Págale a estos hermanos para que ‘corten’ por ti

The Breakup Shop terminará tu relación a través de una llamada o mensaje; algunos lo califican como cobarde, mientras que otros lo ven como resultado de la vida en línea.
cortar  El servicio ha llevado a cabo más de 90 rupturas. ✓  (Foto: iStock by Getty Images)
Nathalie Dortonne
(Reuters) -

La temporada de buscar parejas está a punto de terminar. Con el fin del invierno y la llegada de la primavera, las sesiones de Netflix-and-chill son reemplazadas por actividades al aire libre y tu compañero invernal tal vez empiece a perder el encanto.

En ese caso, los hermanos “cortadores” están a tu servicio.

El dúo canadiense Mackenzie y Evan Keast terminarán tus relaciones, por un precio. Sus opciones más populares, el mensaje y la llamada cuestan 10 y 20 dólares respectivamente. Si tienes mucha prisa, puedes adquirir una orden exprés por un costo adicional.

Los métodos poco convencionales de Breakup Shop han iniciado la conversación sobre el creciente papel de la tecnología en las relaciones modernas, especialmente entre millennials, quienes han sido acusados de carecer de habilidades de comunicación frente a frente.

Mackenzie Keast asegura que su Breakup Shop fue inspirada por su propio corazón roto, cuando una mujer con la que salía simplemente desapareció, terminando la relación al negar todo tipo de comunicación, sin siquiera una advertencia. Su servicio eliminaría esta práctica, conocida como “ghosting”, la cual dice está ganando atractivo a pesar de su crueldad.

“¿Somos los tipos malos? No, no lo somos”, dijo.

Lee: ¿Cómo es el amor en tiempos modernos?

Desde el lanzamiento de Breakup Shop en noviembre, han llevado a cabo más de 90 rupturas y el sitio obtiene al menos 3,000 visitas al día desde todas partes del mundo, mencionan los hermanos.

La tienda ofrece opciones únicas como una tarjeta que huele a popó, una nota a mano y una caja de regalo que se pueden prender fuego. La caja incluye tu elección de una película, “The Notebook” o un videojuego, “Call of Duty” y otros objetos como una tarjeta de regalo de Netflix de 30 dólares y dos copas de vino grandes.

El periódico Atlantic llamó a Breakup Shop el “Uber de las rupturas”.

Sus clientes vienen de lugares tan lejanos entre sí como Rusia, México, Finlandia y Alemania. Los hermanos incluso crearon un “equipo rompecorazones” de contratistas independientes después de que recibieran órdenes de países en los que no podían terminar con alguien en el idioma local.

El rango de edad de los clientes de Breakup Shop es menor a 25 y ha habido sólo un poco más hombres que mujeres, dijo Mackenzie Keast.

De acuerdo con un estudio de 2015 del Pew Research Center, la proporción de jóvenes de 18 a 24 años que usan servicios de citas en línea se triplicó en los últimos dos años, de un 10% en 2013 a 27% en 2015. Y 22% del grupo de 18 a 24 reporta usar aplicaciones de citas móviles, más de cuatro veces el número de 2013. En el mismo rango de edad, 57% dice que conoce a alguien que usa servicios de citas en línea y 34% conocen a alguien que conoció a su pareja o esposo en línea.

Claramente, en línea es una forma viable para que los jóvenes se conozcan y ahora es una manera más de romper.

Lee: Casarse hasta los 30, una mala idea

“La gente dice: 'no puedo creer que hiciste que alguien terminara la relación por ti’. Sé que hay gente en matrimonios que tienen a alguien que entrega los papeles y nunca vuelven a hablar con sus ex”, dijo Evan Keast, quien dejó su trabajo de ingeniero para enfocarse en el negocio.

DivorceForce es una app creada justamente para ese grupo e incluye características como noticias actuales sobre divorcios, honorarios de abogados y discusiones en los foros.

El investigador en psicología Larry Rosen, exdirector del departamento de psicología de California State University-Dominguez Hills dijo que los servicios como Breakup Shop carecen de contexto.

“El uso de este tipo de tecnologías para distanciarte de entender las emociones humanas y el contexto humano puede predecir más síntomas, por ejemplo la fobia social, o más síntomas de personalidad antisocial”, dijo Rosen.

La Generación C (Conectada), aquellos nacidos en el nuevo milenio, y la iGeneration, aquellos que nacieron en los 90 han crecido con una preferencia por la comunicación que no es frente a frente. La Generación C cree que tienen que estar híper-conectados todo el tiempo y la Gen-i cree que el mundo debería ser individualizado y personalizado para ellos, mencionó Rosen.

Parte de navegar las relaciones humanas es aprender cómo empezar y terminarlas, ambas son igual de importantes, dijo. La idea de pagarle a alguien por terminar refleja una incomodidad frente a la comunicación en general y resta cualquier tipo de humanidad. Además, te pierdes de una experiencia de aprendizaje.

“Si ese es el tipo de aprendizaje que estás haciendo, mejor logra un descuento en el paquete grande de rompimientos, 10 por el precio de ocho o algo así. Las vas a necesitar”, dijo Rosen.

Robert Weiss, vicepresidente senior de desarrollo clínico nacional para Elements Behavioral Health dijo que el problema no es tanto que esta generación carezca de herramientas de comunicación, sino que tiene un enfoque distinto.

La práctica de no terminar con alguien en persona no es nada nuevo. Cortar con alguien por teléfono solía ser la peor descortesía, pero es relativamente pintoresco en la era del ghosting.

“Estoy seguro que en el siglo 16. Había personas que decían, ‘no sé qué decirle a mi ex; ¿podrías decírselo por mí?”, dijo Weiss.

“Saltemos a ‘Sex and the City’ y tenemos las rupturas por medio de Post-It”, explicó Weiss. “últimamente, estamos escuchando sobre las rupturas por mensajes de texto, correos electrónicos y por Facebook. No estoy seguro que esa incómoda y miserable experiencia de romper con alguien sea diferente ahora, pero los medios a través de los que comunicamos la noticia lo son”.

The Breakup Shop puede que no sea una opción atractiva para gente mayor, quienes se resistirían a su mal gusto.

Las nuevas tecnologías permiten que la gente joven tenga relaciones más superficiales en una manera amplia que no era posible antes, algo de lo que las generaciones mayores no saben nada al respecto, dijo Weiss.

“The Breakup Shop es necesaria porque si encuentras tus experiencias a través de ese medio, ¿por qué no terminarlas también por ese medio?”, dijo. “Depende del grado en el que te involucras con alguien”.

The Breakup Shop tiene planes para expandirse en la primavera con una app que incrementará la eficiencia y ofrecerá servicios más económicos, además de rompimientos personalizados.

La app del Reino Unido Binder ofrece un servicio similar, permitiendo que los usuarios terminen sus relaciones deslizando a la derecha y mandando un mensaje de voz de ruptura.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Los hermanos Keast también están trabajando en una app llamada Backup Plan, inspirada por un episodio de Friends, que permite que los usuarios busquen candidatos con los que no saldrán ahora, pero con quienes se casarán en una fecha acordada si es que no encuentran a alguien antes.

“No inventamos las rupturas; no inventamos el amor; no inventamos la infelicidad. Todo eso va a pasar”, dijo Mackenzie Keast. “Es la realidad de los rompimientos. Algunas veces, algunas personas serán infelices. Punto”.

Ahora ve
Esta exposición muestra lo que nunca habías visto en los 70 años de Ferrari
No te pierdas
×