Mueller tiene a Trump acorralado y sin un medio fácil de escape

Si el presidente estadounidense va más allá de los ataques verbales e intenta despedir al fiscal especial del caso Rusia, daría inicio a una crisis constitucional de época.
El fiscal especial Robert Mueller tiene a Donald Trump contra las cuerdas
Stephen Collinson
(CNN) -

Robert Mueller tiene a Donald Trump en una encrucijada.

Así que, mientras que los ataques del fin de semana del presidente estadounidense, Donald Trump, contra el fiscal especial y la contratación de un agresivo abogado listo para los reflectores indicaron una nueva fase combativa en su defensa, Trump también estaba tomando algunos de los pocos pasos prácticos a su disposición que no arriesgan consecuencias políticas y legales.

El extravagante exfiscal federal Joseph diGenova, que comparte la actitud conspiratoria de Trump hará que su nuevo jefe se sienta mejor cuando aparezca en televisión, pero es poco probable que cambie los fundamentos de la situación del presidente.

Eso se debe a que si Trump va más allá de los ataques verbales e intenta despedir a Mueller, él daría inicio a una crisis constitucional de época. Y su agresión en los últimos días muestra que ha rechazado un curso de acción alternativo: silenciar su inclinación natural a pasar a la ofensiva mientras Mueller delibera su destino.

Trump califica como 'fake news' el reporte sobre el despido del fiscal Mueller

Entonces, a medida que el presidente pierde las restricciones políticas al mezclar su equipo de la Casa Blanca y su equipo de política exterior y se enfurece contra las convenciones, Mueller y sus investigadores tienen a Trump acorralado sin un medio fácil de escape.

El lunes se informó que el equipo de Mueller se reunió con los abogados de Trump para discutir temas que los investigadores podrían preguntarle al presidente, una clara señal de que la investigación no terminará pronto.

Lee: La crisis de Facebook se profundiza y las preguntas siguen

Pero la presa acorralada puede ser impredecible y propensa a actos desesperados, por lo que el comportamiento de Trump despierta preocupaciones de que no solo está insinuando que puede despedir a Mueller, sino que realmente podría hacerlo.

“Nos acercamos rápidamente a una encrucijada (...) en la que Estados Unidos tendrá que enfrentarse a una decisión sobre si valoramos el estado de derecho”, dijo Richard Ben-Veniste, un ex fiscal especial del Watergate el lunes.

“Este ataque continuo contra Mueller, contra el Departamento de Justicia y contra el FBI es un pretexto para que Trump eventualmente despida al señor Mueller, creo”, agregó.

Tratar de terminar a la fuerza a la investigación del fiscal especial establecería la prueba definitiva de la firme falta de voluntad del partido republicano de abandonar a su presidente y podría tener un gran impacto en el entorno político para las elecciones de mitad de periodo de noviembre.

Trump ha repetido que “no hubo colusión” entre su campaña y Rusia, y que no hubo ninguna otra acción ilegal. Si ese es el caso, permitir que Mueller termine su investigación proporcionaría una reivindicación.

Pero es obvio que Trump considera la investigación como muy injusta y como una conspiración en su contra que está dañando su presidencia, un factor que puede inducirlo a actuar como si tuviera algo que ocultar, incluso aunque no sea así.

Lee: Tras escándalo con Trump, Cambridge Analytica suspende a CEO

Y quedarse impotente, mientras Mueller acusa a las personas en su círculo exterior, estudia minuciosamente sus registros financieros y se acerca cada vez más al Despacho Oval cada semana, es un escenario que está conduciendo a Trump a la distracción.

Por lo tanto, es razonable suponer que el nombramiento de DiGenova representa la frustración de Trump con su equipo legal y sus opciones limitadas, luego de un fin de semana de declaraciones contradictorias de sus miembros sobre el tema de la continuidad de Mueller en su puesto.

También es poco probable que las prácticas técnicas de la abogacía —evidenciadas el lunes por un informe del Washington Post de que el equipo del presidente está tratando de limitar el alcance de cualquier eventual entrevista con Mueller— den a Trump un respiro a su enojo reprimido.

Arremetiendo contra una "cacería de brujas"

La furia del presidente por su situación estalló en una serie de ataques contra Mueller durante el fin de semana, que culminaron en un angustioso tuit el lunes, en el que arremetió contra una investigación que él cree que es parte de una conspiración para destruirlo.

