Misterios y revelaciones

El exitoso regreso de la novela de detectives y su divertido análisis social; la novela escrita por Julian Barnes está nominada al premio Man Booker de 2007.
Julian Barnes nos cautiva con una historia más de misterios.  (Foto: )
Victoria Rivadeneyra

Dos escritores sin relación alguna se ven conectados por el destino en un caso real de principios del siglo XX, cuando Arthur Conan Doyle decide defender el honor de George Edalji, abogado autor de un libro acerca de las leyes ferroviarias. Esta novela histórica y detectivesca impecablemente escrita por Julian Barnes y nominada para el premio Man Booker de 2007 es sólo uno de los ejemplos más sonados del boom que ha visto este género literario en la última década.

Autores como Paul Auster, Joanne Harris, y John Mortimer han perfeccionado el género adaptándolo a nuestros tiempos. Algunos a través de los temas que tratan, manteniendo la acción en el pasado, mientras otros la traen a las ciudades modernas y las neurosis de sus habitantes.

El detective violinista, depresivo y adicto a la cocaína, Sherlock Holmes, no salió del vacío. El primer grande fue C. Auguste Dupin, que protagoniza un cuento llamado “The Murders In The Rue Morgue”, 1841, de Edgar Allan Poe, quien estableció las primeras reglas que se aplicarían a este género, donde la meta es siempre llegar a la verdad, normalmente a través de un proceso complejo y lleno de sorpresas.

Cuando Wilkie Collins, protégée de Dickens, escribe The Woman In White este género literario aparece en forma, y su siguiente novela, The Moonstone de 1868, es la primera y mejor novela de detectives de la historia.

Sin embargo, la época de oro de los detectives, se da entre las dos guerras mundiales. Aquí vemos amateurs dotados resolviendo misterios ocurridos en lugares encerrados donde el culpable resulta ser el menos sospechoso. Aquí emergen las reinas del crimen: Agatha Christie, Dorothy L. Sayers y Margery Allingham, cuya influencia perdura en El ojo de jade de Diane Wei Liang, la cual analiza y enfrenta a la sociedad moderna china.

Ahora ve
No te pierdas