Publicidad
Publicidad

A lo grande

-

Si Broadway se ha labrado un nicho en la historia del espectáculo gracias a su tradición de operetas, no es nada original que Hollywood tome de vez en cuando a un gran clásico del teatro para convertirlo en una cinta de éxito, o eso esperan. Lo que despierta la curiosidad del público es ver cómo actores que tradicionalmente no cantan ni bailan se desempeñan en artes que a otros les lleva años dominar. En Chicago, el recientemente premiado musical, Richard Gere consigue ejecutar un muy decente número de tap, mientras que Renee Zellwegger casi se pone a la altura de Catherine Zeta-Jones, quien sí tiene formación en este tipo de teatro (y luce maravillosamente en la cinta).

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad