Publicidad
Publicidad

Comunidad internacional presiona a Nicaragua para frenar la violencia

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, llama al presidente Daniel Ortega a terminar con la violencia que ha cobrado cientos de vidas, según organizaciones de derechos humanos.
Llamado
Llamado 14 naciones americanas han instado al Gobierno de Nicaragua a detener la violencia: 13 latinoamericanos más Estados Unidos. (Foto: Reuters/Oswaldo Rivas)

Tres meses después de que comenzaron las manifestaciones en Nicaragua, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, instó el lunes al gobierno del país para que termine la violencia que ha acabado con la vida de cientos de personas, según denuncian organizaciones de derechos humanos. El Gobierno presidido por Daniel Ortega, por su parte, habla de medio centenar de muertos.

En una comparecencia de prensa desde Costa Rica, el secretario General de la ONU se ofreció para mediar y lograr la paz en Nicaragua: “Es absolutamente esencial que se revitalice el diálogo nacional. La ONU se pone a disposición para ser mediador en ese proceso”, dijo.

"Es una responsabilidad primaria de los Estados la protección de sus ciudadanos y el número de muertes ya es totalmente inaceptable", afirmó Guterres.

Lee: El ejército de Nicaragua llama a la paz y al diálogo en medio de protestas

Publicidad

A su lado, el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, también pidió acciones más contundentes para detener la crisis. “Lo que sucede en Nicaragua demanda una reacción de la Organización de las Naciones Unidas para detener la ola de violencia generalizada que ha cobrado más de 250 vidas desde mediados de abril pasado”, dijo.

El mandatario también tachó de "inadmisibles" las acusaciones de desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias e intimidaciones contra manifestantes y medios de comunicación.

Ya son 14 los países americanos que han instado el gobierno a detener la violencia: 13 latinoamericanos más Estados Unidos. En un comunicado enviado por los 13 países latinoamericanos este lunes, instaron al gobierno de Ortega y el resto de actores sociales a "reactivar el diálogo nacional" y que "demuestren su compromiso y participen activamente en negociaciones pacíficas". Asimismo, mostraron su apoyo por la Conferencia Episcopal de Nicaragua, que media en dicho proceso.

"El gobierno de Nicaragua debe escuchar el llamado del pueblo nicaragüense para efectuar reformas democráticas inmediatamente", dijo, por su parte, un comunicado de la embajada de Estados Unidos en Nicaragua y del Departamento de Estado enviado este lunes.

Publicidad
El presidente de Nicaragua revoca la reforma que originó violentas protestas

Estados Unidos aseguró responder a las situaciones de violencia que vive el país imponiendo restricciones de visas a Estados Unidos a funcionarios del Gobierno de Nicaragua, así como a sus familiares. "Estados Unidos continuará exponiendo a los responsables de la campaña de violencia y represión del gobierno de Ortega y haciendo que enfrenten la justicia", dijo la nota.

El gobierno de Nicaragua, por su parte, aseguró estar "luchando para vencer" y "restablecer el amor al prójimo". En un comunicado de prensa publicado el lunes, la vicepresidenta, Rosario Murillo, tildó de "derecha golpista" a "esos pocos que siembran guerra y quieren seguir sembrando guerra y odio" en el país.

“Esa atrocidad no va a gobernar Nicaragua, el terrorismo no va a gobernar Nicaragua, los diabólicos no podrán nunca gobernar Nicaragua”, añadió, al tiempo que aseguró que Ortega está comprometido con la paz. “Hemos vivido perversidades de todo tipo, un plan terrorista y golpista, acompañado de una infame y falsa campaña mediática, nacional e internacional”, se quejó.

Publicidad

El miércoles 18 de julio se cumplen tres meses desde el inicio de las manifestaciones en Nicaragua que comenzaron por la reforma del Seguro Social . El presidente después dio marcha atrás, pero la violencia continuó, enfrentando a grupos pro-grobierno, con parapolicías, con grupos de manifestantes, especialmente estudiantes universitarios.

El número real de muertos es desconocido, pues la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) cifra en casi 300 los fallecidos (273 confirmaron el sábado a CNN, pero el lunes aumentaron en 10 el número de muertos). El Gobierno de Ortega, por su parte, sólo confirmó 52 fallecidos en las protestas , varios de ellos policías.

Por lo que respecta a las cifras de heridos, tampoco hay datos oficiales, pero el Centro Nicaraguese de los Derechos Humanos habla de más de 3,000. Tampoco hay datos sobre los detenidos, aunque hay denuncias de retenciones "arbitrarias".

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad