Vacaciones peligran en EU

Estadounidenses sacrificarán sus viajes de descanso por el alza de combustibles, revela un sond consideran también cenar más en casa y 1 de cada 10 está reevaluando dónde vive o trabaja.
El 39% de los encuestados dijo que estaba considerando cambi
WASHINGTON (CNN) -

Muchos estadounidenses sacrificarán sus vacaciones y cenarán más en casa a fin de combatir los altos precios del combustible, mientras que 1 de cada 10 está reevaluando dónde vive o trabaja, de acuerdo con un sondeo divulgado el miércoles por Reuters/Zogby.

Casi el 39% de los encuestados dijo que estaba considerando cambiar los planes de vacaciones, mientras que el 31% planea salir a comer con menos frecuencia.

El sondeo de 1,113 probables votantes encontró que el 58% tenía la intención de manejar menos, y 2 de cada 10 dijo que dependería más del transporte colectivo.

Aproximadamente un 10% dijo que estaba considerando mudarse más cerca del trabajo, mientras que aproximadamente el mismo porcentaje dijo que estaba pensando buscar un trabajo cercano a su hogar.

"Es un amplio cambio cultural", dijo el encuestador John Zogby, señalando que aunque un 10% es una pequeña minoría, se traduce en millones de personas que consideran cambios fundamentales.

"Los bajos costos de la energía y la disponibilidad de los automóviles ayudaron a la suburbanización del combustible", dijo.

Dado que las personas llegaron a la conclusión de que los altos precios de los combustibles pueden estar aquí para quedarse, "ahora es una de esas grandes oportunidades de la vida que no requiere nada más breve que un cambio drástico en el estilo de vida", agregó.

Los crecientes costos de los combustibles y los alimentos han llegado en un momento vulnerable de la economía de Estados Unidos, la cual ya se encontraba en un terreno tembloroso por la recesión en el mercado inmobiliario que impulsó a los bancos a frenar el financiamiento.

Las aerolíneas, hoteles, los fabricantes de automóviles y los restaurantes han sido golpeados duro a medida que el crudo superaba los 130 dólares por barril y muchas compañías han respondido mediante el recorte de la producción, con la despedida de trabajadores y el aumento de los precios.

Nada de eso es un buen augurio para la economía de Estados Unidos.

El sondeo también encontró que por lo menos un 11% de los encuestados había gastado la totalidad de la devolución de sus declaraciones de impuestos, que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha estado enviando desde finales de abril para tratar de estimular el gasto.

Otro 11% había gastado algo y ahorrado una parte, mientras que cerca de un 15% utilizó la devolución de los impuestos para saldar deudas.

Cuando fueron consultados en febrero sobre el destino de sus cheques, 1 de cada 3 dijo que saldarían su deuda, mientras que un 16% dijo que lo gastaría en su totalidad.

Casi la mitad de los encuestados dijo que no había recibido aún los cheques por la devolución o que no esperaban recibirlo. Los propietarios de altos ingresos no son elegibles.

La infusión del dinero pareció impulsar el gasto el mes pasado, cuando las ventas minoristas se mostraron más fuertes que lo esperado. Sin embargo, los economistas piensan que el crecimiento económico explotará una vez que hayan desaparecido los cheques.

El sondeo fue realizado entre los días 12 y 14 de junio y tuvo un margen de error de más menos 3 puntos porcentuales, lo que significa que los resultados pueden variar un tanto en ambos sentidos.

Ahora ve
No te pierdas