Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

El Gobierno de Putin amenaza con ampliar veto a alimentos

El país estudia prohibir las importaciones de productos provenientes de Ucrania, Georgia e Islandia; el veto ya ha provocado un aumento de 20% en los precios de alimentos.
Gobierno de Rusia, dirigido por Vladimir Putin, no ha revelado qué alimentos podrían ser vetados. (Foto: Reuters)
rusia vladimir putin

Rusia, que ya tiene vetado al queso brie y a otros alimentos de procedencia occidental , tal vez active de nuevo el músculo del embargo para alargar la creciente lista de importaciones prohibidas.

Los rusos ya están privados de quesos, leches, frutas y carnes occidentales, pero Moscú quiere agregar más artículos a la lista negra.

El Kremlin advirtió que está considerando prohibir también las importaciones de alimentos provenientes de Montenegro, Albania, Islandia, Liechtenstein, Ucrania y Georgia porque apoyan las sanciones occidentales impuestas sobre Rusia. Esas sanciones se aplicaron por la participación de Rusia en la crisis en Ucrania.

"Todo el que aplique sanciones contra nosotros debe enfrentar las respuestas apropiadas, embargo de alimentos", dijo a la prensa el viceprimer ministro ruso Arkady Dvorkovich.

El Gobierno de Rusia no ha revelado qué alimentos podrían estar en la nueva lista.

Moscú prohibió la mayoría de las importaciones de  alimentos de Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá, Australia y otros países en represalia por las sanciones de Occidente.

Publicidad

En las últimas semanas, las autoridades rusas han utilizado maquinaria pesada y otros métodos para destruir los alimentos importados ilegalmente.

Los consumidores rusos han resentido el veto . El embargo provocó que los precios subieran 20% en lo que va del año, hasta julio, según datos oficiales. Pero  la Unión Europea también se ve perjudicada. Rusia era uno de los mercados más importantes para los agricultores europeos.

Las exportaciones totales de alimentos y productos agrícolas a Rusia alcanzaban los 13,000 millones de dólares en 2013. La UE está tratando de amortiguar el golpe que han sufrido sus agricultores, y ha gastado alrededor de 170 millones de dólares en ayudas para que los agricultores donen o destruyan productos a fin de evitar que los precios caigan.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad