Publicidad
Publicidad

Los republicanos fijarán postura contra la política migratoria de Obama

Los líderes del partido Republicano planean usar el proyecto de ley de egresos como "herramienta" contra la política de inmigración
republicanos
republicanos republicanos

A una semana del posible veto gubernamental, los Representantes en el Congreso estadounidense se encuentran ocupados con un proyecto le ley propuesto por el partido Republicano que no cuenta con ningún respaldo, y que incluso sus partidarios saben que no pasará en un Senado liderado por los demócratas.

Los líderes republicanos siguen apoyando el proyecto de egresos y buscan votar la siguiente semana—probablemente el jueves, el mismo día que se cumple el plazo para que las agencias se queden sin fondos. Pero, mientras el tiempo apremia para impedir una crisis potencial, los congresistas dedican sus energías a medidas que permitirán a los oponentes del presidente Barack Obama sacar sus frustraciones por la acción ejecutiva sobre inmigración.

El “Acto para Prevenir una Extralimitación del Ejecutivo en Inmigración” fue promovido por el republicano de Florida, Ted Yoho. Apunta a que la rama ejecutiva de gobierno no posee las facultades para detener las deportaciones en ciertas categorías de trabajadores indocumentados en Estados Unidos. Pero legalmente esta propuesta no puede deshacer lo que el presidente ha realizado, e incluso los conservadores que la apoyan, coinciden en que es un mensaje para que el Congreso pase nuevas leyes.

Muchos conservadores han presionados a su vocero, Hihn Boehner para ir más allá en respuesta por la política migratoria del presidente , insistiendo en que etiquete dinero en el proyecto de egresos para prevenir que la administración de Obama lleve a cabo sus planes.

Publicidad

Pero Boehner y otros líderes del Comité Nacional Republicano no quieren arriesgarse a otro veto, luego de que el verano pasado una decisión así pusiera en peligro político al partido. En cambio, los líderes republicanos argumentan que un voto en este proyecto sentará un precedente y les permitirá combatir las órdenes del ejecutivo el próximo año, cuando los republicanos controlen tanto la Casa como el Senado.

Quieres buscan usar el proyecto de la ley de egresos  como una palanca en su lucha contra la inmigración dicen que rechazarán todo aquello que contravenga las acciones del presidente. Pero no es suficiente para posponer la lucha enarbolada por el presidente hasta el próximo año.

“Es un buen proyecto, pero creo que no tiene nada que ver con una discusión más amplia”, indicó el representante republicano Mick Mulvaney el miércoles. 

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad