Smartphones de clase media nutren al sector de TI global

La tercerización de manufactura de chips de teléfonos ha sumado más marcas a la competencia del sector de equipos de bajo costo. México es uno de los países que empuja la tendencia.
M4.  El nuevo teléfono de origen mexicano, manufacturado en alianza con la taiwanesa MediaTek, busca entrar a la categoría de gama media y alta.  (Foto: M4/Cortesía)
Gabriela Chávez /
TAIPEI, Taiwán (Expansión) -

Hasta hace un par de años pensar en adquirir un smartphone premium implicaba una inversión mínima de 10,000 pesos; sin embargo, la creciente adopción del modelo de tercerización de manufactura de procesadores y chipsets de teléfonos inteligentes en países como Taiwán, ha puesto en manos de los consumidores más marcas, locales e internacionales, de tipo premium pero con un costo promedio de 3,000 pesos.

A nivel global, el sector de smartphones de gama media crece actualmente por encima de los segmentos altos y más bajos. Para Mediatek, la segunda manufacturera de chips en el mundo, el segmento medio es actualmente su motor y México es parte de su éxito.

“El sector de gama media es muy importante, este 2016 vemos que estos productos va a crecer mucho más, la razón es porque en la mayor parte de las regiones emergentes como China y Latinoamérica, los usuarios están en un ciclo de recompra de smartphones o primera compra. Muchos están pasando del primer nivel de smartphones a la gama media, pero aún son nuevos para el mercado y buscan un buen precio, esa es la oportunidad”, dijo a Expansión Jeffrey Ju, vicepresidente y codirector general de operaciones para Mediatek.

Lee: Un smartphone mexicano de 3,000 pesos busca entrar al segmento premium

Dentro de América Latina, la firma destacó a México como uno de los países con mayor tracción en adopción de smartphones de gama media. La firma cuenta con 40% de participación en el mercado móvil en el país y trabaja con al menos seis marcas locales, como Lanix y M4, que se especializan en el rango medio; sin embargo, la categoría ocupa el 70.1% de la venta de smartphones en el país- medido por precio- y crece a un ritmo de 49% anual, de acuerdo con datos de la consultora Competitve Intelligence Unit (CIU).

“Hemos logrado que la barrera de entrada en México para un LTE sea de 2,000 pesos”, agregó Russ Mastechkin, director de ventas y marketing de Mediatek para América Latina.

Para la industria de TI, la adopción de estos dispositivos de forma masiva, ha convertido al rango medio en su mayor motor de ingresos con un crecimiento de 80% contra 10% en los segmentos más altos y más bajos. Tan sólo durante el primer semestre del 2016, en México, se lanzaron al mercado cuatro equipos en el rango medio de marcas como M4, Lenovo, Obi Worldphone y Motorola.

Chips como servicio, fórmula ganadora

El auge de los smartphones de clase media no sólo es impulsado por el ciclo de recompra de teléfonos inteligentes en el que se encuentran los usuarios sino también en un cambio en el modelo de negocio de las creadoras de los chips, uno abierto y tercerizado como un servicio.

Mientras Qualcomm, Nvidia e Intel se enfocan en el desarrollo de chips de alto rendimiento para gadgets del segmento premium, en su mayoría, firmas taiwanesas como Mediatek y TCMS han desarrollado tecnología para que la manufactura de los procesadores así como su ensamblaje se haga en menos tiempo. Este expertise se ofrece a marcas locales o pequeñas además de consultoría para el armado, diseño y distribución de los equipos, lo cual les permite llegar más a prisa al mercado y a menor costo.

“Se reduce la barrera de precio de entrada, al hacerse en menos tiempo con menos equipos de ingenieros, pero ya es posible hacer cosas de buena calidad a bajo costo. Los nichos de desarrollo son muchos y aunque no vendan muchos pueden seguir en el negocio porque los precios de manufactura son cada vez más bajos”, dijo Mastechkin.

Previo al lanzamiento del iPhone en 2007, sólo cinco marcas de tecnología dominaban 80% del mercado móvil y de cómputo; el costo de fabricación de un procesador para un teléfono como el iPhone implicaba una inversión de 400 millones de dólares, decenas de ingenieros y un espacio de manufactura de 85 metros cuadrados, este proceso requería un tiempo de por lo menos un año para que un nuevo producto saliera al mercado, ahora el tiempo de manufactura es de tres meses y se requiere un equipo de ingenieros de no más de diez personas para llevarlo a cabo.

A largo plazo, el abaratamiento de costos y la tercerización permitirá que los smartphones se conviertan en el habilitador global de Internet sin importar la clase social del usuario, aseguró, David Ku, director general de finanzas (CFO) de Mediatek.

Dilemas de marca

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

A pesar de que la preferencia de marca entre los mexicanos sigue repartida entre Samsung y Apple, datos de CIU, advierten que el gasto que las personas están dispuestas a hacer por un smartphone es tan sólo de entre $2,327 y $1,774, pesos.

Para Mediatek, hacia futuro, el costo de los componentes tenderá aún más a la baja y estima que, en 2017, el segmento de rango medio se mantenga como el más fuerte de su negocio de móviles, el cual es actualmente la división de negocios que les genera la mayor parte de sus ingresos, con 60%.

Ahora ve
Los mexicanos desconfían cada vez más en sus autoridades, revela un estudio
No te pierdas
×