Publicidad
Publicidad

Michael Dell, ¿con todo perdido?

El fundador de la firma aún tiene algunas opciones frente a la oferta de compra de Carl Icahn; Dell podría vender sus acciones o mantenerlas, y esperar el desempeño a futuro de la tecnológica.
Michael Dell ofreció 24,400 mdd para retirar a la firma que lleva su nombre de la Bolsa. (Foto: Reuters)
michael dell

Carl Icahn expuso el martes los detalles para recapitalizar con deuda a Dell Inc. con compromisos de financiamiento por 5,200 millones de dólares (mdd). Resulta que el propio Icahn tuvo que aportar la modesta cantidad de 3,100 mdd, tras haber sugerido inicialmente que contribuiría con 2,000 mdd en el peor de los casos. En otras palabras, buscar financiamiento fue difícil.

Así que escribí un post argumentando que mientras Icahn esperaba que los compromisos de deuda reforzaran su posición, en realidad la debilitaron. Después de todo, si los posibles prestamistas se están negando, ¿por qué piensa Icahn que con los accionistas será diferente? En especial considerando que los tenedores de bonos tendrían una mayor protección. Por otra parte, hay una alta probabilidad de que la acción ahora esté en gran medida en manos de los llamados "arbitrajistas" (arbitragers) que están contentos con el precio de 13.65 dólares por título y no tienen interés en poseerla a más largo plazo.

En la mañana del miércoles aparecieron numerosos informes de prensa que sostenían que el comité especial de Dell había solicitado a Michael Dell elevar su precio de 13.65 dólares por papel. Al parecer, las encuestas informales de los accionistas existentes han indicado que el voto a favor de la oferta de compra hecha es impredecible, y hay fuertes indicios de que ISS -la firma que asesora a los accionistas- se opondrá. Y el comité especial debe estar genuinamente preocupado, por cuanto filtró su solicitud como una forma de presión adicional sobre Michael Dell.

No creemos, sin embargo, que Michael Dell le siga el juego al comité especial en este tema. Supongamos, por un momento, que la compra es rechazada en la votación y que Icahn logre instalar su junta directiva (algo que no creo que suceda). En ese punto, Michael Dell todavía tiene algunas opciones:

Publicidad

1. Podría ofrecer la mayoría de sus acciones a Icahn, quedándose con una participación de cerca del 11% de los títulos restantes en circulación.

2.  Michael Dell podría no ofertar ninguna de sus acciones, quedándose con una participación de alrededor del 41%. Si la compañía tiene problemas bajo el control de Icahn, entonces Michael Dell estaría en condiciones de emprender su propia lucha de poder y/o proponer una nueva oferta de compra (probablemente a un precio inferior a 13.65 dólares por acción). O Icahn podría tener éxito con Dell, apuntalando con ello la fortuna en papel de Michael Dell.

3.  Michael Dell podría buscar una especie de término medio (una oferta parcial), dependiendo de lo que crea conveniente.

Sin duda, existen graves riesgos para Michael Dell en una firma propiedad de Icahn. Por ejemplo, éste podría vender ciertas unidades de negocio antes de que Michael pueda comenzar siquiera a intentar recuperar el control, frustrando así sus deseos de hacerlo. Y está la cuestión más amplia de debilitar la moral de los empleados a medida que la intriga palaciega corporativa se prolongue.

Publicidad

Pero mi argumento básico es que la próxima votación de accionistas no es un juego de suma cero (donde lo ganarán o perderán todo) para ninguno de los dos, ni para Michael Dell ni para Carl Icahn . De hecho, es posible que se conviertan en socios incómodos.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad