Chile: país libre de la caza de ballenas

La nación sudamericana busca crear leyes para impedir la matanza de los cetáceos en su territor el gobierno de Michele Bachelet está a favor del avistamiento turístico y la creación de santua
La moratoria para cazar ballenas existe desde 1986, pero var
SANTIAGO (CNN) -

Chile inició el lunes la cita anual de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) con la oficialización de un santuario para proteger los cetáceos en su mar, reflejo de la voz de América Latina en contra de la cacería de ballenas y en favor de su avistamiento turístico.

Unos 500 delegados de unos 80 países miembros de la CBI iniciaron la reunión de una semana en el Hotel Sheraton de la capital chilena, mientras en el exterior del edificio un grupo de niños y activistas de Greenpeace se manifestaba en contra de las matanzas de cetáceos.

Aunque existe una moratoria a la cacería desde 1986, Japón, Noruega e Islandia matan ballenas con "fines científicos," una posibilidad que existe en la CBI pero que es rechazada por los grupos defensores de los derechos de los animales, que aseguran se trata de una forma encubierta de comercialización.

El ministro chileno de Relaciones Exteriores, Alejandro Foxley, abrió la reunión -clave para definir no sólo el futuro de las ballenas sino de la CBI misma-, poco antes que la propia presidenta, Michelle Bachelet, se trasladara a un ex enclave ballenero para firmar un proyecto de ley que declara a Chile zona libre de caza de ballenas.

Japón quiere reanudar la caza ballenera sostenible de especies a través de cupos de capturas, un plan que ha provocado tensiones dentro de la CBI, donde existe un muy ajustado equilibrio de fuerzas.

"La búsqueda de decisiones y recomendaciones sobre la base del consenso es el primer paso hacia un mayor entendimiento (...) Cada vez que se pueda, se debe buscar esta meta agotando todas las instancias antes de someter una decisión a votación, ya que esta, por su naturaleza, divide," dijo el ministro Foxley.

"En el caso de Chile, su objetivo principal es el fortalecimiento de la conservación de los cetáceos mediante planes de manejo de conservación regionales y subregionales. Otro objetivo es desarrollar los programas de investigación no letal y el fortalecimiento de la ciencia conducente a estas mismas metas," añadió.

Se espera que esta semana se discuta sobre la creación de un enorme santuario ballenero en el Atlántico Sur, una iniciativa liderada por Brasil y Argentina que no ha alcanzado, hasta ahora, el 75 por ciento de respaldo en las votaciones de la CBI para ser aprobada.

Protección de ballenas

América Latina está teniendo una presencia creciente en el foro. Lo mismo ha sucedido con el negocio del avistamiento de ballenas en sus costas y que está beneficiando a muchas comunidades desde México hasta Argentina.

Entre los países de la región que integran la CBI, sólo Surinam apoya la cacería de ballenas, de acuerdo a grupos partidarios del medio ambiente.

"Queremos que la Comisión no discuta cómo o cuántas ballenas cazar, sino cómo protegerlas. El cambio climático, la contaminación y muchos otros problemas afectan a las ballenas de una manera muy seria y grave, más allá de las cacerías," dijo a periodistas Milko Schvartzmann, coordinador de la Campaña de Ballenas de Greenpeace.

Japón amenazó el año pasado con abandonar la CBI, luego de que países contrarios a la cacería de ballenas bloquearon una propuesta para permitir que cuatro pequeños pueblos costeros cacen ballenas minke.

Mientras los delegados iniciaban las discusiones, un grupo de manifestantes, entre los que se encontraban niños, protestaba en un pequeño escenario a un costado de una enorme ballena de plástico de Greenpeace.

"Como están cazando muchas ballenas, se nos va a acabar la especie. Por eso nosotros estamos en contra de la caza de ballenas. El actuar de Japón es malo," dijo Martín López, de 14 años de edad.

Ahora ve
No te pierdas