Menos vuelos, menos maletas y más cargos

Delta Airlines anunció que cobrará el doble a los pasajeros que viajen con una segunda maleta; en EU y en México las aerolíneas intentan suavizar el alza del combustible con pagos adicionale
Si viajas con una segunda maleta pagarás el doble que antes
Cristina Ávila-Zesatti
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Hoy más que nunca “el cielo está por las nubes”.  

Viajar en avión cuesta cada día más y las aerolíneas del mundo están demostrando una tremenda capacidad para sumar a sus tarifas habituales varios aumentos y cargos.

La aerolínea americana Delta Airlines anunció este miércoles que en los vuelos domésticos al interior de Estados Unidos, duplicará su cargo por la facturación de una segunda maleta, que ahora costará 50 dólares para quienes compren sus boletos de avión a partir del 31 de julio; los vuelos internacionales (de momento) quedan exentos de esta medida.

Pero el caso de Delta, lejos de ser aislado, es más bien el panorama generalizado de varias compañías aéreas, que buscan desesperadamente compensar sus mermas financieras.

Según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA por sus siglas en inglés) la tendencia alcista del crudo le traerá pérdidas al sector por unos 13,000 millones de dólares.

La presión que ejerce en la industria aeronáutica el alza continuada en el precio del petróleo, está convirtiendo los viajes aéreos en un caro y complicado viacrucis para los pasajeros.

Viajar ligero o enfrentar las consecuencias

Otras aerolíneas estadounidenses ya habían anunciado también un “cargo extra” por un equipaje de mano que no cumpla las reglas sobre peso y tamaño para ir en cabina, y aunque esas pautas las dicta la Dirección Federal de Aviación, ahora son las compañías aéreas las que han decidido “ejercer mayor vigilancia” y cobrar a quien no se ajuste a las medidas.

American Airlines, la mayor empresa de aviación de Estados Unidos, fue la primera en anunciar este cargo extra, que se hizo efectivo desde el 15 de junio. Poco después, US Airways y United Airlines se sumaron esta iniciativa.

En pleno verano, el sector aéreo norteamericano decidió disminuir rutas y asientos en un primer intento por “aligerar” la carga del alza en el combustible. Algunas empresas optaron incluso por recortar empleos. Pero los esfuerzos parecen insuficientes.

Siguiendo una modalidad que “inventaron” algunas líneas de bajo costo europeas como Virgin o Ryanair, ahora US Airways estudia la posibilidad de vender a sus clientes las bebidas y los alimentos que se sirven a bordo, así como cobrar determinados servicios en la emisión de sus boletos.

US Airways tiene la esperanza de que estas medidas le ayuden a generar ingresos de entre 300 y 400 millones de dólares al año.

México también “anda volando bajo”

A nivel nacional el horizonte aéreo no es muy distinto. El petróleo también le ha cortado las alas a varias compañías, incluyendo a las llamadas “low cost”, que apenas intentaron despegar en el sector hace 3 años.

Por ejemplo: Click  -la línea de bajo costo de Mexicana de Aviación- que ya había establecido un cargo extra por equipaje facturado, anunció recientemente  que cobraría además 517 pesos por combustible (en rutas con promoción, el monto sería de 287 pesos).

En Volaris, los pasajeros “pagaron la factura petrolera” con 250 pesos por destino, a lo que había que sumar otros conceptos, como el impuesto a la tarifa por uso de aeropuerto (TUA) y otros cargos por emisión de boleto, servicios, etcétera.

Aerocalifornia además de cobrar el combustible (200 pesos) anunció que la revisión de seguridad en las maletas dejaría de ser gratuita, y que los pasajeros debían pagar por este trámite (que es obligatorio además) 30 pesos más.

Y en medio de esta “fiebre de cargos y cobros aéreos”, entre las líneas pequeñas, la excepción a la regla es quizá el caso de Viva Aerobús, que propuso a sus pasajeros una reducción de 100 pesos en la tarifa para quienes viajaran sólo con maletas de mano.

A mediados de julio, Aeroméxico -que se disputa el mayor mercado aéreo nacional e internacional junto con Mexicana de Aviación- informó que había tomado la decisión de recortar 8 de rutas a Estados Unidos y al interior de la República Mexicana, todo para compensar sus pérdidas por el alza mundial en los precios del petróleo.

La suspensión de destinos de diversas aerolíneas mexicanas afectaba a 44 rutas hasta el pasado 23 de julio.

Ahora ve
No te pierdas