Luis Posada Carriles, enemigo del castrismo en Cuba, muere a los 90 años

El exiliado y exagente de la CIA fue acusado de ser la cabeza detrás de un atentado a un avión de Cubana de Aviación en 1976.
Señalamientos  Cuba vincula a Luis Posada Carriles también a una serie de atentados con bombas en hoteles cubanos en la década de 1990.  (Foto: Reuters/Joe Skipper)
(Reuters) -

El exiliado cubano anticastrista y exagente de la CIA Luis Posada Carriles, acusado de ser el cerebro de un atentado a un avión de Cubana de Aviación en 1976, murió el miércoles en Estados Unidos a los 90 años, informó la oficina de su abogado.

El exilio cubano en Miami lo calificó como un "héroe anticastrista", mientras que el Gobierno cubano lo consideró un "terrorista" y uno de sus más prominentes enemigos por sus intentos de derrocar al Gobierno de Fidel Castro después de la Revolución de 1959.

"Lo siento mucho porque yo pasé cinco años de mi vida defendiéndolo y en ese tiempo se manifestó como una gran persona, por lo menos trató de hacer algo por Cuba", dijo su abogado Arturo Hernández, citado por el diario estadounidense El Nuevo Herald.

Lee: Autoridades cubanas identifican cuerpos de tres mexicanos tras avionazo

Posada Carriles, quien nació en la ciudad centro-sur de Cienfuegos en 1928, murió cerca de las 5:00, hora de Miami (4:00, hora del Centro de México) en un hogar para veteranos del Gobierno de Estados Unidos, en la ciudad de Miramar, en el estado de Florida. Padeció cáncer de garganta y un derrame cerebral, y en el 2015 sobrevivió a un accidente de auto en el que sufrió múltiples fracturas.

"El terrorista Posada Carriles salió de su país de origen, Cuba, con la sola intención de acabar con la Revolución de la isla", publicó el sitio estatal cubano Cubadebate luego de conocer su fallecimiento.

Posada, quien participó en la fallida invasión de Bahía de Cochinos en 1961 respaldada por Estados Unidos, estuvo preso en Venezuela por su presunta participación en la organización del ataque con bombas en 1976 contra un avión cubano cerca de Barbados, en el que murieron 73 personas, de ellos 57 cubanos.

En 1985 se fugó de la prisión en Venezuela disfrazado y con documentos falsos. La Habana lo vincula también a una serie de atentados con bombas en hoteles cubanos en la década de 1990, uno de ellos le causó la muerte en 1997 a un turista italiano.

Lee: La era Castro termina en Cuba

Posada Carriles fue condenado en Panamá en el 2000 por su participación en un complot para asesinar a Fidel Castro en ese país, aunque fue perdonado por la entonces mandataria panameña Mireya Moscoso luego de cumplir cuatro años de cárcel.

Un documento desclasificado por el Departamento de Estado de Estados Unidos lo señaló como el autor más probable del ataque con bombas al avión cubano en 1976. El documento fue enviado al entonces secretario de Estado, Henry Kissinger.

"Falleció a los 90 años (...) el mayor terrorista de este hemisferio sin pagar sus deudas con la justicia, ni reparar a las víctimas", escribió Sergio Alejandro Gómez, editor internacional del Granma, el diario oficial del Partido Comunista de Cuba, en su página de Facebook.

"Murió en Miami, Estados Unidos, el país que lo entrenó para poner bombas y atentar contra la vida de cientos de cubanos. Su desaparición física no puede borrar de la memoria uno solo de los crímenes cometidos contra Cuba", agregó.

Caracas y La Habana lo reclamaron durante décadas, al acusarlo de acciones terroristas.

Noticias del día
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.
Ahora ve
Estados Unidos denuncia la impuntualidad del aeropuerto de la Ciudad de México
Te Recomendamos
×