“¡UNA CACERÍA DE BRUJAS total con enormes conflictos de interés!”, escribió Trump, aparentemente probando una razón para el despido de Mueller, días después de haber atacado al fiscal especial por su nombre por primera vez.

Si eso era una sonda de prueba para algo más que un esfuerzo por desacreditar los hallazgos finales de Mueller, el presidente recibió una respuesta rápida cuando varios senadores del Partido Republicano advirtieron que tratar de deshacerse de la investigación de Mueller sería desastroso.

Lee: Una ex 'Playboy' quiere dar a conocer su romance con Trump

El senador John Cornyn de Texas dijo que sería una “mala idea” que Trump despidiera a Mueller, mientras que la senadora de Maine Susan Collins dijo que ese paso sería “un error terriblemente grave”.

Los senadores republicanos que ya no tienen que encarar a los votantes de Trump tuvieron más libertad. Orrin Hatch de Utah, por ejemplo, dijo que despedir a Mueller sería “la cosa más estúpida” que el presidente podría hacer.

Sin embargo, después de un fin de semana de ataques contra Mueller por parte del presidente, hubo una notable falta de fuertes advertencias por parte de los dos hombres más importantes en el Congreso, el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, y el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell.

También está claro que los republicanos tienen poco interés en dar declaraciones públicas cuando hay una votación en el Congreso para introducir protecciones para Mueller con el fin de disuadir al presidente de intentar despedirlo.

Los riesgos de despedir a Mueller

Derrocar a Mueller, con la implicación constitucional de un presidente intentando evadir la rendición de cuentas, haría palidecer el alboroto que siguió al despido del exdirector del FBI James Comey el año pasado. Después de todo, echar al ex director del FBI efectivamente empeoró la exposición política y legal de Trump a la investigación de Rusia.

De hecho, el único escenario potencial en el que Trump podría beneficiarse al despedir a Mueller sería si realmente tiene algo que esconderle al fiscal especial y con eso es capaz de desviar la investigación de forma permanente.

"Supongamos por un momento que hay algo allí... en cuyo caso no es la cosa más estúpida del mundo atacar a Mueller”, dijo David Priess, ex alto oficial de la CIA y autor sobre seguridad nacional e inteligencia el lunes.

“Podría haber algo mucho peor, en cuyo caso esta no es una estrategia estúpida. Esto lo protegería contra el peor de los casos”, dijo Priess.

Sin embargo, cualquier intento de destitución de Mueller sería complicado y requeriría que Trump se deshiciera del fiscal general Jeff Sessions, que se negó a participar en las investigaciones electorales de 2016, y lo reemplazara por un sucesor interino que aceptara ordenar el final de la investigación.

Lee: Putin y Trump coinciden en limitar la carrera armamentista

Si el presidente no está dispuesto a ir tan lejos, la contratación de diGenova al menos podría calmar sus nervios y ofrecerle un defensor elocuente para reforzar su contraataque en los medios.

DiGenova es simplemente el último nuevo participante en el círculo de Trump que comparte la mentalidad combativa del presidente y es probable que adopte una postura pública mucho más agresiva en defensa de Trump que lo que ha hecho su equipo legal actual.

Al igual que Larry Kudlow, el nuevo principal asesor económico, diGenova es talentoso en sus apariciones en televisión. Es un invitado habitual en Fox News, la fuente de inteligencia política preferida del presidente.

Como el nominado a secretario de Estado, Mike Pompeo, no tiene pelos en la lengua y su nombramiento se ajusta al patrón emergente del presidente de rodearse de subordinados que reflejan su bravuconería y combatividad.

Mostrando su estómago para la pelea, DiGenova criticó el lunes lo que dijo que era un desorden en el FBI bajo el comando de su director, Christopher Wray.

“¿Qué te dice eso sobre el director del FBI? Te dice que es un cobarde”, dijo DiGenova a la radio WMAL.

DiGenova comparte el desprecio de Trump por Comey; una vez llamó a Comey su “propio hagiógrafo” y un “peligro para este país” en Fox.

DiGenova también tiene avanzadas teorías de conspiración que la investigación de Rusia es un complot del FBI para deslegitimar la presidencia de Trump.

Recomendamos: La Universidad de Cambridge pide cuentas a Facebook

Gloria Borger de CNN contribuyó a este informe.

Noticias del día
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.
Ahora ve
Abogado pide a Trump liberar al “respetado agricultor” ‘El Chapo’ Guzmán
Te Recomendamos
×