Ambientalistas y gobierno difieren por logros de cancelar Cabo Cortés

Ante el anuncio de la cancelación del megaproyecto turístico, aún queda la posibilidad de que el plan se replantee
cabo pulmo  (Foto: tomada de cabopulmovivo.org)
Autor: William Turner M. | Otra fuente: CNNMéxico

Cabo Cortés fue un proyecto que desde su inicio pareció insostenible. El plan original, un puerto deportivo de 490 amarres instalado sobre dunas costeras, 27,000 habitaciones y dos campos de golf, justo a unos 100 kilómetros de esta reserva.

Este viernes, el presidente Felipe Calderón canceló este desarrollo turístico, luego de remarcar que la empresa Hansa Urbana, que llevaría a cabo el proyecto, no garantizó de manera científica que no ocasionarían un daño irreversible el medio ambiente del lugar.

No obstante, la empresa informó este mismo viernes que replanteará el proyecto.

Desde hace casi cinco años, diversas organizaciones y los habitantes locales trabajaban para demostrar que el proyecto dañaría al arrecife y al frágil ecosistema desértico.

Cabo Pulmo es considerado como el arrecife mejor conservado en América del Norte. En esta reserva marina se encuentran 226 de las 875 especies de peces que existen en el Golfo de California. En 1995 fue declarado área natural protegida, con una superficie de 7,111 hectáreas.

“Quién gana hoy es la conservación y el cuidado del patrimonio natural de México. Gana también la legalidad y el Estado de derecho para asegurar que proyectos así sí se realicen pero respetando a las leyes y la naturaleza”, dijo en entrevista Gustavo Alanís, director general del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), que ha defendido esta área natural desde 2008.

Esta decisión del gobierno federal, agregó Alanís, no debe ser interpretada como un golpe al desarrollo de empleos y las inversiones.

El titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos naturales, Rafael Elvira Quesada, también destacó que esta decisión es contra todos los que no respetan la ley ambiental.

“El presidente Calderón anunció que en su sexenio la inversión en turismo fue tres veces mayor que durante el sexenio de Vicente Fox, por lo que lejos de ahuyentar a los empresarios les damos certidumbre jurídica y financiera para poder desarrollar estos proyectos con el pleno convencimiento de la sociedad de que no hacen daño al medio ambiente”, explicó Quesada a CNNMéxico.

¿Un nuevo proyecto?

La empresa que construye en México el desarrollo turístico de Cabo Cortés anunció el mismo viernes que replanteará el proyecto de nuevo después de que el presidente Felipe Calderón anunciara la anulación del plan inmobiliario por razones medioambientales, informó Efe.

"La compañía (Hansa Baja Investement) llevará a cabo un replanteamiento del proyecto, con el objetivo de encontrar un equilibrio entre el desarrollo económico y turístico de Baja California Sur y la sustentabilidad medioambiental", informó la empresa en un comunicado.

Elvira Quesada también aclaró que dejarán “la puerta abierta a cualquier sector para plantear un nuevo proyecto para delimitar las líneas que podemos orientar para que sea viable, tomando en cuenta que Cabo Cortes está en un ecosistema sumamente frágil”.

“Creo que podrán hacer otra cosa en otro lado y seguramente lo van a hacer bien. Esto es una lección para promover el turismo amigable con el medio ambiente que cumpla con cuestiones de ordenamiento ecológico y con disposiciones de impacto ambiental”, opinó Gustavo Alanís.

La organización Greenpeace mostró su inconformidad por el anuncio de Felipe Calderón de que la Semarnat daría orientación a los empresarios para replantear el plan y realizar un proyecto que no comprometa los recursos de la región.

“Ahora (Semarnat) pasará a asesorar a los empresarios españoles para que se haga un proyecto sustentable, cuando de entrada se sabe que un proyecto sustentable en un área desértica implica que tiene muy poca viabilidad, empezando por la falta de agua y su cercanía con el área natural protegida”, enfatizó.

“No es función del gobierno asesorar a las empresas, su función es cuidar los recursos naturales”.

Triunfo en disputa

“Es un gran triunfo para la conservación en México y es de los ciudadanos, no tienen ni un crédito los funcionarios de la Semarnat que autorizaron dos veces a esta manifestación de impacto ambiental ilegal. No quitamos el dedo en el renglón y nos vamos por la rendición de cuentas”, afirmó Patricia Arendar, directora general de Greenpeace México.

Esta organización ambientalista comenzó a realizar campañas a favor de Cabo Pulmo en 2010. La última de sus campañas fue la entrega a Semarnat de 220,000 firmas de ciudadanos que pedían la cancelación del megaproyecto turístico.

Arendar agregó que este anuncio puede ser visto con tintes políticos por la cercanía con el arranque de las reuniones del G20 que tienen sede en el estado de Baja California Sur, donde también se ubica Cabo Pulmo, y con las elecciones presidenciales.

“No era conveniente que hubiera manifestaciones para que se cancelara el proyecto, y pues le arruinaría el pastel de los discursos ambientalistas al presidente Calderón”.

Pero Rafael Elvira Quesada añadió que “quien ganó fue México y ganó el gobierno federal en la toma de decisiones, la sociedad civil, la comunidad de Cabo Pulmo. No es un triunfo personal de nadie”.

 

Ahora ve
Tras la boda real, Windsor se recupera de la agitación
Te Recomendamos
×