OPINIÓN: Facebook, el máximo revolucionario, terminará trastocado

Empresas que alguna vez fueron rebeldes, ahora se han vuelto extremadamente poderosas y saben demasiado sobre nosotros.
Una crisis de meses para Facebook toca su punto más álgido
Emily Parker

Nota del editor: Emily Parker escribía para el periódico estadounidense The Wall Street Journal y es autora del libro Now I Know Who My Comrades Are: Voices From the Internet Underground. Fue miembro del equipo de Planificación de Proyectos del Departamento de Estado de Estados Unidos y actualmente trabaja en una empresa emergente de cadena de bloques. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autora.

(CNN) — Facebook está bajo fuego por permitir que una empresa afiliada a Trump, Cambridge Analytica, tuviera acceso a la información privada de 50 millones de usuarios. Facebook no informó a esos usuarios que estaban cosechando sus datos personales en un intento por ayudar a Donald Trump a ganar las elecciones de 2016.

Esto suscita muchas dudas perturbadoras sobre Facebook. Para empezar, ¿por qué una plataforma tiene tanto control sobre los datos personales de miles de millones de personas?

Lee: 'Una locura', que Facebook ayudara a Trump, asegura Zuckerberg

Sin embargo, esto es parte de una historia más grande. Hace no mucho, un puñado de empresas de internet amenazaron con poner de cabeza el viejo orden. Facebook desafió a los medios de comunicación tradicionales. Plataformas como Uber, Netflix y Airbnb revolucionaron los taxis, los cines y los hoteles. Estas empresas, que alguna vez fueron rebeldes, ahora se han vuelto extremadamente poderosas y saben demasiado sobre nosotros.

La gente se está cansando. Esto sirve para explicar por qué escuchas por todas partes la palabra blockchain (cadena de bloques). La tecnología de cadena de bloques podría, entre otras cosas, volver obsoletas a plataformas como Facebook. Muchas personas saben que la cadena de bloques es el registro descentralizado de las transacciones con bitcoines (una moneda virtual). Es la tecnología que permite que el dinero virtual circule por el mundo sin ayuda de los bancos ni de los gobiernos. En otras palabras, la cadena de bloques elimina al intermediario y esta tecnología puede aplicarse a muchos sectores diferentes.

Lee: Las 3 cosas que debes saber sobre el escándalo de Facebook

Imagina que tú controlas tu propia información, no Facebook. O que pudieras rentar tu departamento fácilmente y con seguridad, sin pagarle un centavo a Airbnb. Que los lectores pudieran comprar libros digitales directamente al autor o que los cineastas supieran cuántas veces se ha visto su película. Los músicos podrían llevar un mejor registro de las veces que se ha reproducido su canción y les pagarían lo que les corresponde. Los taxistas harían la transacción directamente con los pasajeros sin que Uber sepa en donde está todo el mundo.

En su nuevo libro, The Truth Machine, Michael Casey y Paul Vigna explican que empresas como Uber, Airbnb y Facebook se han vuelto ejemplo del poder monopólico arraigado. La intención de las tecnologías de cadena de bloques "es eliminar del todo a estos intermediarios para que la gente forje su propia confianza para desarrollar redes sociales y contratos comerciales en sus propios términos".

En el caso del bitcoin, la cadena de bloques no se almacena en un servidor central, sino que las computadoras de todo el mundo la actualizan continuamente. Varios participantes, conocidos como mineros, verifican las transacciones de cadena de bloques y reciben bitcoines como recompensa por su trabajo.

Lee: ¿Tus datos están seguros en Facebook?

La cadena de bloques es pública y cualquiera puede verla en cualquier momento. Eso significa que no se puede alterar la cadena de bloques sin que la gente lo note. Piensa en algo como Wikipedia, pero para transacciones financieras.

El bitcoin se diseñó para estar libre del control centralizado en un intento por crear una moneda independiente del sistema bancario. El bitcoin permite que la gente acumule activos sin preocuparse de que un banco central devalúe su moneda o de que las autoridades confisquen su dinero. Y sí, como se puede enviar bitcoines sin usar tu nombre real, se puede usar para actividades delictivas. Sin embargo, las transacciones de cadena de bloques usan pseudónimos, no son anónimas. Puedes ver todas las transacciones con bitcoines, pero no a las personas que las hacen. Como todas las transacciones con bitcoines se registran en la cadena de bloques, son más fáciles de rastrear que el efectivo.

La creación del bitcoin inspiró innovaciones como Ethereum, una red computacional que también usa tecnología de cadena de bloques. La gente puede usar Ethereum para crear contratos inteligentes ejecutados por algoritmos, no por seres humanos. Estos contratos se registran en la cadena de bloques, así que son públicos e inalterables. Dos perfectos desconocidos pueden intercambiar moneda digital automáticamente una vez que se cumplen las condiciones del contrato, con lo que se elimina la necesidad de contar con un intermediario de confianza.

Lee: 900,000 usuarios de Uber en México afectados por hackeo

La tecnología de cadena de bloques registra y marca la hora en la que se lleva a cabo cada transacción y la hace visible para todo el mundo. La capacidad de rastrear el flujo de los activos digitales cambiaría todo para los artistas. En este momento, los cineastas no saben cuántas veces se ha visto su película en internet, probablemente porque esa información está en poder de una empresa como Netflix. Sería mucho más difícil lograr esta opacidad en un mundo que funciona con cadena de bloques.

La cadena de bloques también mejora la privacidad de la información. Esto podría parecer contradictorio: ¿cómo algo puede ser privado y transparente a la vez? Como explican Don y Alex Tapscott en su libro Blockchain Revolution, la gente decide cuánta información adjuntar a su identidad.

Como esta información se almacena en la cadena de bloques, que está en todas partes, no hay "baúles" de información personal que hackear. Ninguna empresa como Facebook tiene acceso a tus datos personales y no pueden entregárselos a un tercero sin tu consentimiento. Las empresas tampoco venden tus datos sin que tú recibas ni un centavo. "Como tus datos son tu propiedad, puedes monetizarlos", explican los Tapscott. "También te beneficias de la riqueza de los macrodatos".

Todo esto podría sonar demasiado bueno para ser verdad. Hay razones para ser escépticos, ya que el frenesí por la cadena de bloques ciertamente es excesivo. En un caso divertido, las acciones de Long Island Iced Tea se dispararon más del 200% después de que agregaran la palabra blockchain a su nombre.

Pero la alharaca por la cadena de bloques revela la frustración ante el internet actual, que supuestamente iba a ser una fuerza descentralizadora. Puedes notar esta frustración en las críticas a Facebook, en las quejas de los músicos respecto a que YouTube y Spotify se comen sus ingresos y en los escándalos sobre empresas como Uber, que usan los datos personales para rastrear a periodistas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La cadena de bloques no resolverá los problemas del mundo, pero tal vez pueda lograr algunos de los objetivos que nuestro internet actual no ha logrado. Se suponía que las empresas de internet darían más poder a las personas, pero no siempre ha sido así. La gente está lista para trastocar a los revolucionarios.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
¿Quién está a cargo del diseño del vestido de novia de Meghan Markle?
Te Recomendamos
×