Reseña: Moto Z, por fin un móvil innovador pero incompleto aún

Los nuevos celulares de la marca Moto Z y Moto Z Play ofrecen características únicas en un mercado cada vez más parecido y competido.
Motorola promete que el teléfono podría tener una compatibilidad con módulos de hasta tres años
Moto Z  Motorola promete que el teléfono podría tener una compatibilidad con módulos de hasta tres años  (Foto: Carlos Fernández de Lara Soria )
Por CARLOS FERNÁNDEZ DE LARA
CIUDAD DE MÉXICO -

Estamos en una época en donde los nuevos teléfonos móviles son cada vez más aburridos. En la que los desarrolladores no destacan más que por la calidad de la pantalla, la mejoría en la cámara de fotos y video, su resistencia al agua, al polvo o a las caídas.

Motorola presenta con el nuevo Moto Z Mod una propuesta de telefonía que podría generar un parteaguas en la industria o quedarse simplemente como un experimento interesante, pero poco funcional.

¿En qué consiste? Simple, en tratar de hacer que el teléfono móvil cubra cada una de las necesidades tecnológicas y de electrónica de consumo que tenga el usuario. Sin importar si lo que necesita es una cámara digital con lentes ópticos, una bocina de gran fidelidad, un televisor, una consola de juegos o un aparato médico, Moto Z Mod abre la puerta a que el celular sea todos y cada uno de esos dispositivos.

En palabras sencillas, el Moto Z Mod es un smartphone Transformer, capaz de cambiar o incrementar funciones a través de módulos. Aunque la tendencia no es nueva, pues firmas como Google y LG apostaron previamente a este modelo, Motorola es la primera que logra ejecutar el principio de manera simple y en algunos casos muy práctica.

¿Es el futuro de los teléfonos móviles?

Algo realmente nuevo

El Moto Z Mod es un teléfono inteligente de gama premium. Se caracteriza por un diseño delgado y elegante, una pantalla QUAD alta definición AMOLED, un procesador de alto rendimiento Snapdragon 820, lector de huella y una cámara digital, en este caso de 13 megapixeles con autoenfoque y flash LED dual capaz de grabar videos en FULL HD a 60 cuadros por segundo.

Sin embargo, el gran diferenciador del Moto Z no está en el interior del equipo, sino en el parte trasera inferior del teléfono donde dos hileras de pogo pins, circuitos electrónicos cilíndricos capaces de transmitir energía o información, e imanes, similares a los que tiene el iPad Pro o la Surface de Microsoft, se asoman.

Los pogo pins y los imanes permiten al Moto Z agregar diferentes módulos que le dan distintos atributos al teléfono. Por ahora Motorola comercializa tres módulos que agregan nuevas funciones y un par más que únicamente funcionan como fundas o cubiertas para cambiar el estilo del teléfono.

Modo bocina

De la mano de la firma de audio JBL, este módulo convierte la parte trasera de tu teléfono en una bocina portátil. Para los melómanos, el sistema integra dos bocinas de 3W cada una con frecuencia de rango 200Hz – 20kHz.

El módulo incluye una batería propia de 1,000 miliamperios, la cual entrega la ventaja al usuario de escuchar música hasta por ocho o diez horas en su carga máxima, sin desgastar la batería interna del teléfono.

Aunque no se trata de la mejor bocina portátil del mercado, su sonido es claro, sin bajos exagerados y con una potencia amplia. Su gran desventaja sería que solo funciona con el Moto Z, de modo que no hay forma de que otras usuarios conectan sus equipos a las bocinas para compartir música.


Modo cámara

Sin duda uno de los módulos más interesantes, pues permite convertir tu teléfono en una cámara digital con un lente óptico de hasta 10x. El accesorio está desarrollado en alianza con la firma sueca de cámaras profesionales Hasselblad.

El módulo funciona de forma simple y directa, además de operar con la aplicación de cámara, funciona con la función de foto de apps como Twitter y Facebook. Su uso es simple y permite convertir el teléfono en una cámara de apunta y dispara. En ambientes nocturnos es ideal, pues a diferencia de los flash LED de otros los teléfonos, el accesorio incluye un flash de Xenon.

El modo cámara tiene dos grandes desventajas. La primera es que es bastante estorbosa, lo que complica llevarlo siempre en el bolsillo. La segunda es que su uso implica un mayor consumo de batería en el Moto Z.


Sin embargo, con el módulo integrado, el Moto Z se convierte en la mejor cámara de un smartphone. El contraste y saturación de los colores es buena, el flash de Xenon te permite tomar imágenes que con cualquier otro móvil sería imposible y el zoom óptico de 10x es la puerta a capturar con un alto nivel de calidad y detalle cualquier entorno.

Aún sin este módulo, la cámara del Moto Z es una de la mejores del mercado, pero aún es inferior a la de un Galaxy Note 7, S7, un P9 de Huawei o el nuevo iPhone 7 Plus.

Modo batería

Este es el modo más simple de usar, pero uno de los más útiles para los usuarios de alto rendimiento. Se trata de agregar en un segundo una batería de 2,200 miliamperios, que se suman a la batería de 2,600 miliamperios que integra el Moto Z. El módulo en su carga máxima te permite tener un smartphone funcional durante casi día y medio en un uso regular.


Modo Proyector

Sin duda el módulo más caro, pero el más llamativo. Tiene un precio de 6,000 pesos, lo cual será una barrera para varios usuarios. Sin embargo, si el dinero no es problema, el accesorio puede ser la respuesta a la posibilidad de proyectar presentaciones, videos, películas o incluso juegos en una pantalla de hasta 70 pulgadas en alta resolución. El proyector es fácil de activar y operar, además es capaz de ajustar el formato de forma automática.

El módulo cuenta con una batería interna y una vez que esta se agote comienza a consumir la del teléfono. Como cualquier proyector, esté también se calienta y en poco tiempo se escucha el ventilador del equipo, algo que puede ser molesto si lo tienes relativamente cerca.


Modular bien hecho

A diferencia del G5 de LG, donde el usuario se ve en la necesidad de remover la batería para agregar los módulos, Motorola soluciona el reto con los pogo pins y los magnéticos. No es necesario apagar o hacer un proceso especial para conectar el módulo, basta con conectarlo de forma directa y el modo está listo para funcionar.

Promesa a medias

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Aunque Motorola ha prometido que los módulos para el Moto Z seguirán apareciendo y el ecosistema crecerá, por ahora el futuro de telefonía modular se reduce a cuatro módulos y un par de ellos que solo funcionan como carcasas para el teléfono. En ese sentido el éxito de esta tendencia dependerá de que otras marcas se sumen a la creación de módulos adicionales. En especial aquellos que realmente sean funcionales para todos los usuarios. Motorola promete que el Moto Z y sus módulos tendrán compatibilidad hasta por tres generaciones y que cada vez habrá más marcas que se sumen al desarrollo de nuevos módulos.

Al final

El Moto Z Mod es uno de los mejores teléfonos del mercado hasta el momento. Su desempeño es similar a los modelos premium de marcas como Samsung, Apple o Huawei. Aunque no es el mejor teléfono del segmento premium, su precio de 9,999 para el Moto Z PLay (sin módulos) y 15,999 pesos (con los módulos de bocina JBL y batería) lo hacen una opción interesante. Así que, si estás dispuesto a tolerar que tendrás que cargar los módulos a cualquier parte que vayas (además de invertir en ellos) y quieres tener un teléfono que haga cosas que ninguno otro puede, entonces el Moto Z o Moto Z play son una buena opción, sin importar si es el futuro de la telefonía móvil o son solo una moda pasajera.

Ahora ve
Cinco presuntos terroristas fueron abatidos en Cambrils, Cataluña
No te pierdas
×