Publicidad
Publicidad

Donald Trump y la batalla contra Robert Mueller

El presidente de EU desea entrevistarse con el fiscal especial del caso Rusia aunque ello lo podría en un riesgo legal, de acuerdo con expertos.
Trump y Muëller
Defensa Trump se considera a sí mismo su mejor defensor en todos los aspectos. (Foto: SAUL LOEB BRENDAN SMIALOWSKI/AFP)

Las noticias de la Casa Blanca son las siguientes: a pesar de todos los exhortos legales en contra, el presidente Donald Trump quiere sentarse para una entrevista con el fiscal especial Robert Mueller.

“Él cree que puede solucionar esto”, dijo una persona familiarizada con el pensamiento de Trump a Sara Murray de CNN. “No se da cuenta de cuánto está en juego”.

Porque, por supuesto, sí se da cuenta (y a la vez no).

Todo esto es psicológico para Trump. Piénsalo.

Publicidad

Él cree en el fondo de su corazón que es 100% completamente inocente de cualquier asunto relacionado con la interferencia de Rusia en las elecciones o con cualquier posible connivencia con su campaña.

Lee: Abogados de Trump quieren que rechace entrevista con Mueller

Cuando lo llama una “cacería de brujas” y un “engaño”, lo dice en relación con él mismo. “Soy el presidente y no hice nada malo” es lo que Trump realmente está diciendo. “¿La gente debajo de mí? ¿Quién sabe? Pero yo soy inocente y esto es toda una distracción”.

Ahora recuerda que Trump se considera a sí mismo su mejor defensor en todos los aspectos: negocios, política y, sí, en la ley. Ya ha expresado su frustración en múltiples ocasiones sobre lo lento que se mueve el proceso.

Publicidad

En su opinión, la mejor (¿única?) forma de resolver el problema de la investigación de Mueller es sentarse con Mueller, sin importar lo que digan los (extremadamente cautelosos) abogados.

Piensa en ello de esta manera. Trump es un gran televidente. Entonces, ya sabes que está familiarizado con las 100 versiones de Ley y orden que están actualmente al aire. ¿En cuántas de ellas el acusado totalmente inocente no sube el estrado para defenderse? En cerca del 0%.

No subir al estrado —en las artes dramáticas— es una señal segura de que tú (a) estás ocultando algo, (b) eres culpable o (c) ambos.

Recomendamos: Trump va con todo contra Mueller

Publicidad

En el mundo real, por supuesto, muchas personas no testifican por todo tipo de razones, incluida la posibilidad de que se incriminen a sí mismas o porque puedan ser testigos no tan brillantes y de hecho perjudicar su caso.

Pero, Trump ha sido bendecido con una confianza en sí mismo perfecta y, por lo tanto, no le preocupan ninguno de esos temas. ¡Es inocente! ¿Por qué debe preocuparse por incriminarse a sí mismo o por no ayudar a su causa?

Luego está el elemento 'mano a mano' de un enfrentamiento con Mueller, lo cual Trump claramente disfruta. Ha leído toda la prensa positiva sobre Mueller: cómo es que es el hombre más inteligente, más dedicado y más confiable en la aplicación de la ley. Cómo su integridad es incuestionable. Cómo nunca podría embarcarse en una cacería de brujas partidista.

Eso consume a Trump. Sus instintos naturales son derribar estos ídolos que la gente mantiene. Jeb Bush. Barack Obama. John McCain. En la mente de Trump, él le bajó los humos a todas estas personas, y a muchas más, cuando se enfrentaron a él. Es casi seguro que quiere hacer de Mueller el nombre más reciente en su pared de trofeos. Y no puede hacer eso si no se sienta a conversar con Mueller.

Publicidad

Lee: Trump niega que hubiera pedido despedir a Mueller

Súmalo todo y combínalo con el hecho de que Trump casi siempre obtiene lo que quiere, y hay muchas razones para creer que ignorará los consejos de sus abogados y presionará para tener algún tipo de intercambio con Mueller.

Dos hombres entran, y solo uno sale... y todo eso.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad