Bajo reserva

-
María Luisa Aguilar

El sector de petróleo y gas creció 1.4% en 2011 frente al 3.9% de la economía mexicana. Su comportamiento se debe a tres factores: las obligaciones de pensiones sin fondear, el hecho de que históricamente el gobierno tome parte sustancial de sus ingresos y la carencia de refinerías para procesar gas en México.

Tan sólo el año pasado, Pemex aportó el equivalente a 33% de los ingresos del sector público, según la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

La industria tendrá una dinámica similar en 2012 y 2013. Datos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos indican que la producción de gas entre 2010 y 2011 sumó 6,677.4 millones de pies cúbicos y la tendencia es que se reduzca a niveles de 2007 ante la falta de infraestructura para su procesamiento.

México cuenta con reservas de petróleo hasta por 10 años, pero éstas no son comerciables. Para Miriam Grunstein, profesora investigadora del CIDE, falta una reforma legal que permita mejorar las operaciones de exploración y producción y hacer menos onerosa la carga fiscal en la industria.

Las actividades de gas, dice la académica, tendrán crecimientos limitados mientras los organismos reguladores carezcan de autonomía para fijar precios o determinar metas de crecimiento, sujetas hoy a los objetivos que marca el gobierno.

En enero, Pemex presentó la primera licitación de contratos integrales de Exploración y Producción de tres campos maduros en el sur del país (Santuario, Magallanes y Carrizo) que asignó a Petrofac Facilities Management y Dowell Schlumberger.

Los resultados de una siguiente subasta se darán a conocer en junio y luego vendrán proyectos similares para Chicontepec y aguas profundas del golfo de México.

Noticias del día
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.
Ahora ve
Autoridades decomisan camisetas de Colombia impregnadas con cocaína
Te Recomendamos
×