Publicidad
Publicidad

¿Cuál es el estado de salud de la economía mexicana?

La recuperación de las cifras de consumo debe tomarse con cautela debido a su comparativo anual; México necesitará de un crecimiento sostenido de Estados Unidos.
Para Marco Oviedo se debe seguir trabajando en los cuellos de botella de la economía. (Foto: Getty Images)
economía mexicana

En abril, el optimismo sobre la economía mexicana va a la baja en medio de cifras que apuntan a que la actividad económica se mueve en un ambiente de relativa desaceleración, advirtieron expertos.

Si bien algunas cifras del consumo como las ventas de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), las de autos y el crecimiento del empleo han mostrado crecimientos anuales de 5.1% en febrero, 22.4% en marzo y 4.6% en febrero, respectivamente, los expertos advierten que estos resultados deben tomarse con cautela debido a la baja base de comparación.

“El motor interno (de la economía) sigue sin dar datos positivos. Ha habido cifras buenas, pero este consumo está en términos anuales y en 2014 hubo impuestos. (Para 2015) no esperamos un crecimiento tan importante”, comentó el director de análisis económico de Finamex Casa de Bolsa, Luis Raúl Rodríguez, quien agregó que su expectativa de 2.8% será revisada tras conocer el dato del PIB del primer trimestre.

El último reporte de los indicadores cíclicos del INEGI, que permite observar el comportamiento de la economía, muestra que la actividad económica está por debajo de la tendencia de crecimiento.

Publicidad

“Señala que estamos en una zona relativamente de desaceleración. Hay una debilidad en la recuperación que no hace esperar un crecimiento de más de 3% y se ajustará hacia 2.5% como punto intermedio (...) Con esta tendencia de crecimiento mediocre un 3% sería muy positivo”, dijo el académico del Colegio de México (Colmex), Gerardo Esquivel.

La producción industrial del país creció 0.2% en febrero respecto al mes anterior, con cifras desestacionalizadas, arrastrada por una caída del sector de la construcción de 2.2%.

Los últimos datos económicos de Estados Unidos, cuyo crecimiento sigue en marcha, pero en desaceleración por el mal clima y un dólar fuerte, constituyen una fuente de presión para México, que envía el 80% de sus exportaciones a ese país.

Publicidad

¿Todo es malo?

El crecimiento estadounidense y las recuperaciones del poder adquisitivo y de la confianza del sector privado en el Gobierno mexicano son algunos de los elementos que pueden impulsar a México este año.

En la última encuesta de expectativas económicas del Banco de México (Banxico) la incertidumbre política hiló seis meses como un factor que podría obstaculizar el crecimiento. Mientras que en la minuta de política monetaria destacó que los conflictos sociales en algunas regiones del país y la inseguridad podrían incidir en el ritmo del PIB.

Publicidad

“Se necesita la confianza del sector privado. Mientras haya impunidad seguiremos sin creer en el Estado de Derecho”, comentó el director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), Luis Foncerrada, quien indicó que si se recupera la demanda interna así como la inversión pública el país puede crecer este año cerca de 3%.

En este escenario el director del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), Enrique Cárdenas, coincidió en que se requiere de un Sistema Nacional Anticorrupción fuerte y una implementación adecuada de las reformas estructurales para generar mayor crecimiento.

"Necesitamos entender el estado de la economía para tomar la medicja adecuada y mejorar el crecimiento porque a nivel internacional la economía no va a crecer sufiente, ya lo advirtió el FMI", dijo por su parte el director del Departamento de Economía del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe, Miguel Ángel Corro.

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad