Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La CEO que se negó a ser mecanógrafa

Shelly Lazarus, la mandamás mundial de Ogilvy, revela sus secretos para nunca defraudar a sus jefes

El colapso de las torres gemelas dejó por los -suelos el ánimo estadounidense. La gente se refugió en casa, no salía a cenar -ni al cine. La depresión prevaleció en una economía de por sí en recesión.

- Estimular el consumo era urgente porque la -economía se podía caer más.

- Fue una situación que ni el consumo masivo de Prozac -podía revertir. Pero la necesidad es la madre de la creatividad y fue el -talento lo que empezó a recuperar los bríos del mercado. Para lograr el cambio -de actitud en los neoyorquinos, el Ad Council de Nueva York (la entidad pública -encargada de los avisos publicitarios de la urbe) decidió recurrir a una -licenciada en Psicología con una maestría en Mercadotecnia.

- Shelly Lazarus, una mujer de 57 años, actual -CEO mundial de la agencia de publicidad Ogilvy & Mather Worldwide y su -equipo, fueron los encargados de desarrollar una campaña, esta vez no para -vender productos sino para levantar los ánimos.

- El mensaje de la campaña era “Combatiré -al terrorismo yendo a la boda de mi mejor amiga” al tiempo que se -proyectaba la imagen de una novia lanzando su ramo de flores; “combatiré -al terrorismo simplemente siendo yo misma”, dice una joven patinando en -Central Park.

- Lazarus describe la experiencia como el mayor -reto de su vida.

Publicidad

- “Fue publicidad haciendo lo más difícil de -lograr: cambiar la conducta de la gente”, recuerda. Tras una trayectoria de 33 -años en la firma donde empezó desde abajo, Lazarus encabeza desde hace ocho -años una de las compañías de mercadotecnia más importantes del planeta.

- Conoce desde las entrañas a su empresa y está -convencida hoy que el mayor crecimiento del negocio va a venir de -Latinoamérica.

- Y específicamente se refiere a la oficina de -México, hoy por hoy la subsidiaria estrella de la compañía a nivel mundial.

- El año pasado Ogilvy México registró un -crecimiento de 15% y algunas de las campañas desarrolladas por ejecutivos -nacionales fueron galardonadas nacional e internacionalmente. En los últimos -cuatro años la firma en el país ha llegado a triplicar su crecimiento.

- El olfato de Shelly Lazarus augura que esta -tendencia continuará en franca subida.

- Escalando peldaños
-
Cuando Shelly Lazarus empezó su carrera en 1971, la mayoría de las mujeres -trabajaban como mecanógrafas.

- La hoy CEO mundial sabía que no era esa la -actividad a la que quería dedicarse y decidió tomar una maestría. Eso no la -catapultó a un puesto ejecutivo. La mujer empezó desde abajo y ha ascendido -por sus contribuciones a la compañía.

- ¿Cómo comenzó su carrera ascendente?

- Casi por accidente. Un día David Ogilvy --fundador de la firma- pasó por su escritorio y vio que estaba embarazada, en -tiempos en los que no era común ver a mujeres en estado avanzado trabajando.

- Ogilvy se le quedó mirando sin pronunciar -palabra hasta que, minutos después, le preguntó si estaba bien. A partir de -entonces se estableció una relación profesional en la que Lazarus se -convirtió en la aprendiz más avezada del empresario.

- “No es porque fuera mujer, porque David -trataba a todo mundo por igual. Esta compañía es una meritocracia. Todos son -iguales sin importar rango, género o apariencia.

- El estilo de gestión sobrio continúa -prevaleciendo”.

- Otra situación que pinta de cuerpo entero a -Lazarus fue cuando se la nombró CEO y se negó a ocupar la suite que le -correspondía.

- La razón principal fue que la aislaría del -resto del equipo y que se trataba de una muestra de status innecesaria. Ella -prefiere -sea cual fuere el puesto que le toque ocupar- estar con la gente e ir -al mismo baño que sus colegas porque dice que es ahí donde se entera de muchas -cosas que no conocería de haber aceptado la suite.

- “Nunca aspiré a ser presidente. Todo ha -pasado porque adoro mi trabajo”.

- El camino ascendente no ha sido fácil, cuando -comenzó su carrera en la compañía la publicidad consistía en hacer -comerciales y materiales impresos.

- “La gente ni siquiera entendía lo que era -una marca. La vida era fácil”.

- Sobreviviente
-
Hoy, cuando la rotación de CEOS alrededor del mundo es bastante alta, -Shelly Lazarus se ha mantenido dentro de la misma compañía casi toda su vida -profesional.

- No siempre estuvo en la cúspide, pero sí ha -sobrevivido a las turbulencias de la firma.

- A finales de los años 80, Sir Martin Sorrell -realizó la compra hostil de la agencia Ogilvy.

- En su enojo, David Ogilvy lo llamó con un -apelativo por el que es conocido en la jerga corporativa y que el mismo Sorrell -usa: “that odious little shit” (esa odiosa mierdita).

- Ogilvy perdió el control de la compañía que -fundó, ya que 75% de las acciones estaban en manos de inversionistas -institucionales.

- Afortunadamente, cuando esto sucedió, Lazarus -todavía no llegaba a los altos puestos administrativos, pero vio irse a la -mayoría de sus antiguos jefes y su gran duda era saber cuál sería el estilo -del nuevo accionista mayoritario.

- Cuando Martin Sorrell adquiere una nueva -compañía suelen rodar cabezas. Como hábil hombre de negocios, Sorrell es -hueso duro de roer, tajante y sin rodeos. Es sorprendente que bajo la mano dura -del inglés, la ejecutiva siguiera prosperando dentro de la firma.

- ¿Cómo logró ella permanecer con un estilo de -gestión tan diferente? “Martin Sorrell es una persona con la que se trabaja -fácilmente”.

- Aunque algunos no estarían de acuerdo, Lazarus -explica la permanencia en su trabajo en el hecho de no prometer más de lo que -puede cumplir. Los que se han ido ha sido porque prometieron mucho y no -cumplieron. Sorrell es una persona enfocada en resultados.

- “Una de las cosas sobre las que discutimos es -el presupuesto anual. Para mí, un presupuesto es un profundo compromiso, no una -buena adivinanza”.

- Cuando Sorrell se queja de que puede reportar -un mejor presupuesto, Lazarus se aferra a lo que está segura que va a entregar. -Si sus ideas lograron distraer a un país de su tragedia, ¿cómo no va a poder -convencer al jefe de que está perdiendo el sentido de las proporciones?

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad