El regreso de la F1 revela otra cara de México al mundo

La Ciudad de México vive desde este viernes el regreso del automovilismo; la capital dará a los pilotos una serie de desafíos para aclimatarse.
Checo Pérez, GP México  (Foto: Getty)
(Reuters) -

Hace algún tiempo los autos de Fórmula Uno rodaban por las rápidas curvas para conseguir la bandera a cuadros en una de las sedes favoritas del deporte, México.

Los campeones mundiales Jim Clark, Nigel Mansell, Ayrton Senna y Alain Prost se coronaron en la emocionante carrera en el Autódromo Hermanos Rodríguez.

En 2015 está a punto de escribirse un nuevo capítulo y está por coronarse a un nuevo campeón, ya que lo mejor del automovilismo regresa a México tras una ausencia de 23 años.

¿Qué encontrarán los aficionados a la F1 en la carrera de noviembre?

Una historia ardiente

El Gran Premio de México ha sido parte del Campeonato Mundial de la Fórmula Uno tan solo 15 veces desde 1963. Su historia es breve, pero dulce.

"Es un lugar impresionante", dijo a CNN el británico Nigel Mansell, quien ganó la última carrera que se corrió en 1992. "Tienes que adaptar tu estilo de manejo al circuito porque aquí hay un 20% menos agarre aerodinámico. Ganar aquí dos veces, ante los aficionados mexicanos, ¡fue simplemente muy dinámico!".

México quedó fuera del circuito mundial de la F1 en 1970; regresó en 1986 y volvió a desaparecer seis años más tarde. Su resurrección en 2015 ha sido muy esperada por la comunidad de la F1.

"México es muy importante para la F1 porque tiene una historia genial", dijo Maurice Hamilton, periodista de automovilismo, a CNN. "Se remonta a la década de 1960".

"También hay una gran pasión allá. En 1970, cuando trataron de organizar el Gran Premio, el público llegó hasta la orilla de la pista. Vamos a algunos lugares en los que no hay tradición, no hay historia, carecen de alma y la gente no va… eso no pasa en México".

La pista

El autódromo lleva el nombre de los hermanos Ricardo y Pedro Rodríguez, quienes murieron en accidentes en carreras: Ricardo en 1962, a los 20 años y Pedro nueve años más tarde, a los 31.

Son ídolos del automovilismo mexicano y Pedro sigue siendo el único piloto de su país que ha ganado un gran premio de Fórmula Uno: se llevó la bandera a cuadros en Sudáfrica en 1967 y en Bélgica en 1970.

Aunque un aire de sentimentalismo e historia rodea al circuito situado al oriente de la Ciudad de México, al que  sometieron a una importante renovación para el regreso de la F1.

Además de los nuevos edificios de pits, el paddock y las gradas, también se remodeló el 50% del trazado de la pista y se cambió la famosa y rápida curva peraltada por la curva 12.

Fue muy sonado el rebase de Mansell al McLaren de Gerhard Berger en la peraltada para robarse el segundo lugar para Ferrari en la última vuelta en el Gran Premio de México de 1990, mientras que Senna tuvo dos accidentes en la curva traicionera.

Aunque los aficionados se lamentan que la curva haya desaparecido, hay una sorpresa que la F1 espera con ansia: la nueva sección de la pista se desviará a través del estadio de béisbol Foro Sol, en donde juegan los Diablos Rojos de México.

"Los aficionados tendrán una vista excelente desde las gradas del estadio de béisbol", dijo Amanda Davies, conductora de deportes en CNN, acerca de la nueva sección.

También vale la pena estar atento a las prácticas del viernes, ya que, como ocurrió en los circuitos nuevos de Sochi y Austin, se espera que al asfalto mexicano le falte agarre antes de que se "engome" durante la carrera del fin de semana.

El héroe local

Prepárense para la megaola en honor al piloto mexicano Sergio Pérez.

El piloto de Force India será el primer mexicano que correrá un Gran Premio en casa desde hace 45 años; su llegada al podio en el GP de Rusia, hace tres semanas, acaparó los titulares internacionales.

"Han pasado más de 15 años desde que corrí en mi país con mi afición, mi gente y mi familia", dijo Pérez a CNN.

"Será algo muy especial regresar. Me enorgullece mucho que haya un Gran Premio de México".

Pérez, a quien apodan Checo, todavía no es tan famoso como las estrellas de futbol y béisbol de México, pero es el rostro de las empresas de telecomunicaciones Telmex y Telcel y se lo ve en espectaculares y comerciales de televisión en todo el país.

El piloto de 25 años es originario de Guadalajara, a 550 kilómetros al noroeste de la Ciudad de México.

La F1 contra la fiebre del futbol

Cuando se trata de los deportes, el futbol tiene la pole position en México, pero el automovilismo tiene raíces profundas en el país. Además de la F1 hay una serie NASCAR México, en la que participa Antonio, el hermano mayor de Pérez, y un rally en los caminos de terracería de Guanajuato que forma parte del calendario del World Rally Championship desde 2004.

"Los mexicanos solemos creer que somos mucho mejores en los deportes individuales como el boxeo, el taekwondo y el automovilismo", explica César Talamantes, aficionado a la F1.

"Mucha gente nunca ha visto un auto deportivo en su vida, pero en cuanto oyen un Ferrari saben de inmediato qué es. El carácter del mexicano es nostálgico y romántico; el autódromo de la Ciudad de México lleva el nombre de dos hermanos caídos".

"Creo que el Gran Premio de México tiene un lugar en la historia, tal vez no por nuestros resultados, no por leyendas como Prost, Senna y Mansell, sino por el sentir de la gente que sigue este deporte".

Los boletos más baratos para los tres días (que costaron 1,500 pesos) se agotaron en apenas un minuto.

Una altitud vertiginosa

La Ciudad de México es la sede más elevada del calendario de la F1: está a 2,250 metros sobre el nivel del mar.

El aire menos denso de la capital del país contiene menos oxígeno para respirar, así que todos los equipos, particularmente los pilotos, llegarán a su límite físico.

Por suerte, muchos pilotos incluyen entrenamiento en altitud como parte de su preparación de pretemporada. El recién coronado campeón, Lewis Hamilton, podría tener la ventaja aquí ya que hace la mayor parte de su entrenamiento de invierno en su casa en las montañas Rocallosas de Colorado.

A pesar de los meticulosos preparativos, el blog Mexperience.com advierte que la capital presenta una serie singular de desafíos a los que hay que aclimatarse.

"La Ciudad de México también se sitúa en un valle rodeado de montañas, flanqueado por dos volcanes", explica. "La combinación de altitud, calor y smog puede ser bastante incómoda".

El aire poco denso también suele pasar factura a los motores de la F1, pero es improbable que las máquinas se vean afectadas en la era moderna de los motores híbridos turbo.

Grandes ganancias

La comunidad de la F1 siempre se muestra ansiosa ante una nueva parada en la gira mundial de la especialidad y la visita a la capital de México promete muchas aventuras nuevas.

"La Ciudad de México es una verdadera mezcla de lo viejo y lo nuevo", dijo Davies. "Edificios asombrosos como el Palacio de Bellas Artes y la Catedral se yuxtaponen a la increíble arquitectura nueva del Museo Soumaya y a los abundantes Starbucks".

El Día de Muertos

La F1 puede esperar una fiesta colorida en México ya que el país se prepara para su tradicional fiesta del Día de Muertos.

Esta fiesta nacional, en la que se honra a los seres queridos fallecidos, comienza el día de la carrera y termina por la noche del lunes, lo que significa que las celebraciones de la F1 pueden prolongarse hasta entrada la noche.

"El Día de Muertos no se incorporará a la carrera", dice Talamantes. "Sin embargo, el ambiente que la rodea estará inmerso en él".

"Es un día festivo nacional en México, un día para visitar las tumbas de nuestros seres queridos y celebrar y recordar a los que aún están con nosotros".

El nuevo México

¿Los sombreros, el mariachi y Speedy Gonzales? El regreso del Gran Premio de México es la oportunidad para acabar con los estereotipos nacionales.

"El estereotipo, que nace principalmente en las películas de Hollywood, es una imagen del narco con pistola, sombrero de vaquero, un bigote grande y una botella de tequila", opinó Talamantes.

La F1 es un negocio multimillonario con prestigio internacional y su regreso al país norteamericano también se considera una muestra de que el México moderno tiene muchísimo potencial.

"Es importante porque demuestra que la comunidad internacional confía en México", agregó Talamantes.

La pasión mexicana

Como ocurre con las carreras nuevas de la serie de F1, siempre hay un dicho que vale la pena recordar: "¡Prepárate para lo inesperado!", dice Talamantes, quien está emocionado de asistir a su primer gran premio.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

"Las nuevas instalaciones, la nostalgia por la vieja pista, la lucha entre las escuderías y, entre todo esto, la expectación y los nervios de los aficionados mexicanos por ver que le vaya bien a su Checo".

Si hay algo que no ha cambiado entre el primer GP en 1963 y el siguiente, en 2015, es la pasión de los mexicanos por el automovilismo.

Ahora ve
Varias personas son apuñaladas en Turku, Finlandia
No te pierdas
×