La lista máxima de maravillas naturales que deleitarán tu vista

Si tu trayecto diario a la oficina no sirve para recordarte la diversidad natural extraordinaria de la Tierra, puedes inspirarte en estas escenas increíbles.
Gran Salar de Uyuni, Bolivia  El gran salar de Uyuni, situado en el sur de Bolivia, es la planicie de sal más grande del mundo y parece más un desierto que un lago.  (Foto: Neal Piper/Cortesía)
Bija Knowles
(CNN) -

El agua, el fuego y el hielo se combinaron para crear algunos de los paisajes más espectaculares del mundo, ya sean cuevas gigantes de cristal, volcanes de lodo y formaciones rocosas que parecen obras de arte.

Si tu trayecto diario a la oficina no sirve para recordarte la diversidad natural extraordinaria de la Tierra, puedes inspirarte en estas escenas increíbles.

1. El Púlpito; Preikestolen, Noruega

Esta roca, situada 604 metros sobre una meseta en Lysefjord, no tiene barandales, así que no es buen lugar para quienes padecen vértigo.

Aunque te mantengas alejado de la orilla, podrás disfrutar del paisaje fantástico del pico Kjerag, que tiene una altitud de 984 metros.

Preikestolen está al sur de Jorpeland. A pie, se hacen 90 minutos desde el estacionamiento designado hasta el mirador.

2. Gran Salar de Uyuni, Bolivia

El Gran Salar de Uyuni, en Bolivia, comprende más de 10 kilómetros cuadrados de sal. Parece más un desierto que un lago.

Este paisaje plano y blanco genera ilusiones ópticas y refleja los colores. Incluso hay un hotel hecho casi totalmente de sal y una isla en medio del lago, en la que crecen cactos gigantes.

El Gran Salar de Uyuni se sitúa a 533 kilómetros al sur de La Paz y a 200 kilómetros al suroeste de Potosí.

3. Cráter del Ngorongoro, Tanzania

El cráter del Ngorongoro es el edén de áfrica. La caldera, de 300 kilómetros cuadrados, se creó cuando un volcán enorme explotó hace dos o tres millones de años y ahora ofrece la mejor oportunidad de ver a la fauna salvaje de África.

Los "cinco grandes" (leones, rinocerontes, leopardos, elefantes y búfalos) están presentes entre los 25,000 animales de casi todas las especies del este de África que tienen su hogar en esta región.

Además, el cráter en sí ofrece paisajes espectaculares, especialmente al amanecer.

Puedes volar desde el Aeropuerto Internacional Kilimanjaro o conducir 55 kilómetros hacia Arusha, en donde puedes encontrar excursiones y alojamiento tanto dentro como fuera del cráter.

4. Paria Canyon, Arizona, Estados Unidos

El río Paria, en el norte de Arizona, talló su propia versión miniatura del Gran Cañón. Algunas de las formaciones rocosas, incluida La Ola, son igualmente espectaculares.

Los visitantes necesitan un permiso de la Oficina de Administración de la Tierra. El permiso para hacer una caminata de un día incluye una "bolsa para desechos humanos", así que si quieres visitar esta maravilla natural, tendrás que ir listo para guardar tu basura.

La Estación de Contacto de Paria se localiza a 69 kilómetros al este de Kanab. Puedes contratar un guía a través de la Oficina de Administración de la Tierra.

5. Erupciones volcánicas en Stromboli, Italia

Stromboli es una pequeña isla volcánica con varios cientos de habitantes valientes situada en las islas Eolias, en las costas de Sicilia.

A diferencia de la mayoría de los volcanes, el Stromboli arroja lava, gases y cenizas constantemente. Fascina a los vulcanólogos y también atrae a los excursionistas que quieren ver algo de acción volcánica en vivo.

Si quieres ver pirotecnia natural, puedes subirte a un barco para pasear alrededor de la isla por la noche. Puedes contratar un paseo en barco desde los puertos de la costa norte de Sicilia (Messina, Cefalu y Palermo).

6. Volcanes de lodo de Gobustán, Azerbaiyán

Los amantes del lodo viajan al entorno extrañamente marciano de Gobustán, situado a 65 kilómetros al suroeste de Bakú, la capital de Azerbaiyán, para ver el lodo gris espeso que suele brotar de los pequeños volcanes.

Se cree que el lodo tiene propiedades medicinales, así que no te sorprendas si ves personas desnudándose para untarse esa sustancia pegajosa. Busca las inscripciones romanas de la zona y los petroglifos.

7. Gruta de Jeita; valle de Nahr al Kalb, Líbano

Situada a 18 km al noreste de Beirut, la gruta de Jeita se compone de cuevas subterráneas de piedra caliza que estuvieron habitadas en la prehistoria y que siguen atrayendo a los visitantes gracias a sus colores y a sus formaciones de estalactitas. Aquí encontrarás la estalactita más grande del mundo.

Las cuevas consisten de una red de cámaras (con una galería superior y una inferior) que abarcan nueve kilómetros; puedes llegar a través de un río subterráneo.

El pueblo más cercano es Juniyah, está a unos cuantos kilómetros. Los recorridos por la cueva duran dos horas.

8. Ruta nacional Pembrokeshire Coast Path, Gales

Este sendero serpentea a lo largo de 300 kilómetros desde St. Dogmaels hasta Amroth, en el suroeste de Gales.

El clima suele ser húmedo y con mucho viento, pero si tienes suerte y vas en un día soleado, es uno de los lugares más hermosos de la Tierra. Los tojos aromáticos y los brezos color carmesí iluminan el camino. Busca a las focas en la costa.

Los senderos están señalizados. Puedes incorporarte en la costa, entre St. Dogmaels y Amroth. En el sitio web de las rutas nacionales puedes enterarte de los detalles de las excursiones guiadas y de otras actividades, tales como caminatas sin guía con transferencia de equipaje.

9. Lago Pangong Tso, India-China

Este lago de agua salada se asienta en el Himalaya, a 4,350 metros sobre el nivel del mar. Es una frontera natural (y disputada) entre India y el Tíbet gobernado por los chinos.
Lago Pangong Tso, India/China  Este lago de agua salada se asienta en el Himalaya, a 4,350 metros sobre el nivel del mar. Es una frontera natural (y disputada) entre India y el Tíbet gobernado por los chinos.  (Foto: Alosh Bennett/Cortesía)

Es una vista hermosa. Sin embargo, solo los masoquistas querrían nadar aquí.

Este lago salado, situado en las profundidades del Himalaya, a una altitud de 4,350 metros, se encuentra en una zona fronteriza del Tíbet que tanto India como China se disputan.

Pero no dejes que eso te desanime. Gracias a que el aire está enrarecido, los colores y la claridad del lago son muy intensos.

Puedes llegar a Pangong Tso a través de un camino de montaña que sale del pueblo indio de Leh, pero tendrás que obtener un permiso con un guía registrado. Llega a Leh por tierra desde Jammu o en avión desde Nueva Delhi. Consigue en Leh un permiso y viaja por tierra entre cuatro y cinco horas hasta llegar al lago. Puedes conseguir los permisos y guías de turistas a través de agencias de viaje de renombre, tales como Kuoni.

10. Geirangerfjord y Naeroyfjord, Noruega

Gracias a sus grandes acantilados, a sus aguas profundas y a sus cascadas sorprendentes, los fiordos Geirangerfjord y Naeroyfjord son algunos de los más largos y profundos del mundo.
Geirangerfjord y Naeroyfjord, Noruega  Gracias a sus grandes acantilados, a sus aguas profundas y a sus cascadas sorprendentes, los fiordos Geirangerfjord y Naeroyfjord son algunos de los más largos y profundos del mundo.  (Foto: Kamil Porembiński/Cortesía)

Si solo tienes tiempo de visitar dos fiordos en tu vida, tienen que ser el Geirangerfjord y el Naeroyfjord, en el suroeste de Noruega.

Estos fiordos están entre los más largos y profundos del mundo; cuentan con acantilados verticales, aguas profundas y cascadas impresionantes. Ambas forman parte de la lista de Sitios Patrimonio Mundial de la Unesco.

Puedes llegar desde Bergen y Alesund.

11. Ruta de South Kaibab; Gran Cañón, Arizona, Estados Unidos

La ruta South Kaibab te lleva hasta un lugar con el maravilloso nombre de "punta Ooh Ah". Los aventureros podrán llegar hasta las profundidades del cañón.
Ruta South Kaibab; Gran Cañón, Arizona, Estados Unidos  La ruta South Kaibab te lleva hasta un lugar con el maravilloso nombre de "punta Ooh Ah". Los aventureros podrán llegar hasta las profundidades del cañón.  (Foto: Mac H (Media601)/Cortesía)

La mayoría de los visitantes admira el cañón desde los miradores de la cresta sur. Si tomamos en cuenta que al río Colorado le ha tomado 17 millones de años tallar esta maravilla en la roca, parece más que justo echar un vistazo más de cerca.

El Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos construyó la ruta de South Kaibab en 1924 y a través de ella puedes llegar a la punta que lleva el maravilloso nombre de "Punta Ooh Ah" o a las profundidades del cañón, si tienes ánimo de aventura. Haz tus planes con cuidado, porque los golpes de calor no son cosa de risa.

Lee: 4 de los mejores recorridos en helicóptero en Norteamérica

En la esquina noroeste de Arizona, los visitantes suelen dirigirse a South Rim Village (situada a 120 kilómetros al noroeste de Flagstaff, por la carretera 180) o a North Rim Village. Hay servicio de autobús en la cresta sur durante el verano. Todo el año hay caminatas y paseos guiados por guardabosques.

12. Monte Roraima, Guyana/Brasil/Venezuela

Esta impresionante meseta sudamericana de arenisca no le pide nada al Uluru. Está rodeada por acantilados de 400 metros de profundidad, lo que crea un ecosistema aislado y singular.

Si quieres seguir los pasos de David Attenborough (ha rodado varias películas aquí), organiza una excursión desde el lado venezolano.

La escalada del monte Roraima se hace mejor desde Venezuela. La ruta Paratepui es la más fácil para quienes escalan sin equipo; puedes organizar la excursión desde San Francisco de Yurani.

13. Cañón de Verdon, Provenza, Francia

Las hermosas aguas color turquesa del río Verdon fluyen 25 kilómetros a través de uno de los cañones más hermosos de Europa.

Puedes nadar en las aguas transparentes del Lac de St. Croix o asombrarte con los muros de 700 metros de alto del cañón de Verdon.

Si te gustan las alturas, este es un lugar popular para escalar en roca.

El cañón de Verdon se sitúa en la frontera de los departamentos del Var y la provincia de Alpes de Hautes.

14. Parque Nacional Jiuzhaigou, Provincia de Sichuan, China

Puedes disfrutar todos los colores intensos de la naturaleza en este parque nacional. Pon atención a los troncos antiguos sumergidos en las aguas cristalinas del lago de las Cinco Flores.
Parque Nacional de Jiuzhaigou; provincia de Sichuan, China  Puedes disfrutar todos los colores intensos de la naturaleza en este parque nacional. Pon atención a los troncos antiguos sumergidos en las aguas cristalinas del lago de las Cinco Flores.  (Foto: Jason Kwok/Cortesía)

Los tres valles que componen esta reserva de la biósfera contienen una red de lagos conectados, ríos y cascadas, de las cuales las más espectaculares son las cascadas Perla.

Busca los troncos antiguos sumergidos en las aguas diáfanas del lago de las Cinco Flores. Los senderos de madera y los autobuses ayudan a los visitantes a moverse por el lugar.

El parque está situado en el norte de Sichuan y el pueblo más cercano es Songpan.

15. Lago Nakuru, Kenia

El lago Nakuru es una franja azul (y rosa) en el Gran Valle del Rift, en Kenia; es hogar de miles de flamencos que llegan a alimentarse de las algas del lago.

El Parque Nacional del Lago Nakuru es sitio patrimonio mundial de la Unesco y también alberga a hipopótamos, rinocerontes blancos y negros, jirafas y búfalos.

Por tierra, está a 156 kilómetros al noroeste de Nairobi; también puedes tomar una avioneta al aeródromo de Naishi.

16. Uluru/Ayers Rock, Australia

La roca de arenisca gigante favorita de Australia tiene 350 metros de alto y una circunferencia de más de nueve kilómetros. Es un sitio sagrado y espiritual para sus guardianes, los aborígenes anangu, por lo que escalar la roca se considera una falta de respeto, además de que puede ser peligroso.

El Parque Nacional Uluru- Kata Tjuta se sitúa a unos 440 kilómetros al suroeste de Alice Springs. Hay vuelos desde la mayoría de las ciudades importantes hacia el aeropuerto de Ayers Rock.

17. Oasis de Siwa, Egipto

Este oasis aislado tiene manantiales naturales y tierra fértil, además de que da acceso a porciones espectaculares del desierto del Sahara. Es un muy buen lugar para observar las estrellas desde tu tienda, pero también deberías llevar tu traje de baño para darte un chapuzón en sus pozas naturales de agua caliente o fría.

Se sitúan a 10 horas en auto al oeste de El Cairo. Los autobuses públicos tardan mucho más. Puedes contratar un safari por el desierto en Siwa.

18. Cascada de Seljalandsfoss, Islandia

Los expertos en cascadas coinciden que el tamaño no es lo que importa. Aunque las cascadas más grandes y las más altas son impresionantes, el estilo de la cascada Seljalandsfoss supera a todas.

La vista del río Seljalandsa, que cae 62 metros por la cara del acantilado, se ha vuelto parada obligada en un viaje a Islandia. Hay un camino que pasa por detrás de la cascada, así que lleva tu cámara a prueba de agua.

La cascada está a 125 kilómetros al sureste de Reikiavik por la carretera número uno.

19. Glaciar Perito Moreno, Patagonia, Argentina

Este glaciar de 30 kilómetros de largo, situado en el Parque Nacional Los Glaciares, en la Patagonia (no hay que confundirlo con el Parque Nacional Perito Moreno) crece y se contrae, lo que da pie a la formación de una presa natural de hielo en el "codo" del lago Argentino.

La fuerza del agua atrapada provoca una ruptura espectacular cada cuatro o cinco años. Aunque el hielo no esté explotando, ver los picos azules del glaciar es algo que tienes que hacer una vez en tu vida.

Puedes llegar en avión desde Buenos Aires hasta El Calafate, en la Patagonia. La alternativa es un viaje en autobús muy largo.

20. Lago Moraine; Parque Nacional de Banff, Alberta, Canadá

El lago Moraine también se conoce como "la joya de las Rocallosas" gracias a sus aguas profundas y cristalinas en las que se reflejan los pinares, las magníficas montañas y el cielo interminable.
Lago Moraine; Parque Nacional de Banff, Alberta, Canadá  El lago Moraine también se conoce como "la joya de las Rocallosas" gracias a sus aguas profundas y cristalinas en las que se reflejan los pinares, las magníficas montañas y el cielo interminable.  (Foto: Mark Doliner/Cortesía)

Situado en lo más profundo de las Rocallosas canadienses, el lago Moraine (junto con su hermano, el lago Louise) es uno de los paisajes más fotografiados del Parque Nacional de Banff.

Es conocido como la "joya de las Rocallosas" gracias a sus aguas profundas y cristalinas en las que se reflejan los pinares, las magníficas montañas y el cielo interminable.

Puedes llegar en auto o en un autobús directo desde Calgary, situado a 128 kilómetros al este.

21. Cascate del Mulino; Saturnia, Toscana, Italia

Las aguas termales vaporosas brotan de la tierra a 74.5 °C y forman una serie de cascadas que caen en docenas de pozas en varios niveles.

No son las cataratas del Niágara, pero los manantiales termales de Saturnia son muy divertidos. Báñate en las aguas minerales azufrosas que se dice que curan padecimientos como el reumatismo y el dolor muscular.

Las cascadas están a 10 km al norte del pequeño pueblo toscano de Manciano, al noreste de Orbetello.

22. William Bay, Australia Occidental

William Bay está a cinco horas en auto al sur de Perth, en Denmark, Australia Occidental; tiene aguas color turquesa que acarician las arenas blancas y las "rocas elefante" que protegen una zona de pozas de roca y terrazas de granito conocidas como Green's Pool.

Las aguas tranquilas son perfectas para hacer esnórquel; los más aventureros podrán disfrutar del Gran Océano del Sur, al otro lado.

William Bay está a quince kilómetros al oeste del pueblo de Denmark.

23. Túneles de lava de la isla de Jeju, Corea del Sur

Esta isla volcánica en Corea, parte de la lista de Sitios Patrimonio Mundial de la Unesco, tiene montañas, formaciones rocosas costeras asombrosas, y el mejor sistema de túneles de lava en el mundo.

La cuevas de Jeju tienen torres de lava petrificada, mientras que los acantilados de Cheju-do tienen túneles parecidos a los de Giant's Causeway, en el norte de Irlanda.

La isla de Jeju se sitúa a 130 kilómetros de la costa sur de Corea del Sur. Puedes llegar en barco desde Busan o por avión, desde el aeropuerto de Gimpo, en Seúl.

24. Salto Ángel, Venezuela

El salto Ángel es la cascada más alta del mundo: tiene una longitud de 979 metros, de los cuales 807 son en caída libre.

Las aguas caen sobre una de las mesetas más grandes del Parque Nacional de Canaima, en el sur de Venezuela; la gente local la conoce como Montaña del Diablo. La mayor parte del agua se evapora antes de llegar al fondo.

El salto Ángel está en una selva remota cerca del aeródromo de Canaima, al que se puede llegar desde Ciudad Guayana o Ciudad Bolívar. Los miembros de la etnia pemón fungen como guías.

25. Valle de Lauterbrunnen, Suiza

En lo profundo de los Alpes suizos, el valle de Lauterbrunnen es una hendidura profunda y vistosa entre pronunciados precipicios de piedra caliza.
Valle de Lauterbrunnen, Suiza  En lo profundo de los Alpes suizos, el valle de Lauterbrunnen es una hendidura profunda y vistosa entre pronunciados precipicios de piedra caliza.  (Foto: Kosala Bandara/Cortesía)

En las profundidades de los Alpes suizos se localiza el valle de Lauterbrunnen o Lauterbrunnental; se trata de una hendidura entre los pronunciados precipicios de piedra caliza.

Las cascadas que salpican esta cresta suelen terminar como chorros de rocío antes de llegar al fondo; entre ellas están las cascadas Staubbach, que están entre las cascadas continuas más altas de Europa gracias a sus 270 metros de alto.

Puedes llegar a Lauterbrunnen, el pueblo que está en el valle, en un tren que sale de la estación de Interlaken Ost, en las tierras altas bernesas.

26. Acantilados de Moher, Irlanda

Los acantilados de Moher se alzan 213 metros sobre el océano Atlántico y se extienden a lo largo de ocho kilómetros. Son uno de los atractivos turísticos naturales más importantes de Irlanda.
Acantilados de Moher, Irlanda  Los acantilados de Moher se alzan 213 metros sobre el océano Atlántico y se extienden a lo largo de ocho kilómetros. Son uno de los atractivos turísticos naturales más importantes de Irlanda.  (Foto: Jeremy Polansky/Cortesía)

Situados al sur del pueblo de Doolin, en el condado de Clare, los acantilados de Moher se alzan 213 metros sobre el océano Atlántico y se extienden a lo largo de ocho kilómetros.

Son uno de los atractivos turísticos naturales más importantes de Irlanda y también atraen a frailecillos del Ártico, a alcas tordas y a otras aves silvestres.

No te pierdas los paisajes espectaculares de las islas Arran, de Galway Bay y del Burren.

Los acantilados de Moher están a 80 kilómetros en auto al suroeste de Galway.

27. Parque Nacional de Skaftafell, Islandia

El Parque Nacional de Skaftafell, en el sur de Islandia, se formó hace millones de años gracias a las erupciones volcánicas y ofrece una amplia variedad de paisajes asombrosos.
Parque Nacional de Skaftafell, Islandia  El Parque Nacional de Skaftafell, en el sur de Islandia, se formó hace millones de años gracias a las erupciones volcánicas y ofrece una amplia variedad de paisajes asombrosos.  (Foto: The Conservation Volunteer/Cortesía)

El Parque Nacional de Skaftafell se formó a lo largo de millones de años gracias a las erupciones volcánicas; se sitúa en el sur de Islandia y tiene múltiples paisajes asombrosos, entre los que destaca un muro de basalto negro en la cascada de Svartifoss, mismo que sirvió de inspiración para el diseño del Teatro Nacional de Reikiavik; también está el majestuoso glaciar de Skaftafellsjokull, que parece que se congeló en pleno flujo.

Puedes llegar en auto desde Reikiavik, que está a 326 kilómetros al oeste. Hay rutas de autobuses que salen de Reikiavik durante el verano. Puedes consultar las rutas de senderismo de Skaftafell en el sitio web oficial.

28. Lago Titicaca, Bolivia/Perú

Situado a 3,811 metros sobre el nivel del mar, el lago Titicaca es uno de los lagos más grandes de Sudamérica en cuanto a volumen. También es el lago navegable más alto del mundo y alberga a pueblos indígenas como los aimaras y los quechuas. El vasto lago suele estar cubierto de una niebla ligera y ha servido de inspiración para varias leyendas locales.

Puedes llegar al lago Titicaca desde el pueblo peruano de Puno o desde Copacabana, en Bolivia, a 150 kilómetros de La Paz.

29. Mar de Frisia, Alemania y Holanda

La Unesco describe al mar de Frisia como "el sistema ininterrumpido de planicies de arena y lodo sujetas al régimen de mareas más grande del mundo". En otras palabras, es un lugar surrealista en las costas de Alemania y Holanda que combina franjas abiertas de arena con aguas someras.

Es hogar de aves migratorias. Si vas, te sentirás a millones de kilómetros de cualquier sitio de la Tierra y tan pequeño como las almejas que encontrarás a tus pies.

Esta franja de costa de 600 kilómetros de largo se encuentra entre las ciudades de Den Helder, Holanda, y Niebull, Alemania.

30. Río subterráneo de Puerto Princesa, Palawan, Filipinas

El río subterráneo de Puerto Princesa está nominado para las Siete Nuevas Maravillas Naturales; recorre 8.2 km por el subsuelo y presume sus formaciones kársticas de caliza, sus estalactitas y sus estalagmitas.

Puedes recorrer el río en canoa. Busca al zorrillo de Palawan, un animalito adorable que vive en la zona.

El río subterráneo se encuentra a 76 kilómetros al noroeste de Puerto Princesa, en la costa occidental de Palawan.

31. Lagos de Plitvice, Croacia

Los lagos de Plitvice son una serie de lagos claros entre cañones rocosos y cascadas impresionantes.
Lagos de Plitvice, Croacia  Los lagos de Plitvice son una serie de lagos claros entre cañones rocosos y cascadas impresionantes.  (Foto: Damir Fabijanić )

Esta serie de lagos someros, en el corazón de Croacia, son el paraíso de los amantes de la naturaleza. Sus aguas cristalinas se acumulan entre cañones rocosos y sus dramáticas cascadas caen por acantilados profundos.

Los visitantes pueden llegar a los lagos de Plitvice a través de pasarelas de madera. Está prohibido nadar dentro del parque, pero hay lugares afuera, como en el pueblo de Korana, para que te eches un chapuzón. Pon atención a los peces de agua dulce y a los osos pardos en las montañas circundantes.

El parque está a dos horas en auto, al norte de Zadar. También hay buenos servicios de autobús. Hay excursiones guiadas para grupos a solicitud; consulta el sitio web.

32. Cataratas de Mosi-oa-Tunya/Victoria, Zambia/Zimbabue

El nombre local de las cataratas Victoria captura precisamente el rasgo más impresionante de la cascada: Mosi-oa-Tunya significa "humo que retumba".
Cataratas Mosi-oa-Tunya/Victoria; Zambia/Zimbabue  El nombre local de las cataratas Victoria captura precisamente el rasgo más impresionante de la cascada: Mosi-oa-Tunya significa "humo que retumba".  (Foto: NAP/Cortesía)

El río Zambeze cae sobre un acantilado que se extiende a lo largo de más de 1.7 kilómetros, lo que da origen a las cataratas Victoria, a las que los lugareños conocen como Mosi-oa-Tunya (humo que retumba). Verlas es asombroso.

Su flujo récord ha sido de 12,800 pies cúbicos por segundo, así que es mucha agua la que cae 108 metros hacia los cañones del río Zambeze.

Se puede nadar en la Poza del Diablo cuando el nivel del agua no es tan alto. La poza se encuentra justo en el borde de la catarata. Consulta antes los avisos de seguridad.

Puedes llegar a las cataratas desde Livingstone, en Zambia.

33. Finisterre, Francia

Este cabo remoto, situado en Bretaña, parece el fin del mundo (su nombre proviene del latín finis terrae).

Frente a él se extiende el océano Atlántico; a lo largo de la costa, las caletas y las ensenadas rocosas crean un paisaje agreste.

Los turistas acuden a Pointe du Raz, que se extiende como un dedo retorcido hacia un faro que ilumina aguas usualmente bravas; sin embargo, cuando el día está soleado, las caletas son pacíficas y están resguardadas de los elementos. Puedes llegar desde Brest, Bretaña.

34. Fernando De Noronha, Brasil

Praia do Sancho es una de las mejores playas de Fernando de Noronha, un archipiélago de 21 islas tropicales.
Fernando de Noronha, Brasil  Praia do Sancho es una de las mejores playas de Fernando de Noronha, un archipiélago de 21 islas tropicales.  (Foto: Photo Pantal/Cortesía)

El archipiélago de Fernando De Noronha consiste de 21 islas tropicales situadas a 350 kilómetros de Brasil; es famoso por sus idílicas playas de arena blanca, su vida marina y sus rutas de senderismo.

Ahora es un parque marino nacional y sitio patrimonio mundial de la Unesco. Las especies como las tortugas carey, los delfines y los tiburones están protegidos.

La vida en la isla no siempre fue paradisíaca. Entre finales del siglo XVIII y 1957 hubo una prisión en la isla principal.

35. Parque Marino de la Gran Barrera de Arrecife, Australia

La Gran Barrera de Arrecife es la estructura viviente más grande del mundo y se puede ver desde el espacio.
Parque Marino de la Gran Barrera de Arrecife, Australia  La Gran Barrera de Arrecife es la estructura viviente más grande del mundo y se puede ver desde el espacio.  (Foto: Tourism and events Queensland )

Compuesto de casi 3,000 arrecifes independientes, la Gran Barrera de Arrecife, en las costas de Queensland, se extiende 2,600 kilómetros y es la estructura compuesta de organismos vivos más grande del mundo. Incluso se puede ver desde el espacio. Es uno de los sitios favoritos de la lista de sitios patrimonio mundial de la Unesco. Este ecosistema delicado alberga marsopas, tortugas verdes, ballenas y manatíes. Sin embargo, el arrecife está amenazado por el cambio climático y el blanqueamiento del coral a causa del aumento de la temperatura del agua.

Lee: El mejor lugar del mundo para visitar este año es...

Parte desde cualquiera de las ciudades de la costa este de Queensland, entre Gladstone y Thursday Island. Elige a un operador turístico aprobado por la autoridad de Parques Marinos.

36. Cuevas de Aggtelek Karst y Slovak Karst, Hungría y Eslovaquia

Este vasto paisaje kárstico, compuesto de mesetas de caliza y más de 700 cuevas, es hogar de la estalagmita más alta del mundo. La cueva de Baradla-Domica se extiende 21 kilómetros, en la frontera entre Hungría y Eslovaquia. Es probable que la cueva Gombasek sea la más fotografiada gracias a sus impresionantes formaciones rocosas que le dan un aire de ciudad de cuento de hadas.

Conduce 240 kilómetros hacia el noreste desde Budapest hacia el Parque Nacional de Aggteleki.

37. Monte Bromo, Indonesia

Se trata de un pequeño volcán activo dentro de la gran caldera de un antiguo volcán extinto.
Monte Bromo, Indonesia  Se trata de un pequeño volcán activo dentro de la gran caldera de un antiguo volcán extinto.  (Foto: Sara Marlowe/Cortesía)

Este cráter humeante, situado en el Parque Nacional de Bromo Tengger Semeru, se asienta en un mar de arena. Se trata en realidad de un pequeño volcán activo dentro de la caldera de un volcán antiguo extinto.

Aunque el volcán sigue activo y hace poco se cerró el acceso al público, sigue siendo un sitio de peregrinación para los hindúes de Java, quienes se reúnen todos los años para el festival de Kasada. Parte de la celebración consiste en arrojar pollos vivos al cráter.

Viaja al monte Bromo en tren o en autobús desde Surubaya; también puedes rentar un auto y conducir durante dos o tres horas.

38. Parque Nacional de Freycinet; Tasmania, Australia

La playa de arena blanca de Freycinet, en Wineglass Bay, las formaciones de granito rosado y los picos Hazard son algunos de los rasgos más impresionantes de Tasmania. El parque se sitúa al noreste de Hobart.

Entre las actividades más populares están el senderismo, el esnórquel, los paseos en kayak y en bote, pero también descansar en la playa y admirar el paisaje.

Spirit of Tasmania opera un transbordador nocturno de Melbourne a Devonport. Puedes usar los autobuses de Tasmanian Redline para llegar al Parque Nacional de Freycinet.

39. Parque Nacional de Iguazú, Argentina

El río Iguazú cae hasta 82 metros a lo largo de una saliente de 2.7 kilómetros de ancho en la meseta del Paraná. Se puede llegar a las cataratas desde Brasil, Argentina y Paraguay.

Si caminas por el parque nacional, no solo llegarás a la Garganta del Diablo y muy cerca de la cortina de agua, sino que podrás ver colorines, mariposas, tucanes y colibríes.

Hay autobuses desde la mayoría de las ciudades de la región hacia Puerto Iguazú; también puedes tomar un avión hacia el Aeropuerto Internacional de Iguazú.

40. Reserva Natural Integral de Tsingy de Bemaraha, Madagascar

Las afiladas formaciones de roca caliza y los bosques de manglar son parte del paisaje tropical y extraterrestre de la reserva natural de Tsingy de Bemaraha, situada en el oeste de Madagascar. En la reserva viven camaleones, lémures y aves protegidas.

El río Manambolo también es parte del paisaje; sus aguas son rojas gracias a los sedimentos producto de la erosión de las tierras altas de Madagascar.

La reserva se sitúa a 400 kilómetros al oeste de Antananarivo.

41. Cueva de los Cristales, México

En el año 2000, un grupo de mineros que excavaban un túnel en la mina de Naica, en Chihuahua, México, encontraron una caverna con cristales gigantes de selenita. Algunos tienen hasta 11 metros de largo.

El tamaño y la belleza de estos cristales de sulfato de calcio lanzaron a la fama a la Cueva de los Cristales. Sin embargo, el futuro de la cueva es incierto. Aunque actualmente se puede entrar por periodos cortos, la cueva podría quedar clausurada e inundada para evitar que los cristales se desintegren.

La mina de Naica está a 135 kilómetros al sureste de Chihuahua.

42. Bahía de Fundy, Canadá

Uno de los cuatro sitios de la Tierra en las que hay mareas extremas es la bahía de Fundy, en donde el nivel del mar puede subir hasta 17 metros dos veces al día.

En la bahía entran y salen más de cien mil millones de toneladas de agua de mar todos los días, lo que esculpe singularmente el basalto de las rocas que bordean la costa.

Puedes recorrer las islas de la bahía y los pueblos de la costa en un pequeño transbordador para autos.

43. Bahía de Halong, Vietnam

La forma más popular de explorar la bahía de Halong y sus miles de islitas y formaciones kársticas es a bordo de un junco tradicional chino.
Bahía de Halong, Vietnam  La forma más popular de explorar la bahía de Halong y sus miles de islitas y formaciones kársticas es a bordo de un junco tradicional chino.  (Foto: Genting)

Miles de islitas o apilamientos rocosos, conocidos como karsts, cubiertos de vegetación, sobresalen de la bahía de Halong, una pacífica bahía en Vietnam.

La forma más popular de explorarlas es en un barco mercante tradicional chino: las velas pardas de los juncos son parte del paisaje, al igual que las formaciones rocosas.

La mayoría de los visitantes llega a la bahía de Halong desde Hanói, situada a 170 kilómetros (unas cinco o seis horas de viaje en autobús). Puedes rentar autos privados e incluso helicópteros.

44. Reserva natural de Punkaharju Esker, Finlandia

Este esker (cresta arenosa) de siete kilómetros de largo se formó durante la Edad del Hielo y ha sido una ruta comercial importante en el este de Finlandia desde hace milenios.

A cada lado de la cresta hay lagos serenos; los altos pinos dan sombra al musgo, a los hongos y a las moras… así que es fácil ver cómo nacen los cuentos de hadas. No te sorprenderías si saliera una rana con una corona del hongo gigante más cercano o si una mano mística saliera del lago.

Puedes llegar a Punkaharju en tren desde Helsinki, situada al suroeste, o recorrer los 350 kilómetros en auto.

45. Mar congelado de Lulea, Suecia

Este no es el único sitio del mundo en el que el mar se congela, pero la ubicación de la ciudad (justo frente al mar) ayuda a que el agua congelada se vuelva una extensión de las calles de la ciudad en pleno invierno.

Desde diciembre hasta febrero, los lugareños patinan, dan caminatas y pasean en trineo por la bahía; algunos de los caminos (que cruzan el mar) solo son accesibles durante el invierno.

Los señalamientos te advierten que te quites el cinturón de seguridad para que puedas salir rápido de tu auto en caso de que te topes con hielo delgado. Hay varios vuelos diarios desde Estocolmo hacia Lulea; es más fácil que hacer el recorrido de 900 kilómetros en auto.

46. Torres de Trango, Pakistán

Algunos de los acantilados más altos del mundo se encuentran en el noreste de Pakistán, en la cordillera de Karakoram.

La torre Trango, por ejemplo, se alza un kilómetro por encima de las otras agujas de granito de la cordillera y tiene una elevación de más de 6,200 metros sobre el nivel del mar. Es una vista demasiado tentadora para los alpinistas intrépidos y para quienes practican paracaidismo de base.

Puedes llegar a Skardu en un autobús local o en taxi desde Islamabad.

47. Glaciar Fox, Isla Sur, Nueva Zelandia

El glaciar Fox, de 13 kilómetros de largo, es una de las masas de hielo de más fácil acceso en el mundo.
Glaciar Fox; Isla Sur, Nueva Zelandia  El glaciar Fox, de 13 kilómetros de largo, es una de las masas de hielo de más fácil acceso en el mundo.  (Foto: Bernard Spragg )

Junto con el glaciar Franz Josef, de 12 kilómetros de largo (situado cerca de la costa), el glaciar Fox, de 13 kilómetros de largo, situado en la Isla Sur, en Nueva Zelandia, es una de las masas de hielo más fácilmente accesibles del mundo.

El glaciar Fox llega casi hasta la costa y tiene una altura de apenas 250 metros sobre el nivel del mar. Es peligroso acercarse porque grandes trozos de hielo se desprenden de su ladera.

El glaciar Fox se sitúa en el Parque Nacional Westland, a 200 kilómetros al oeste de Christchurch. Puedes encontrar información sobre excursiones guiadas aquí.

48. Bosque de rocas de Shilin, China

El bosque de rocas de Shilin abarca 350 kilómetros cuadrados de la provincia de Yunnan y está cubierto de rocas kársticas de más de 270 millones de años de antigüedad.
Bosque de rocas de Shilin, China  El bosque de rocas de Shilin abarca 350 kilómetros cuadrados de la provincia de Yunnan y está cubierto de rocas kársticas de más de 270 millones de años de antigüedad.  (Foto: Shizhao/Cortesía)

Estas agujas de piedra abarcan más de 350 kilómetros cuadrados de la provincia de Yunnan y parecen un antiguo bosque petrificado: las formaciones rocosas se alzan verticalmente desde el suelo.

Las rocas kársticas tienen más de 270 millones de años de antigüedad. Las leyendas locales indican que el bosque se creó cuando le prohibieron a una joven casarse con su amado, así que se rebeló y se transformó en piedra.

Se puede llegar al bosque petrificado desde Kunming, situada a 96 kilómetros al noroeste, en la provincia de Yunnan.

49. Costa de Na Pali; Kauai, Hawaii, Estados Unidos

El dramatismo y la magnitud de la costa de Na Pali, en Kauai, se puede apreciar a lo largo de los 17 kilómetros de la ruta Kalalau; es probable que sea el mejor de los paisajes asombrosos de Hawaii.
Costa de Na Pali; Kauai, Hawaii, Estados Unidos  El dramatismo y la magnitud de la costa de Na Pali, en Kauai, se puede apreciar a lo largo de los 17 kilómetros de la ruta Kalalau; es probable que sea el mejor de los paisajes asombrosos de Hawaii.  (Foto: Matt Wunderle/Cortesía)

Ya sean playas de arena fina, olas gigantes o cráteres volcánicos, Hawaii tiene muchos paisajes impresionantes. Sin embargo, el dramatismo y la magnitud de la costa de Na Pali, en Kauai, a lo largo de los 17 kilómetros de la ruta de senderismo de Kalalau, lo supera todo.

Las exuberantes montañas verdes están cubiertas de pendientes y crestas pedregosas a lo largo de 1,300 metros para finalmente caer al océano Pacífico.

Solo se puede llegar al valle de Kalalau caminando 17 kilómetros desde la playa Ke'e o en bote.

50. Lago Baikal, Rusia

Las aguas de este lago quedan congeladas al menos cuatro meses al año y adoptan un color azul impresionantemente intenso; es uno de los paisajes invernales más increíbles.
Lago Baikal, Rusia  Las aguas de este lago quedan congeladas al menos cuatro meses al año y adoptan un color azul impresionantemente intenso; es uno de los paisajes invernales más increíbles.  (Foto: Baikalnature/Cortesía)

El lago Baikal, en el sur de Siberia, no solo es el lago más profundo y antiguo del mundo (tiene más de 1,600 metros de profundidad y más de 25 millones de años de antigüedad), sino que contiene casi el 20% del agua dulce del mundo. Este sitio patrimonio mundial de la Unesco es un ecosistema único que sostiene a más de 2,600 especies de plantas y animales. Se ha reportado la existencia de un "monstruo del Baikal", que probablemente sea un esturión gigante.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

La ciudad más cercana es Irkutsk, situada a unos 120 kilómetros al norte de la frontera con Mongolia.

Nota del editor: Este artículo se publicó en 2012. Se rediseñó, se actualizó y se volvió a publicar en 2017.

Ahora ve
Venezuela celebra elecciones regionales en medio de una grave crisis
No te pierdas
×