Publicidad
Publicidad

Calificación de Francia, ‘con alfileres’

El interés que paga el país volvió a subir, ahora 0.5%, a 3.42%, el doble de lo que paga Alemania; especialistas creen que la nota sólo se sostiene nominalmente, pues ya se perdieron los beneficios.
Una rebaja de calificación podría significar que el presidente Nicolas Sarkozy pierda las elecciones de 2012. (Foto: Reuters)
sarkozy

El interés que paga Francia por obtener préstamos volvió a subir este lunes, y con ello los temores de que el país pierda su calificación de AAA. En teoría, la calificación de AAA -la más elevada que puede obtener un país- permite a Francia contratar créditos a un precio más barato en el mercado libre, pero el país paga ahora más que otras naciones europeas que disfrutan de la calificación de AAA, como Dinamarca, Holanda y Suiza.

El lunes, el interés de los bonos franceses a 10 años aumentó 0.05% a 3.42%, el doble que paga Alemania y más del promedio de las hipotecas estadounidenses a 15 años.

Algunos dicen que con intereses tan altos, Francia retiene la calificación de AAA solamente de forma nominal, pues el país ya ha perdido los beneficios que conlleva esa calificación, principalmente el costo del dinero.

Nadie cree que Francia incurrirá en una cesación de pagos, pero sus intereses más elevados reflejan la preocupación de los inversionistas: el monto de su deuda soberana y el déficit acumulado.

Ya que la calificación crediticia de Francia y Alemania garantiza el fondo de estabilidad de la eurozona creado para encarar la crisis europea de la deuda soberana, un cambio en la calificación francesa podría tener enormes consecuencias que afectarían la totalidad del plan de rescate, sin mencionar el hecho de que una calificación crediticia menor podría significar que el presidente Nicolas Sarkozy pierda las elecciones generales en el segundo trimestre de 2012.

"No nos engañemos: En los mercados, la deuda francesa ya no es AAA ", dijo recientemente el economista Jacques Attali, asesor de Sarkozy, al diario La Tribune.

Publicidad

El Gobierno denunció indignado el comentario y el gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer, dijo al diario capitalino Le Figaró que era descabellado pensar que Francia no pueda pagar sus deudas. Eso es, de hecho, lo que pide la calificación crediticia: es la valoración de la agencia de los riesgos emparejados con un país o una empresa para los inversionistas.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad