Pixel C de Google, una tableta fuerte como una laptop

Esta es la primera tableta diseñada completamente por la tecnológica; con ella planea competir contra la Surface 4 de Microsoft y el iPad Pro de Apple.
Pixel C  (Foto: Google)
Heather Kelly

Robusta, con bordes rectos y aluminio bruñido, Pixel C es una entrada al creciente mercado de las tabletas híbridas.

Pixel C de 10.2 pulgadas es la primera tableta Android diseñada y producida en su totalidad por Google. Construida pensando en la productividad, su característica principal es una cubierta dura que funciona también como teclado. Ese peso puede ser una de las desventajas más grandes o una decisión de diseño inteligente, dependiendo del uso que le planees dar al dispositivo y dónde lo vayas a usar.

Anunciada por primera vez en septiembre, Pixel C se enfrenta a la Surface Pro 4 de Microsoft y al iPad Pro de Apple. Todos se han enfocado en crear tabletas listas para el trabajo y con buenos teclados.

Es casi pintoresco que los grandes creadores de computadoras estén compitiendo por crear el mejor teclado. Un rectángulo anticuado con teclas que se convierte en funda es, aparentemente, el ingrediente mágico que transforma una tableta de diversión en un dispositivo laboral.

¿Qué ofrece Google al asunto de los teclados?

El teclado rígido de la Pixel C es simple pero se siente bien hecho.

Por fuera es del mismo aluminio que la tableta, y por dentro tiene teclas de plástico reales que hacen clic y clac.

Se ajusta inteligentemente a la pantalla usando una tira magnética que instantáneamente hace que los dos objetos se sientan y trabajen como uno solo. Mantiene la forma de “laptop” incluso en movimiento –algo imposible con los teclados suaves. El teclado de la Pixel C se recarga automáticamente de la tableta cuando se usa como funda.

Desafortunadamente su desempeño no está a la par de su diseño. Al escribir a velocidad normal en un Google Doc notamos un retraso significativo. Varias letras se quedaron pegadas al escribir, lo que hizo que el teclado dejara de funcionar y que la tableta mostrara un teclado en pantalla. Google no mencionó si fue un error de mi producto en específico o un problema más extenso.

Al igual que en las Chromebook, la tecla Bloq mayus fue reemplazado por un botón de búsqueda.

Como Apple, Google parece pensar que el trackpad y el mouse son innecesarios, sin pensar en la ergonomía. Sin uno, constantemente tienes que tocar la pantalla.

Convertir una tableta en una computadora de trabajo es algo complejo, y la Pixel C se enfrenta a muchos de los problemas de su competencia. Las tabletas salieron de los smartphones y con frecuencia corren versiones modificadas de sus sistemas operativos. Puede ser difícil hacer multitask sin las versiones completas del software que necesitas o con las características tradicionales de multitask de una desktop.

La Pixel C definitivamente tiene el poder de una laptop de trabajo. Usa un procesador Nvidia Texgra X1 y su batería dura más de 10 horas. Cuenta con un puerto USB-C que funciona como puerto de carga, de transferencia, de display e incluso puede cargar tu teléfono.

La pantalla brillande de 2,560 x 1,800 pixeles es genial para videos, pero no es un dispositivo pensado para la diversión. Si sólo quieres ver Dora y los resultados de deportes, hay muchas tabletas Android de menos de $100 dólares. Por el modelo de 32 GB el costo es de 499 dólares, mientras que la de 64 GB costará 599 dólares.

La mayoría de las Chromebooks y dispositivos Android son fabricados por terceros como HTC y Samsung. Pero Google busca hacer versiones de alta gama de su hardware para servir de ejemplo de qué tan buenos pueden ser sus productos, como la laptop Chromebook Pixel. Pixel C es una muestra del sistema operativo híbrido Android 6.0 Marshmallow. El hardware tiene sus toques de inspiración, pero es algo que mejorará.

Ahora ve
El director general de izzi, Adolfo Lagos, muere en un intento de asalto
No te pierdas
×