3 formas de confrontar a un jefe intimidador

En un estudio realizado por el Workplace Bullying Institute, se reveló que el 61% de quienes hacen 'bullying' laboral son los propios jefes.
Acoso laboral  El agresor quiere que los empleados se culpen a sí mismos.  (Foto: Shutterstock)
Julia Carpente
ESTADOS UNIDOS (CNNMoney) -

Tu jefe te está aterrorizando, pero no de la manera en la que se ha mencionado en las noticias últimamente.
No se trata de un masaje de hombros, chistes subidos de tono ni reuniones en hoteles.

En cambio, el jefe te grita y critica constantemente.

En un estudio realizado en 2017 por el Workplace Bullying Institute, el 19% de los encuestados dijeron que habían sufrido bullying en el lugar de trabajo, y que un 61% de los hostigadores eran jefes.

"Por alguna razón en el trabajo decimos 'bueno, de todos modos son adultos, déjenlos que se cuiden'", dice el director del Instituto, Gary Namie. "Necesitamos que los empleadores tengan tanto miedo del acoso laboral como se supone que tienen miedo al acoso sexual".

Lee: 4 tips para triunfar en una entrevista laboral vía Whatsapp

El Instituto define el acoso laboral como "maltrato repetido a un empleado". Namie dice que los "jefes hostigadores" generalmente adoptan cuatro actitudes diferentes: hacer berrinches, criticar el rendimiento sin justificación, retener recursos o difundir chismes para empañar la reputación de alguien.

Sobrevivir a cualquiera de estos intimidadores no es fácil y a continuación, algunos consejos para comenzar.

1. Eliminar el mito

El agresor quiere que los empleados se culpen a sí mismos, que piensen que son blanco fácil debido a la pereza, el bajo rendimiento o la ineptitud. Pero los hostigadores a menudo se dirigen a los mejores trabajadores, dice Namie.

"La vergüenza proviene de ese sentido de inutilidad, por lo que los agresores siempre intentan poner eso en las personas", dice Namie. "Pero ellos son solo el Mago de Oz, es solo que rara vez tenemos a Toto para que cierre la cortina".

Recomendamos: Lo bueno, lo malo y el desafío laboral para 2018

2. Confiar en alguien

“Contar tu historia es un paso importante antes de actuar”, dice Stacy Tye-Williams, profesora asistente de estudios de comunicación e inglés en la Universidad Estatal de Iowa. Las víctimas a menudo informan que se sienten aisladas, confundidas o avergonzadas, al igual que el agresor.

"Ser validado es enorme", dice ella. "Simplemente quieren que la gente les diga que no están chiflados".

Decirle a un confidente ayuda a la víctima a sentirse menos sola, de acuerdo con Tye-Williams, y también les da la sensación de estar de acuerdo con la experiencia, una sensación que necesitarán cuando planeen los próximos pasos.

"Analiza lo que está sucediendo, porque de lo contrario es muy difícil elaborar un plan de acción si no has llegado a un acuerdo o no has comprendido estas dinámicas diferentes", dice.

3. Hacer un plan de acción


Hay diferentes caminos para salir de la situación: confrontar al jefe, reportar el incidente o incluso cambiar de trabajo. Lo importante es no sentirse impotente.

Lee: Comunicación, el antídoto contra la inequidad en la oficina

Todos estos comportamientos de intimidación, dice Namie, tienen que ver con el control. El jefe quiere controlar el lugar de trabajo, los empleados e incluso las percepciones de las personas sobre sus objetivos. Según una investigación de Ben Tepper, profesor de administración de la Universidad Estatal de Ohio, algunos empleados pueden encontrar el éxito en la lucha para arrebatar ese control del agresor, esto les ayuda a combatir ese sentimiento de victimización.

"Las personas que han sido blanco de la hostilidad del jefe se sienten más victimizadas, lo que a su vez conduce a resultados negativos", dice Tepper. "Es menos probable que las personas experimenten esa sensación de victimización si se involucran en la hostilidad propia".

Eso no significa hacer lo mismo que el jefe y gritar si él grita; en cambio, significa hacer caer al agresor en su propio juego: forzar una conversación, probar está equivocado o negarse a hacer trabajo adicional injustificado.

Pero según Tye-Williams, el mejor camino es la "resistencia colectiva": encontrar a otro empleado que esté pasando por la misma situación e informar el problema juntos.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.
Ahora ve
Festejos en Francia por el triunfo en el Mundial dejan casi 300 detenidos
Te Recomendamos
×