Publicidad
Publicidad

El enojo de Trump con el FBI llevará a una lucha constitucional

El presidente de EU ordenó al Departamento de Justicia investigar si su campaña había sido inflitrada por el FBI, lo que puede provocar una mayor confrontación.
Presión
Presión El presidente ha aumentado su presión al Departamento de Justicia y al FBI. (Foto: Reuters/Kevin Lamarque)

Donald Trump ganó la Casa Blanca al dejar de lado las normas políticas y está decidido a romper el molde de la presidencia.

Pero su batalla en escalada con su propio Departamento de Justicia y su negativa a aceptar los límites históricos del Poder Ejecutivo están llevando a Estados Unidos al terreno constitucional más peligroso de su mandato hasta ahora.

En una reunión en la Oficina Oval, Trump entregó el lunes al director del buró, Christopher Wray, y al vicefiscal general, Rod Rosenstein, una orden para una investigación sobre las acusaciones de que el FBI infiltró a un "espía" en su campaña, tema discutido primero en medios conservadores.

Recomendamos: Trump dijo 11 falsedades en solo cinco tuits

Publicidad

En una hábil maniobra, Rosenstein puede haber desactivado la furia de Trump por ahora al pedirle al inspector general del Departamento que examine la queja del presidente, y los altos funcionarios del Departamento de Justicia compartirán información altamente clasificada con legisladores relacionados con la investigación de Rusia.

Pero el hecho de que la conversación haya tenido lugar refleja los tiempos extraordinarios en el Washington de Trump, cuando un presidente ha dado la espalda a su propio Departamento de Justicia y ha exhortado a sus fieles seguidores políticos a hacer lo mismo de una manera que solo pueda provocar una mayor confrontación.

Michael Hayden, exdirector de la CIA y la Agencia de Seguridad Nacional bajo presidentes de ambos partidos, dijo que Trump podría haber estado técnicamente dentro de sus derechos, pero que encontró los eventos de los últimos días "un poco atemorizantes".

Lee: Trump está dispuesto a retirarse de cumbre con líder norcoreano, dice Pence

Publicidad

"Nuestro presidente está más limitado por las normas que por la Constitución o la ley. Son las tradiciones de la oficina las que mantienen al presidente, creo, en línea. Y una de esas normas es la independencia del poder judicial", dijo Hayden en The Situation Room de CNN.

Trump "ha pasado tanto por encima de estas normas que... la gente pierde la confianza en la independencia del Poder Judicial, que francamente es nuestra única salida del predominio [de este tema] en todo el país", dijo, refiriéndose a la investigación de Rusia.

Entre las preguntas extraordinarias que parecen estar en el aire están si el presidente está usando su poder para subvertir una investigación sobre su propia supuesta mala conducta.

Lee: Corea del Norte planea cancelar la reunión de Trump con Kim Jong-Un

Publicidad

Dado sus furiosos ataques contra el expresidente Barack Obama y sus jefes de inteligencia, también parece posible que un presidente en funciones pueda usar el peso de su oficina para iniciar investigaciones sobre sus enemigos políticos, un paso inaudito.

Trump, quien agudizó la crisis con un fin de semana de tuiteo desenfrenado, podría estar aplacado por ahora por la decisión de Rosenstein.

Pero dada su incesante presión sobre el Departamento de Justicia y el FBI, es casi seguro que el enfrentamiento volverá a estallar pronto. De hecho, a Trump le interesa encender el fuego.

En un paso extraordinario el lunes, Trump envió un correo electrónico de campaña a sus partidarios para pedirles que firmen una petición para forzar una investigación sobre "si el FBI y el Departamento de Justicia de Obama se infiltraron o vigilaron nuestra campaña con fines políticos".

Publicidad

Recomendamos: Trump dice que llamó 'animales' a los Mara, no a los migrantes

El correo electrónico firmado por Trump clamaba en mayúsculas que "este podría ser el mayor escándalo político en la historia de Estados Unidos".

El correo puede haber sido la señal más evidente hasta ahora de cómo Trump y sus aliados están desarrollando una campaña política para manchar la investigación del abogado especial Robert Mueller, aparentemente diseñada para desacreditar cualquier eventual descubrimiento de irregularidades por parte del presidente.

Los demócratas de inmediato criticaron la medida como un síntoma de un presidente fuera de control.

Publicidad

"Que él emitiera una demanda tan absurda y abusiva sin basarse en ninguna evidencia muestra cuán poca consideración tiene el presidente por el Estado de derecho", dijo el líder demócrata del Senado Chuck Schumer, de Nueva York.

"El presidente Trump parece tener la visión terriblemente equivocada de que el Departamento de Justicia está allí para proteger sus intereses políticos y procesar a sus enemigos", agregó.

OPINIÓN: El error imperdonable del exdirector del FBI

Incluso algunos de los aliados de Trump en el Capitolio se sienten incómodos con su último paso.

Publicidad

El senador republicano de Utah, Orrin Hatch, dijo a Manu Raju de CNN que "la pregunta es si es aconsejable o no".

"Sabes, el Departamento de Justicia ha sido un departamento bastante honesto todos estos años. En lo que a mí respecta, tiene que dejarlo en manos del Departamento de Justicia ", dijo Hatch.

Lee: Trump se contradice sobre el despido del exjefe del FBI

Jake Tapper de CNN informó que un grupo informal y laxo de asesores de Trump fuera de la Casa Blanca han estado presionando al presidente para que ataque a Rosenstein y lo incrimine como parte de un complot de "estado profundo" contra la Casa Blanca.

Publicidad

La campaña está utilizando los medios favorables hacia Trump y al presidente para obligar a Rosenstein a revelar detalles sobre la investigación que tanto el Departamento de Justicia como el FBI no quieren revelar.

CNN informó que el FBI no insertó un informante en la campaña de Trump.

Por el contrario, el uso de un activo es una práctica habitual en las operaciones de contrainteligencia; en este caso, probablemente se trató de recabar información de los asesores de campaña que podrían haber sido blanco de una operación de espionaje ruso.

ee: Que siempre no... a Trump no le gusta el nuevo TPP

Publicidad

El hecho de que no haya evidencia de que el FBI, el Departamento de Justicia o altos funcionarios de Obama idearon un esquema de "espionaje" no importa en este contexto: se trata de una campaña política activa en lugar de una defensa legal para la investigación de Mueller.

"Estamos erosionando la realidad y la apariencia de la independencia de la judicatura y el Departamento de Justicia y el abogado especial. Eso simplemente no puede llevar a un buen lugar", dijo Hayden.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad