Publicidad
Publicidad

Así impulsan el emprendimiento los programas de aceleración

Las 'start-ups' que son aceptadas en las aceleradoras de negocios tienen un incremento significativo en capital y deuda y, en menor medida en ingresos y empleos, arrojó un estudio del GALI.
Impulso.
Impulso. El reporte de GALI arroja que los ingresos de las empresas que fueron aceleradas crecieron 31% en promedio. (Foto: SIphotography/Getty Images/iStockphoto)

Los servicios que incluyen los programas de las aceleradoras de negocios, como mentorías, acceso a redes de contactos y desarrollo de habilidades dan resultados. Las empresas sin inversión previa que participan en este tipo de iniciativas tienen un crecimiento tres veces mayor en capital y hasta cinco veces más en deuda respecto a las que son rechazadas por estos programas. La diferencia es de 13,000 dólares en promedio en ambos casos y se debe a que quienes los toman logran mejores contactos y acceso a inversionistas, entre otras razones, revela un estudio de la Iniciativa Global de Aprendizaje en Aceleración (GALI, por sus siglas en inglés).

El reporte arroja que los ingresos de las empresas que fueron aceptadas crecieron 31%, al pasar de 64,329 en promedio que reportaron al momento de la aplicación a 84,000 dólares en el año de seguimiento. “Los incrementos son resultado del cumplimiento de las expectativas que lleva a los emprendedores a tomar estos programas, como mentorías, red de contactos robusta, acceso directo a inversionistas y desarrollo de habilidades”, explicó Mónica Ducoing, especialista Aspen Network of Development Entrepreneurs (ANDE), quien presentó el estudio 'Aceleración en México: Impactos Iniciales en Empresas Mexicanas'.

Lee: Crecen las aceleradoras corporativas, ¿y sus egresados?

Tener más deuda no es garantía de éxito, pero sí muestra el potencial y la tracción que los inversionistas ven en estas empresas, coincidieron los especialistas que participaron en la presentación del reporte. “No sabemos qué va a suceder con ellos en 10 años, pero 85% de las empresas que hemos apoyado a nivel global siguen operando, así que hemos hecho bien la elección”, comentó Camila Lecaros, directora de la aceleradora MassChallenge México.

Publicidad

El estudio recoge datos de 318 compañías en etapas tempranas que entre 2016 y 2017 aplicaron a los programas de seis aceleradoras, entre ellas Unreasonable Institute, MassChallenge México y New Ventures Group. Un tercio de los emprendimientos pertenece al sector de servicios financieros y de salud y, del total, 105 fueron aceptados y 213 fueron rechazados. En ambos casos se dio seguimiento durante un año desde el momento de su aplicación.

Los ingresos de las compañías rechazadas también crecieron 18%. Éstas iniciaron con 57,069 dólares en promedio y al cabo de un año reportaron 67,576. Esto indica que los programas de aceleración no determinan el éxito del emprendimiento cuando es operado por empresarios con experiencia, señaló la experta del GALI.

Recomendamos: 5 Puntos débiles que las aceleradoras de negocios deben fortalecer

Las empresas aceleradas sumaron en promedio un empleado de tiempo completo a su nómina en el periodo de seguimiento, por el contrario, las que fueron rechazadas disminuyeron en la misma cantidad su plantilla laboral, según el informe.

Publicidad

La ventaja en ingresos para los emprendimientos que han sido previamente acelerados es menos significativa. Un tercio de la muestra había participado antes en algún programa y, en la aplicación, reportó ingresos promedio de 146,356 dólares, un año después aumentaron a 147,959 dólares. Sin embargo, el crecimiento en capital para estas empresas fue casi del doble, al pasar de cerca de 47,000 dólares a 93,409 dólares en el periodo de estudio.

“Un primer programa de aceleración fortalece a la empresa y le genera tracción, pero ésta debe estar bien en ventas e ingresos. Esto la hará mucho más interesante ante los inversionistas y captará más capital al entrar a una segunda aceleración”, dijo Ducoing.

Te interesa: La aceleradora Sino traerá emprendedores chinos a América Latina

En México hay 47 aceleradoras avaladas por el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), 12 de las cuales participan en el GALI. Desde hace cinco años, esta organización ha realizado diversos estudios sobre los programas de aceleración y si estos realmente ayudan a las empresas a crecer, expuso Rodolfo Sagahón, gerente regional Centroamérica y México de ANDE. “La respuesta es que sí funcionan, pero con cada estudio nos surgen más preguntas”.

Publicidad

Interrogantes como el beneficio de participar en más de un programa y qué diferencia uno de otro abren áreas de oportunidad para mejorar su efectividad. “La información sobre lo que distingue a un programa de otro no está llegando al emprendedor. Debemos hacérsela llegar para que tome la decisión conforme sus expectativas y que mejor convenga a su empresa”, indicó Ducoing. La especialista consideró necesario un mayor contacto con universidades para que las aceleradoras se provean de iniciativas innovadoras.

Otra cuestión es saber si los indicadores financieros y de empleo son un reflejo del impacto de una empresa tras la aceleración y su sostenibilidad en el tiempo. “Creemos que no son suficientes y es un área de oportunidad identificar qué otros indicadores (ambientales o sociales, por ejemplo) pueden medirse a mediano y largo plazo, que nos permitan saber más sobre ese impacto” comentó la experta.

No dejes de leer: Las 5 industrias que deben seguir el ejemplo fintech en México

Un tercer punto tiene que ver sobre cómo las aceleradoras de negocios pueden realizar por sí mismas los estudios que GALI hace. “Lo ideal es que dentro de unos años éstas no necesiten de GALI o de estudios similares para tener los datos del impacto, sino que ellas se midan constantemente para mejora su efectividad”, concluyó la especialista.

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad