9 tecnologías de la NASA que aparecen en ‘The Martian’

La agencia espacial estadounidense encuentra en la cinta tecnologías que ya son una realidad; Matt Damon protagoniza esta historia que esboza una posible exploración humana en Marte.
nasa marte curiosity  (Foto: Getty Images/Archivo)
Jorge Gómez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La nueva película The Martian —a estrenarse en octubre próximo— es un reflejo de esta fascinación milenaria sobre Marte, al esbozar una posible exploración humana en el planeta rojo.

Pero a pesar de que es un plan aún en proceso y a décadas de concretarse, la NASA asegura que ya son una realidad las herramientas que pudieran mantener vivo a estos viajantes interplanetarios, algunas presentadas en la cinta protagonizada por Matt Damon.

En The Martian, situada en un futuro donde los viajes a Marte son frecuentes e incluso se vive en su superficie, la agencia espacial estadounidense enumera al menos nueve tecnologías que los personajes de esta historia manejan que son una realidad sobre la órbita terrestre o que ya son trabajadas para próximas misiones.

Habitat. El entorno autónomo en el que viven los astronautas de The Martian es algo que la NASA ya experimenta en el Human Exploration Research Analog (HERA) donde se simula un habitat en el espacio profundo y con viviendas, espacio de trabajo, módulo de higiene y una burbuja de aire simulada.

Granja de plantas. En la cinta, el personaje encarnado por Damon (Mark Watney) tiene un espacio donde cultiva plantas, un logro ya alcanzado en la Estación Espacial Internacional con su sistema Veggie con la producción de lechugas con luces rojas, azules y verdes. Una fuente continua de alimentos es indispensable para misiones a lugares lejanos como Marte.

Recolección de agua. En la EEI ninguna gota de sudor, lágrimas o incluso orina se desperdicia. La NASA señala en su sitio que su Sistema de Soporte Vital y Control del Ambiente recupera y recicla el agua de todos lados a través de un proceso de filtrado. En el caso de la orina se utiliza un método de centrifugado.

Generador de oxígeno. No hay un sistema que produzca oxígeno a partir del dióxido de carbono del generador de un vehículo, como se retrata en The Martian, pero en la EEI se consigue este elemento vital con la electrólisis, al separar el oxígeno del hidrógeno en las moléculas de agua.

Un traje para Marte. Actualmente, la NASA trabaja en el diseño de un traje que permita a los astronautas explorar el paisaje —apenas respirable— del planeta rojo, además de flexible para la recolección de rocas. El Z2 y el eXploration son algunos de esos prototipos.

Un vehículo explorador. La NASA destaca el desarrollo de un vehículo de exploración espacial multimisión con el que busca mayor versatilidad para misiones en asteroides y en Marte y sus lunas, algo similar al que el personaje de Watney maneja en la superficie del planeta rojo.

Propulsión iónica. Impulsar una nave para salir de Marte y viajar de regreso a la Tierra a partir de la propulsión iónica a una velocidad de más de 300,000 kilómetros por hora es algo que la NASA ya ha utlizado para reducir el consumo de combustible en naves como la sonda Dawn, la cual en más de cinco años, en una aceleración continua, ha alcanzado con esa propulsión iónica una velocidad 40,233 kilómetros por hora, llegando recientemente al planeta enano Ceres. 

Páneles solares. En la EEI hay paneles solares que generan 84 a 120 kilowatts de electricidad suficiente para alimentar a 40 hogares. Orion, la nave con la que se planea llevar humanos muy lejos, también será alimentada de energía solar a través de esos páneles.

Sin peligro de radiación. Los generadores termoeléctricos de radioisótopos (GTR) han sido utilizados por la NASA por más de cuatro décadas para surtir de electricidad a las misiones espaciales al convertir el calor de la desintegración radioactiva natural del plutonio 238. Aunque en The Martian los personajes entierran lejos estos GTR por un posible riesgo, la agencia espacial estadounidense descarta cualquier peligro de filtración de estos elementos. 

Una travesía peligrosa. Aunque la NASA tiene en sus planes llevar a los humanos en la década de 2030, el riesgo de un exitoso regreso a la Tierra es dudoso. 

La NASA lanzó en su sitio este jueves una convocatoria para los amantes del planeta rojo a enviar sus nombres para que sean incluidos en un microchip de silicio que será enviada a bordo de la sonda InSight, el cual despegará en marzo de 2016 de la base de las Fuerzas Aéreas de Vandenberg en California, para llegar a Marte en septiembre de ese año. 

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Esta misión es la primera dedicada a la investigación del interior más profundo del planeta, indicó Jim Green, director de Ciencia Planetaria en las oficinas centrales de NASA en Washington.

Se planea que InSight coloque el primer sismómetro de manera directa sobre la superficie de Marte para medir los terremotos marcianos y usará ondas sísmicas para conocer el interior de Marte, dijo el funcionario.

Ahora ve
Wuilly Arteaga, el violinista de las protestas en Venezuela, fue liberado
No te pierdas
×