Publicidad
Publicidad

México amenazado con el peor castigo por guerra comercial

Los aranceles que pagan las exportaciones mexicanas pueden incrementarse hasta 60%, los de EU 30% y los de China 40%, estima la UNCTAD.

Los aranceles que los exportadores mexicanos deben pagar con distintos países pueden subir hasta 60%, en caso de que se desate una guerra comercial a nivel mundial.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) estimó el incremento que tendrían los aranceles que pueden enfrentar 124 economías, si una guerra comercial se desata a gran escala, y México se perfila como uno de los países más castigados.

Dentro de la lista, México es el tercer país que enfrentaría uno de los mayores incrementos al exportar, con 60%.

En primer lugar está Haití con un aumento de 95%; Honduras en segunda posición con 62%. El promedio de todos los países analizados es de 32%. Estados Unidos, el país que dio pauta a esta amenaza de guerra comercial, enfrentaría un incremento de 30%, y China de 40%, refieren estimaciones de este organismo internacional.

Publicidad

Lee: La guerra comercial con EU llega en un mal momento para China

Los diferentes incrementos se relacionan con el tipo de exportaciones y los destinos de cada país, el escenario es que se desate una guerra comercial en la que todos los países participen, refiere Alessandro Nicita, economista de la UNCTAD y autor del análisis Realmente nadie gana en una guerra comercial.

México es más susceptible en vista de que sus exportaciones son mayormente manufactureras, de las cuales el 80% se envían a Estados Unidos, refieren datos de la Secretaría de Economía.

Cabe señalar que desde el primero de junio, los envíos de acero mexicano a Estados Unidos están gravados con un 25%. También, desde enero, productos manufacturados en México como lavadoras y paneles solares ya pagan cuotas de 20% y 30%, respectivamente. Estos aranceles del gobierno estadounidense también aplican al resto del mundo, y distintos países ya han respondido con medidas similares.

Publicidad

También hay tensión comercial entre Estados Unidos y China , la cual puede acentuarse si comienzan a aplicarse aranceles mutuamente a partir del primero de julio.

El documento explica que la aplicación de aranceles por parte de economías fuertes, como Estados Unidos y China, frena el tamaño de sus importaciones y el valor de estas frente a sus exportaciones generando beneficios en términos de intercambio comercial, pero estos desaparecen cuando hay contraataques arancelarios por parte de otras naciones.

Sin embargo, las economías fuertes tienen mayores márgenes para apalancarse financieramente, incentivar la inversión y así amortiguar los efectos de estas cuotas en su economía, mientras que las pequeñas economías tienen poco margen para hacerlo.

Lee: EU condiciona eliminación de aranceles al acero a cambio de un nuevo TLCAN

Publicidad

“Los países cuyo paquete de exportación se concentra en productos y mercados de destino que pueden ejercer un apalancamiento sustancial serían los más afectados”, advirtió el economista de la UNCTAD.

Cabe destacar que el 79% del total de las exportaciones mexicanas se dirige a Estados Unidos.

El análisis refiere que los aranceles más altos que se pueden enfrentar, afectarían la economía mundial al interrumpir las cadenas de suministro y aumentar los precios de bienes de consumo.

Además, el tamaño de los mercados internacionales se reduciría afectado más a los productores menos eficientes, los cuales a menudo son las pequeñas y medianas empresas en los países en desarrollo.

Publicidad

“En general es muy probable que los países pobres pierdan más de una guerra comercial que los países más ricos”, sentenció Nicita.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad