Publicidad
Publicidad

Vencer el miedo y renovarse

-

No sabía ni encender la computadora y se mantenía lejos de ella por temor a descomponerla. Ahora, a punto de concluir el módulo especializado –después de cursar el básico y el intermedio–, llega orgullosa con su tarea: dos planas con etiquetas de Word debidamente diseñadas e impresas.

-

A sus 74 años, Ruth Bautista de Juárez acude puntualmente al Instituto Cultural Helénico para atender sus clases de computación.

-

Ante la pregunta de por qué decidió inscribirse a los tres módulos del curso, esta ama de casa, con 56 años de casada, cuatro hijos y tres nietos, echa mano de un dicho popular para responder escuetamente: “Renovarse o morir.”

Publicidad

-

El salón de clases es de los más demandados del Instituto. “Incluso se han abierto turnos extraordinarios los sábados por la tarde”, comenta Martha Peña, la maestra, luego de dar una instrucción al grupo de profesionistas y amas de casa mayores de 40 años: “No olviden guardar la información en su disquete, muchachas.”

Ruth ve en la computadora una gran aliada para, por ejemplo, llevar las cuentas del hogar. Ahora se siente preparada para adentrarse poco a poco en el universo de internet. Por lo pronto, es una experta en eso de enviar correos electrónicos a su tutora y a sus compañeras de clase. Y es que, si no lo hace, pierde el derecho a la constancia avalada por Microsoft que próximamente recibirá en el Helénico.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad