Publicidad

El Bicentenario se ‘viste’ con joyas

-
jue 16 septiembre 2010 09:20 PM
  • La diseñadora mexicana Mónica Rossmanith presenta su nueva colección de joyería “Grecas”, con la cual conmemora el bicentenario de México.
  • Grecas son patrones geométricos que se van repitiendo en diseños de culturas mexicanas como la azteca, tolteca, mixteca, entre otras.
  • Las piezas son bañadas en oro o en plata y son creadas a mano desde su estudio en Guadalajara.
  • Algunos de sus diseños utilizan piezas preciosas como la obsidiana, malaquita, lapis lazuli y ámbar.
  • “En mis viajes por México, sobre todo por Oaxaca, he encontrado un número increíble de diseños simétricos que me han inspirado para hacer las joyas”, dice Rossmanith, desde su estudio en Guadalajara.
  • Comenta que dentro de sus colecciones no hay piezas iguales, lo cual le permite a sus compradores tener una joya única e irrepetible.
  • “Sus diseños llevan belleza y elegancia unidas. Su amor y pasión por el arte y la naturaleza son evidentes y su ejecución es un festín para la vista”, indica Boaz Sade, director de varias boutiques de Soho en Nueva York.
  • La diseñadora exporta hacia Estados Unidos y Europa sus joyas desde más de 25 años.
  • La diseñadora mexicana Mónica Rossmanith presenta su nueva colección de joyería “Grecas”, con la cual conmemora el bicentenario de México.
  • Grecas son patrones geométricos que se van repitiendo en diseños de culturas mexicanas como la azteca, tolteca, mixteca, entre otras.
  • Las piezas son bañadas en oro o en plata y son creadas a mano desde su estudio en Guadalajara.
  • Publicidad
  • Algunos de sus diseños utilizan piezas preciosas como la obsidiana, malaquita, lapis lazuli y ámbar.
  • “En mis viajes por México, sobre todo por Oaxaca, he encontrado un número increíble de diseños simétricos que me han inspirado para hacer las joyas”, dice Rossmanith, desde su estudio en Guadalajara.
  • Comenta que dentro de sus colecciones no hay piezas iguales, lo cual le permite a sus compradores tener una joya única e irrepetible.
  • “Sus diseños llevan belleza y elegancia unidas. Su amor y pasión por el arte y la naturaleza son evidentes y su ejecución es un festín para la vista”, indica Boaz Sade, director de varias boutiques de Soho en Nueva York.
  • La diseñadora exporta hacia Estados Unidos y Europa sus joyas desde más de 25 años.
Publicidad
Publicidad