Las naves supersónicas, ¿una revolución real en la aviación?

Un prototipo de nave pretende llevar a 75 pasajeros desde Londres a Nueva York en 30 minutos; esta propuesta se suma a otras, como la de Airbus, para cambiar la manera en que volamos.
SpaceLiner  (Foto: Cortesía)
Daisy Carringtony Thom Patterson
(Reuters) -

Aquí vamos otra vez con otro diseño súper interesante para una aeronave que vuele más rápido que la velocidad del sonido.

El más reciente diseño conceptual se llama Skreemr, el cual, si se desarrolla, supuestamente llevaría a 75 pasajeros desde Londres a Nueva York en 30 minutos.

NY-LON en 90 minutos

En julio, Airbus ganó una patente para una aeronave supersónica que viajaría de Nueva York a Londres en 90 minutos. La firma trató de aminorar la emoción diciendo que esta es sólo una de cientos de patentes sobre conceptos que tramitan cada año.

El año pasado, Lockheed Martin anunció que está trabajando con la NASA en una aeronave supersónica que viajaría de Nueva York a Londres en 2.5 horas.

Ahora está Skreemr, que sin duda tiene un diseño interesante especialmente bajo la mirada de los entusiastas de la aviación o los ingenieros.

Pero si estás entre los 3,300 millones de pasajeros de aerolíneas del año pasado, esto no tiene mucho significado, al menos por ahora.

¿Cómo funcionaría?

Así es cómo podría funcionar: el diseñador conceptual de Skreemr Charles Bombardier y el artista Ray Mattison proponen que este avión tenga un motor estatorreactor de combustión supersónica, conocido como scramjet.

A diferencia de otros motores de jet convencionales, los scramjet casi no tienen partes movibles.

Y a diferencia de los cohetes, los motores scramjet quemarían oxígeno de la atmósfera, en lugar de tener que cargar tanques pesados llenos de oxígeno.

El Pentágono lanzó una pequeña aeronave no tripulada con scramjet en 2013, que alcanzó 5 veces la velocidad del sonido. Sin embargo, eso está lejos de ser un avión de pasajeros.

El hombre con el plan

Bombardier es un inventor conocido por sus conceptos de transporte visionarios. Y sí, es familiar del fabricante de aeronaves canadiense.

Él ha publicado más de unas cuantas ideas únicas en su sitio web, incluyendo una “carroza fúnebre sin chofer, futurística y eléctrica”, así como un drone en forma de bote y una aeronave militar sumergible llamada Subplane.

“Estos conceptos están lejos de ser perfectos, pero tienen la intención de dejar pensando a la gente”, dice el sitio web de Bombardier. Incluso admite que Skreemr está lejos de ser realidad.

Podría ser posible, escribe, para Skreemr “tal vez en el futuro distante… volar a pasajeros a través de los océanos a grandes velocidades”.

Seamos honestos: a los screamjets les faltan décadas para ser parte de las aeronaves comerciales, y hay varios retos técnicos que los ingenieros tienen que resolver de antemano.

El boom sónico

Un gran problema es el calor. Los objetos que vuelan a velocidades mayores a Mach 5 (5 veces más que la velocidad del sonido) pueden alcanzar temperaturas mayores a 980°C, y hay un límite al tipo de materiales que pueden soportar esas temperaturas.

El boom sónico tampoco está garantizado cuando un objeto rompe la barrera del sonido y es una amenaza para las áreas urbanas, implicando que el Skreemr sólo podría viajar a velocidad supersónica cuando vuele sobre áreas subdesarrolladas.

Bombardier dice que ya resolvió al menos esta última parte.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

El Skreemr se lanzaría con un sistema de despegue eléctrico, permitiéndole acelerar a gran velocidad, antes de quemar los cohetes de oxígeno líquido y keroseno para ayudarlo a llegar a Mach 4, en cuyo punto el motor scramjet comenzaría a funcionar.

O alternativamente, el avión despegaría sin cohetes inicialmente y podría cambiar al motor scramjet cuando vuele sobre el océano.

Ahora ve
“El TLCAN es beneficioso para todos”, dice el presidente de Coparmex
No te pierdas
×