Publicidad

Ganador del World Press Photo 2009

Carlos Cazalis muestra en su portafolio los marcados contrastes socioeconómicos en Sao Paulo.
julio 03, 2009 02:04 PM
  • En el poniente de la ciudad, las mansiones que van desde 2.2 a 10 MDD, cubren el paisaje. Los desarrollos responden a una gran demanda de vivienda lejos del desastre urbano. Alphaville es un coto privado que concentra 1,100 personas y está construido sobr
  • La barriada Ciudad Dutra al sur de la ciudad fue antes una zona natural protegida, hoy no tiene drenaje porque sus habitante no tienen derecho sobre la tierra, las aguas negras se tiran en la cuenca que representa una tercera parte del suministro de agua
  • Esta vivienda fue comprada por una ONG para una familia que vivía como paracaidista en un edificio del centro, ahora ubicada en los callejones de la colonia Jardim Pantanal, al oriente. La madre de familia realizaba un trayecto de tres horas para trabajar
  • En contraste, el barrio Paraisópolis es el segundo más grande de Sao Paulo y está flanqueado por el barrio miseria más grande instaurado por inmigrantes: Morumbi. Esta es una residencia de 110 MDD en la ciudad Alphaville, otro gran contraste.
  • Los padres de estos jóvenes que viven en comunidades cerradas son jueces, políticos o funcionarios públicos que eligen áreas de poca regulación para vivir como es el caso del municipio de Baueri dentro de Alphaville (el más rico del país). Estos adolescen
  • Jacqueline, de 17 años y madre de un niño de tres meses vive en una de las favelas paulinistas que surgieron desde los 50 y los 70 con la emigración del noreste del país en busca de mejores oportunidades. Su familia gana menos de 200 dólares al mes. Aquí
  • 9.	Un corredor recorre la infame avenida Miocao, que atraviesa varias zonas residenciales en el centro devaluadas por la construcción de la carretera, esto dio lugar a una diversidad de hábitats para los indigentes e hizo poco para resolver el problema de
  • En tanto, la clase alta ha huído del caos citadino y vive más allá del anillo de miseria, en busca de privacidad y seguridad. Pero la sensación de libertad y calidad de vida parece una ilusión tanto en barrios marginales como en los más pudientes.
  • Los trenes suburbanos llegan a la terminal Bras en el centro de São Paulo a las 5:30, transportan a más de cuatro millones de personas desde los barrios de la periferia de la ciudad más poblada de Sudamérica.
  • Michael Klein, dueño de Casas Bahía, y uno de los brasileños más ricos, a punto de abordar uno de sus dos helicópteros personales.
  • En el poniente de la ciudad, las mansiones que van desde 2.2 a 10 MDD, cubren el paisaje. Los desarrollos responden a una gran demanda de vivienda lejos del desastre urbano. Alphaville es un coto privado que concentra 1,100 personas y está construido sobr
  • La barriada Ciudad Dutra al sur de la ciudad fue antes una zona natural protegida, hoy no tiene drenaje porque sus habitante no tienen derecho sobre la tierra, las aguas negras se tiran en la cuenca que representa una tercera parte del suministro de agua
  • Esta vivienda fue comprada por una ONG para una familia que vivía como paracaidista en un edificio del centro, ahora ubicada en los callejones de la colonia Jardim Pantanal, al oriente. La madre de familia realizaba un trayecto de tres horas para trabajar
  • En contraste, el barrio Paraisópolis es el segundo más grande de Sao Paulo y está flanqueado por el barrio miseria más grande instaurado por inmigrantes: Morumbi. Esta es una residencia de 110 MDD en la ciudad Alphaville, otro gran contraste.
  • Los padres de estos jóvenes que viven en comunidades cerradas son jueces, políticos o funcionarios públicos que eligen áreas de poca regulación para vivir como es el caso del municipio de Baueri dentro de Alphaville (el más rico del país). Estos adolescen
  • Publicidad
  • Jacqueline, de 17 años y madre de un niño de tres meses vive en una de las favelas paulinistas que surgieron desde los 50 y los 70 con la emigración del noreste del país en busca de mejores oportunidades. Su familia gana menos de 200 dólares al mes. Aquí
  • 9.	Un corredor recorre la infame avenida Miocao, que atraviesa varias zonas residenciales en el centro devaluadas por la construcción de la carretera, esto dio lugar a una diversidad de hábitats para los indigentes e hizo poco para resolver el problema de
  • En tanto, la clase alta ha huído del caos citadino y vive más allá del anillo de miseria, en busca de privacidad y seguridad. Pero la sensación de libertad y calidad de vida parece una ilusión tanto en barrios marginales como en los más pudientes.
  • Los trenes suburbanos llegan a la terminal Bras en el centro de São Paulo a las 5:30, transportan a más de cuatro millones de personas desde los barrios de la periferia de la ciudad más poblada de Sudamérica.
  • Michael Klein, dueño de Casas Bahía, y uno de los brasileños más ricos, a punto de abordar uno de sus dos helicópteros personales.
  • Publicidad
Publicidad