Un bromista engaña a los CEO de Goldman Sachs y Citigroup

Los jefes de los bancos recibieron correos electrónicos presuntamente de sus presidentes, lo que despertó dudas sobre sus mecanismos de seguridad.
Los CEO se negaron a dar información sensible por correo electrónico.
Bromas  Los CEO se negaron a dar información sensible por correo electrónico.  (Foto: iStock/Peskov)
LONDRES/NUEVA YORK (EFE) -

Los jefes de los bancos estadounidenses Goldman Sachs y Citigroup son los últimos ejecutivos que cayeron en la trampa de un bromista que también logró conectarse por correo electrónico con el titular de Barclays y el gobernador del Banco de Inglaterra (BoE).

Si bien ni el presidente ejecutivo de Goldman, Lloyd Blankfein, ni su par de Citi, Michael Corbat, revelaron ningún dato sensible, los intercambios generan dudas sobre cómo los sistemas informáticos de los bancos manejan el envío de correos electrónicos a direcciones fuera de sus compañías.

Blankfein cayó en la trampa cuando contestó a un correo que parecía ser del presidente de su empresa y codirector operativo, Harvey Schwartz, en el que lo felicitaba por un tuit que Blankfein había escrito la semana pasada en un viaje a China sobre la impresionante infraestructura del país asiático.

Opinión: Una inflación creada por el mismo Banco de México

Blankfein, quien se sumó a Twitter recientemente, respondió a quien pensó que era Schwartz, diciendo que había tuiteado al aterrizar en China porque le pareció "una buena forma de impulsar mi viaje". Al ser consultado sobre el incidente, un portavoz de Goldman en Nueva York dijo: "Tras las elecciones en Francia e Inglaterra, hubiera pensado que Reuters tenía mejores eventos para reportar".

El bromista luego apuntó a Corbat y el jefe de la banca minorista global de Citi, Stephen Bird, haciéndose pasar por el presidente de la entidad, Michael O'Neill. Envió a Corbat y Bird un artículo online del periódico británico CityAM sobre el intercambio entre Blankfein y el emisor del correo. Corbat le respondió que no podía abrir el vínculo y Bird incluso bromeó sobre el reciente percance de Blankfein.

Una portavoz de Citi en Nueva York confirmó la existencia del intercambio de correos pero se negó a hacer más comentarios. En noviembre, Reuters reportó que debido a los temores por las bromas y la seguridad, un pequeño grupo de la elite de Wall Street se negaba a decir nada sustancial por correo electrónico, mensaje de texto o chat.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

El mes pasado, el presidente de Barclays, Jes Staley, fue el primer ejecutivo de alto perfil en caer en las garras de un bromista cibernético. El banco respondió reforzando su seguridad informática, para que los empleados reciban una advertencia cada vez que envían mensajes a alguien fuera de la compañía.

El gobernador del BoE, Mark Carney, también fue blanco de las 'ciberbromas' y respondió a un correo electrónico que creía que provenía del jefe del ente de supervisión interna del banco central británico, Anthony Habgood. En su respuesta, Carney se burló de los hábitos con la bebida de uno de sus antecesores.

Ahora ve
Wayne Van Niekerk, el hombre que podría ser el heredero de Usain Bolt
No te pierdas
×