Publicidad
Publicidad

Winterkorn, el hombre que "conocía cada tornillo" de VW

Martin Winterkorn asumió la presidencia de la compañía en 2007; era conocido como 'Señor Calidad' por su nivel de control de cada producto de la empresa
Winterkorn llegó a la presidencia de VW gracias a Ferdinand Piëch (Foto: AFP )
martin winterkorn

Todo le sonreía a Martin Winterkorn, presidente de Volkswagen desde 2007, y su reelección parecía cantada el próximo viernes, pero su destino se desbarató repentinamente por el escándalo de los coches trucados, que lo forzó a renunciar.

"Estoy consternado por los acontecimientos de los últimos días. Estoy estupefacto por el hecho de que conductas impropias se hayan podido producir a tal escala en el seno del Grupo Volkswagen", afirmó Winterkorn, de 68 años, en un comunicado.

Winterkorn estaba al frente de la empresa desde 2007, luego de haber realizado una carrera bajo la tutela de Ferdinand Piëch, de la dinastía fundadora de Volkswagen, a quien terminó por desplazar en medio de una puja por el poder.

Los ingenieros del gigante alemán temblaban cuando Winterkorn, apodado Señor Calidad, escrutaba un modelo antes de lanzarlo al mercado. "Conozco cada tornillo de nuestros coches", solía jactarse.

Publicidad

Esa afirmación se volvió en su contra cuando intentó deslindarse del escándalo por la instalación de los software instalados en 11 millones de automóviles diésel de distintas marcas de VW para falsear los datos de contaminación. 

El imprevisto desenlace se da dos días antes de una reunión del pleno del Consejo de Vigilancia, que se presentaba como una mera formalidad para reelegir a Winterkorn en el cargo.

Ahora, ese cónclave deberá anunciar el nombre de su sucesor.

Winterkorn nació el 24 de mayo de 1947 en Stuttgart, al noroeste de Alemaia. Estudió ingeniería metalúrgica y tuvo su debut profesional con el proveedor de equipos Bosch.

Publicidad

En 1981 fue contratado por Audi como asistente de dirección en la división de estudios de calidad. Escaló posiciones en la firma, bajo la protección de Piëch, y en 1993 se convirtió en jefe de esa división.

En 1996 fue nombrado director de Desarrollo Técnico de la marca Volkswagen y de 2002 a 2006 dirigió el departamento de investigación del conjunto del grupo, antes de volver a Audi, esta vez como jefe de la marca.

Una trayectoria brillante, truncada por el escándalo

En 2007 fue catapultado a la presidencia de Volkswagen, con Ferdinand Piëch al frente del Consejo de Vigilancia.

Publicidad

Su gestión ostentó numerosos éxitos, como la transformación en un gigante mundial del grupo que reúne actualmente doce marcas de coches (como Audi, Porsche y Seat ), de camiones (como MAN) y de motos (Ducati).

En 2014, la empresa obtuvo resultados financieros récord, con beneficios que se elevaron a 11,000 millones de euros y un volumen de negocios de 202,000 millones.

Y en el primer semestre de este año desplazó al japonés Toyota como líder mundial de venta de vehículos, un objetivo inicialmente previsto para 2018.

Pero a Winterkorn, que era el ejecutivo mejor pagado de Alemania, también se le achacaron fallas, como la carencia de un modelo de coche de bajo costo, las dificultades recientes en el mercado chino y ya antiguas en el estadounidense, y una concentración excesiva de las tomas de decisión.

Publicidad

Piëch lo desautorizó en abril pasado, por causas hasta ahora desconocidas, pero perdió la batalla y tuvo que renunciar a todos sus cargos en el grupo.

No obstante, cuando Winterkorn se disponía a saborear a sus anchas su victoria, el escándalo de los coches trucados puso un fin brutal a su imparable ascenso.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad