, se llevarán a cabo durante tres mesas de trabajo a puerta cerrada en las que participarán los representantes de las empresas y taxistas, así como analistas del Instituto Mexicano para la Competitividad y la Comisión Federal de Competencia.

El consejero jurídico del DF, José Ramón Amieva, aclaró que el debate no es conclusivo y que tras las mesas de trabajo será cuando se defina cómo puede ser esta regulación.

Al término de las mesas del 18 de junio se publicará un documento abierto para que la ciudadanía pueda consultarlo y opinar, posteriormente se emitirán las recomendaciones finales para esta nueva ley, las cuales se discutirán de forma final del 26 de junio de 2015.

Ahora ve
“Un componente racial” dificulta la renegociación del TLCAN, considera Krugman
No te pierdas
×